domingo, 14 de abril de 2024

El CGCEE y ADE advierten del "deterioro" de la red consular en los últimos años y piden que se "refuerce"

En la imagen, fachada del Consulado General de España en Buenos Aires.
En la imagen, fachada del Consulado General de España en Buenos Aires.

La red consular española hace aguas. El informe elaborado por la Asociación de Diplomáticos Españoles (ADE), la mayoritaria en la carrera diplomática, ha puesto de manifiesto lo que ya era evidente. Son muchas las razones, pero hay una fundamental: el incremento de españoles residiendo en el exterior, que en la actualidad alcanza los 3 millones. Más del triple de los que había a comienzos del siglo XXI, cuando apenas residían fuera de España unas 900.000 personas.  

La previsión es que en los próximos dos años esta cifra se incremente, como mínimo, en medio millón más, con la aplicación de la Ley de Memoria Democrática, y el acceso a la nacionalidad que concluye en octubre de este año, y cuya prórroga se da por hecha. Incluso podrían ser muchos más, si prosperara la reforma del Código Civil, que entraña una mayor complejidad y consensos parlamentarios que en el actual contexto, no serían fáciles de alcanzar. 

El documento explora la situación de 86 consulados generales, dos consulados y 92 secciones consulares de embajadas, así unos 500 consulados y vice-consulados honorarios y los compara con las redes de 12 países: Francia, Portugal, Japón, Alemania, Países Bajos, Italia, Estados Unidos, Reino Unido, Bélgica, Suiza, Polonia e Israel. El resultado: "falta de personal y de medios materiales, que están afectando gravemente a la calidad de los servicios que se prestan a los ciudadanos", ya que la imposibilidad de conseguir citas o los trámites que se alargan eternamente, son el pan nuestro de cada día. 

Esta semana, miembros de la Comisión Permanente del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (CGCE) y de la Asociación de Diplomáticos Españoles (ADE), se reunían con el objetivo de "intercambiar impresiones" sobre la situación de la red consular. Con el informe sobre la mesa, comprobaron como muchas de las carencias, deficiencias y necesidades que refleja fueron aprobadas en el último Pleno del CGCEE celebrado en Asturias el pasado mes de noviembre. 

Según explican en un comunicado, ambos "han coincidido claramente en cuanto a una visión de la red consular que ha sufrido un deterioro progresivo en los últimos 15 años y que ha de ser reforzada en cuanto a plantilla, instalaciones y procedimientos para hacer frente a la actual demanda de servicios consulares que ha crecido de manera constante en los últimos años a la par que la diáspora y que va a continuar incrementándose junto con las nuevas nacionalizaciones".

No en vano, las plantillas de las oficinas consulares se mantienen "prácticamente inalteradas desde hace veinte años" según ADE y en algunos casos incluso se han visto reducidas, como ha ocurrido en el Consulado General en Frankfurt. Por tanto, el "riesgo de colapso", a corto plazo, es más que probable. Por poner solo un ejemplo, el Consulado General en Buenos Aires, que es el mayor de toda la red, tenía cuando se aprobó la Ley de Memoria Democrática 337.000 españoles inscritos, una cifra que se podría multiplicar por dos, cuando expire el plazo. 

Asimismo, durante el encuentro, "ha quedado patente el compromiso de ambas partes de colaborar e impulsar medidas en aras de mejorar los servicios consulares ofrecidos por España a una comunidad en el exterior en constante crecimiento".