lunes, 16 de mayo de 2022

Italia pedirá a viajeros de la UE solo el certificado sanitario desde febrero

Fiumicino (Italy), 20/05/2020.- An Alitalia plane is seen in Leonardo da Vinci airport, Fiumicino, near Rome, Italy, 20 May 2020. Starting 02 June 2020 Alitalia is going to resume non-stop flights between Rome and New York, Spain (Rome-Madrid and Rome-Barcelona) and direct connections between Milan and South Italy. The company announced it in a note specifying that it will carry out altogether 36 percent more flights than the month of May, operating 30 routes from 25 airports, of which 15 in Italy and 10 abroad. (Italia, España, Nueva York, Roma) EFE/EPA/Telenews
Archivo. Un avión de Alitalia en el aeropuerto de Roma Fiumicino. EFE/EPA/Telenews

Agencia EFE

Las autoridades italianas pedirán desde febrero a los viajeros de la Unión Europea que entren en el país que presenten el certificado sanitario, con lo que los inmunizados no tendrán que mostrar una prueba negativa de coronavirus realizada en las horas previas a su vuelo.

El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, ha firmado una ordenanza que levanta esta medida, que fue impuesta en diciembre para intentar contener la propagación del coronavirus y especialmente de la variante ómicron, informó su ministerio en un comunicado.

El Gobierno italiano impuso el pasado diciembre que todos los viajeros de la UE debían presentar una prueba negativa, con independencia de si estaban vacunados o no; y los no vacunados tenían además que cumplir una cuarentena de cinco días.

A partir de febrero, Italia volverá a exigir solo el certificado sanitario, que demuestra que se está vacunado, se ha pasado la enfermedad o se tiene un test negativo en caso de no estar inmunizado.

La prueba de coronavirus sigue siendo obligatoria para llegar a Italia desde la mayoría de países extracomunitarios.

El ministro italiano ha prorrogado las medidas vigentes para los llamados "corredores turísticos", que desde septiembre se extienden a Aruba, Egipto, Maldivas, Mauricio, República Dominicana y Seychelles; y que a partir de ahora también se harán para Cuba, Singapur, Turquía, la isla de Phuket, Omán y Polinesia Francesa.

Se trata de un proyecto que busca revitalizar el turismo nacional e internacional de largo radio tras el impacto derivado de las restricciones por la pandemia y que prevé controles sanitarios para los pasajeros antes del embarque en Italia y una vez aterricen en los otros países, y la identificación de lugares de alojamiento específicos.

Si al embarcar para regresar a Italia los pasajeros presentan una prueba de COVID-19 realizada 48 horas antes y se someten a otra a su llegada al aeropuerto, no tendrán que guardar cuarentena.

Italia acumula 10,4 contagios totales de coronavirus desde que comenzó la pandemia en el país en febrero del 2020 y más de 144.000 fallecidos.