lunes, 26 de febrero de 2024

Milei se deshace en lágrimas ante el muro de las lamentaciones

El presidente argentino, Javier Milei llora ante el muro de las lamentaciones de Israel.

Cada aparición pública, acto, palabra o decisión de Javier Milei despierta tanta expectación como incredulidad. Tanta sorpresa como incertidumbre, y tanto amor como odio. Todo lo que le rodea parece estar perfectamente calculado, medido, sopesado. Aunque lo más probable es que solo lo parezca y no lo esté tanto como aparenta.

Su visita a Israel en un momento tan crítico y sensible, y esas lágrimas a borbotones- espontáneas o impostadas, da lo mismo - ante el muro de las lamentaciones que le llevó incluso a necesitar abrigarse en el abrazo de un rabino y ambos rodeados de una nube de fotógrafos, es una evidencia más de que Milei es de todo menos un presidente "normal". Persona y personaje se superponen.

 

Pero en su primera visita a Israel hubo más que lágrimas. Ha vuelto a declarar a Hamás organización terrorista y ha manifestado su decisión de trasladar la embajada argentina a Jerusalén.

Y aunque aún no es oficial, se espera que lo sea en los próximos días, tras los encuentros con el presidente Isaac Herzog y el primer ministro Benjamín Netanyahu. Desde Israel se ha acogido con alegría la noticia, y se espera que tenga un impacto positivo  en las relaciones diplomáticas entre Argentina e Israel.