miércoles, 06 de diciembre de 2023

"La Legitimidad al Desnudo: Asegurando que la voz de la diáspora en manos del CGCEE no quede afónica"

20231011_125916-fotor-20231112191412
20231011_125916-fotor-20231112191412

En el vasto escenario de la diáspora española, con casi 3 millones de emigrantes en el mundo, la participación en las elecciones de los Consejos de Residentes Españoles (CREs) se asemeja a la vieja historia del rey desnudo. En este cuento clásico, la verdad incómoda se revela gracias a la honestidad de un niño que, sin miedo a la crítica, señala la ausencia de vestimenta real en el monarca.

De manera similar, la baja participación en las elecciones de los CREs expone una  realidad incómoda: la representatividad del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior pende de un hilo. Como ejemplo anecdótico, pero sintomático, recientemente se ha presentado como un logro una propuesta sorpresa que, con la mejor intención, se ha lanzado sin consultar con las personas clave a quienes afecta y que se aprueba con 35 votos a favor, en un consejo con 87 participantes.

Ignorar que este tipo de eventos no son un logro del que jactarse se asemeja bastante a nuestra historia paralela del gran rey. Al igual que en el cuento del rey desnudo, la crítica constructiva se presenta como una herramienta valiosa para desentrañar la verdad detrás de la baja participación en las elecciones a los CREs, en las que participa menos del 1% de la emigración española.

Para revitalizar la legitimidad del CGCEE y restaurar su autenticidad, es esencial que adopte estrategias audaces y eficaces para asegurar su continuidad y garantizar el peso de sus reivindicaciones, que deberían ser las de la ciudadanía a la que representa. Estos son algunos ejemplos de acciones que el CGCEE podría impulsar:

  • Difusión en la prensa especializada de la Emigración durante un año antes de las elecciones a CREs por parte de la Secretaría correspondiente.
  • Comunicación en prensa, radio y medios sociales por consulados, dirigida a asociaciones y ciudadanos, fomentando la participación y verificando la inscripción en el Censo Electoral a los usuarios del consulado.
  • Contacto con todo el registro consular siempre que se pueda hacer de manera sostenible, informando sobre la convocatoria y las elecciones a CREs.
  • Información permanente en los tablones consulares sobre Consejos de Residentes y la necesidad de informar a los usuarios de los servicios consulares sobre el CRE.
  • Apoyo financiero a Consejos de Residentes Españoles (CREs) para promover la participación mediante mensajes en prensa, redes sociales.
  • Campañas digitales y audiovisuales, incluyendo publicidad en plataformas digitales, videos educativos y difusión en redes sociales.
  • Colaboración con medios de comunicación para garantizar cobertura extensa, asignación de recursos a consulados y CREs para trabajar con líderes comunitarios, y desarrollo de plataformas interactivas del CGCEE en línea para facilitar la participación ciudadana.

Estas estrategias, aunque discutidas en el pasado, nunca han sido implementadas en la realidad de una manera coordinada que beneficie a la representación a nivel mundial. El CGCEE tiene la oportunidad histórica de adoptar estas acciones, de instar al ministerio y a los consulados a que hagan lo propio y así incrementar la participación en las elecciones de CREs de manera significativa y, además, consolidar la voz y la autenticidad de la diáspora española en el ámbito internacional.

Entre tanto, la transparencia y la participación activa son pilares fundamentales para asegurar la credibilidad de una institución que, al no estar legitimada por una participación electoral importante, debe demostrar necesariamente estar en contacto y en una constante labor consultiva con la ciudadanía sobre las propuestas que presenta, aprueba y da a conocer.

Como consejero de uno de los muchos CREs que existen en el mundo, creo firmemente que el peso del CGCEE puede aumentar así aumente su conexión con la ciudadanía y así haga un esfuerzo por fomentar (e instar a que se fomente) la participación ciudadana en los procesos electorales de los CREs a nivel local. Algo que, de momento, hemos visto poco o nada.

Finalmente, desnudar la legitimidad implica no solo revelar las carencias, sino también trabajar incansablemente para superarlas. Solo a través de una participación activa y consciente se puede asegurar que la voz de la diáspora no quede afónica y que el CGCEE cumpla efectivamente con su misión representativa de la ciudadanía española en el exterior. Y así, cerramos el círculo, reconociendo que la autenticidad es clave desde el inicio hasta el fin para que la voz de la diáspora resuene con fuerza y claridad.

Yo, en mi pequeño papel de consejero local en el CRE de Londres, haré lo que esté en mi mano por salvaguardar la pluralidad, el dinamismo y la credibilidad de la institución que nos da voz ante las instituciones españolas.