lunes, 04 de marzo de 2024

Podemos reclama en el Congreso que Exteriores y RTVE fuercen la expulsión de Israel del festival de Eurovisión

La cantante israelí Netta Barzilai, en una imagen de archivo durante la final de Festival de Eurovisión en 2018.
La cantante israelí Netta Barzilai, en una imagen de archivo durante la final de Festival de Eurovisión en 2018.

Podemos ha presenta una proposición en el Congreso solicitando al Gobierno, a través del Ministerio de Exteriores, y a RTVE que promuevan la expulsión de Israel de Eurovisión debido a sus ataques "indiscriminados" contra la población civil palestina en Gaza.

La iniciativa, firmada por Belarra y el coportavoz Javier Sánchez Serna, insta a la cámara a "posicionarse de forma clara y nítida" contra la participación de Israel en Eurovisión y pide al ministro de Exteriores, José Manuel Albares, que promueva la expulsión del país junto con otros estados de la Unión Europea.

Asimismo, solicita que RTVE, como miembro de la Unión Europea de Radiodifusión que organiza Eurovisión, trabaje junto a otras emisoras públicas para que Israel sea excluido del festival, siguiendo el ejemplo de la expulsión de Rusia tras su invasión a Ucrania.

En su exposición de motivos, Podemos destaca la relevancia social de Eurovisión, el evento no deportivo con mayor audiencia televisiva en España, y señala que la participación de Israel este año es incompatible con los valores de diversidad, igualdad e inclusión que promueve el certamen, debido a la situación en Palestina, donde Israel ha recrudecido el conflicto y violado el derecho internacional.

La proposición también critica que Eurovisión se convierta en un escaparate para "blanquear" la actuación de Israel en Gaza y cuestiona la postura de RTVE, que ha confirmado su participación en el festival y se ha alineado con la posición oficial de la UER respecto a la presencia de Israel. Podemos considera que RTVE, como entidad estatal, debería evitar que el certamen sea utilizado para "blanquear" a un Estado denunciado ante la Corte Penal Internacional por posibles crímenes de genocidio.