sábado, 18 de mayo de 2024

La vicepresidenta del Principado reclama en Bruselas mayor independencia económica para las mujeres

La vicepresidenta del Principado, Gimena Llamedo, durante su exposición ante el Consejo de la Unión Europea.

La vicepresidenta del Principado, Gimena Llamedo, llegó a Bruselas con el documento fruto del acuerdo entre las comunidades autónomas "Empoderamiento económico e independencia financiera de las mujeres como camino hacia la igualdad sustantiva de género", bajo el brazo.

En su intervención ante el Consejo de la Unión Europea - al Principado le corresponde la coordinación en materia de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores durante este primer semestre del año en el que Bélgica está al frente de la presidencia - Llamedo, pidió mayor independencia económica para la mitad de la población. 

La segunda parte de día transcurrió en la sede del Instituto Cervantes de Bruselas,  donde tuvo lugar el evento "Camino al Paraíso",  con el que el Gobierno asturiano está promocionando internacionalmente la comunidad y  las conexiones aéreas entre Asturias y la capital belga.

El Principado invertirá, a lo largo de este año más de dos millones de euros en acciones promocionales en  Francia, Reino Unido, Alemania, Países Bajos, Italia, Portugal y Bélgica. "Con más conexiones aéreas que nunca, entre ellas las directas a Bruselas, y la incorporación de la alta velocidad, Asturias está en la cúspide de la oferta de rutas con mercados nacionales e internacionales", dijo Llamedo.

Acompañando a la vicepresidenta estuvo la directora general de Emigración y Políticas de Retorno, Olaya Romano. Ambas mantuvieron un encuentro con Eva Buelga Oliveira, presidenta del Centro Asturiano de Bruselas - donde residen más de 7.000 asturianos, hace una década eran 12.000, de hecho es la comunidad española más numerosa de la ciudad - con quien se abordaron asuntos relativos a la colectividad y se habló de la labor que lleva a cabo la entidad en la capital belga.

 

Los sonidos de Asturias: la gaita, el tambor y los bailes tradicionales a cargo del Centro Asturiano pusieron el broche a una jornada cargada de asturianía en el corazón de Europa.