domingo, 03 de marzo de 2024

Salvador celebra este domingo elecciones presidencialistas y legislativas

Nayib Bukele, qué preside el país desde 2019, tiene muchas posibilidades de ser reelegido.

El Salvador celebra este domingo elecciones presidencialistas y legislativas. Y a pesar de que la Constitución del país prohíbe expresamente que el presidente sea reelegido, Nayib Bukele, qué preside el país desde 2019, no solo se presenta, sino que tiene muchas posibilidades de ser reelegido.

Una de sus bazas es que la inseguridad se ha reducido bajo su mandato. El país se encuentra bajo un régimen de excepción desde hace 20 meses. Periodo durante el cual se ha detenido a miles de pandilleros, y limpiado las calles de delincuencia. No en vano ha construido una de las cárceles más grandes de Iberoamérica. Sin embargo, su estilo de gobernar: dictatorial y personalista también han desatado muchas críticas y denuncias por la violación de derechos humanos, entre los que se encuentra la obstrucción de la libertad de prensa, al haber encarcelado a decenas de periodistas.

En este escenario, y a tenor de lo que dicen los sondeos, se espera una victoria incontestable de Bukele y su partido. Los cinco candidatos de la oposición y que concurren a estas elecciones, está en una situación de evidente inferioridad debido a la falta de pago de la deuda política y la propaganda ejerce Bukele. A todo ello hay que sumar la reducción del número de diputaciones y municipios, y el cambio en el sistema de asignación de escaños, lo que pone en duda la representación de minorías y la transparencia del proceso.

Por tanto, es bastante previsible el resultado que puedan arrojar las urnas. En cualquier caso, veremos si los logros alcanzados en materia de seguridad bajo el régimen Bukele, pesa más que las graves violaciones de derechos humanos, las detenciones, allanamientos o malos tratos en las cárceles. En la calle, lo que trasciende es que las cosas han mejorado.