domingo, 03 de marzo de 2024

La Casa de México saluda a la Navidad con la exhibición de más de 20 belenes artesanales

Imagen de uno de los nacimientos que se pueden ver en la Casa de México.
Imagen de uno de los nacimientos que se pueden ver en la Casa de México.

Ya es Navidad en la Casa de México en España. Una exposición de más de  20 nacimientos exhibe en su sede de Madrid la rica artesanía belenista del país azteca. 

Hasta el 7 de enero estará abierta esta muestra de la que destaca un nacimiento mexicano realizado con flores secas, en el que se representan las imágenes de la Virgen María, San José, los tres Reyes Magos, el arcángel, los pastores y por supuesto los animales, así como el cometa que anuncia la llegada del niño Jesús.

Además de este nacimiento, en los pasillos y vestíbulos se localizan más de veinte belenes de la colección de Fomento Cultural Citibanamex A.C. y de la Fundación Casa de México en España, que han sido realizados por artesanos de distintas regiones de México con técnicas como el barro, la cera y fibras naturales.

La decoración navideña se completa con un árbol de Navidad formado por esferas realizadas con guajes o cuencos de Oaxaca, grabados a mano por el artesano José Cruz Sánchez. Las esferas de hojalata repujada plateadas y doradas fueron realizadas por el artesano Tirso Juventino Cuevas Velásquez, según explica la Fundación Casa de México en su página web.

Las visitas que serán gratuitas y sin reserva, pero con aforo limitado, tendrán una duración de 20 minutos, y se llevarán a cabo de martes a viernes, de 17.30 a 20.00 horas y los sábados y domingos de 12.00 a 13.00.

El arte de la flor inmortal o 'siempreviva' se originó alrededor del año 1900 en San Antonino Castillo Velasco, en la región de los Valles Centrales del estado de Oaxaca. Se trata de una flor perenne que tiene la peculiaridad de conservar durante muchos años sus pigmentos y forma original. Desde 2023, esta técnica figura como Patrimonio Cultural del Estado de Oaxaca.

En cuanto al grabado en guaje o cuenco, se realiza a través de los recipientes obtenidos del fruto del coatecomate, también conocido como cirián o jícaro y muy común en la costa de Oaxaca, los cuales presentan "alta resistencia a las condiciones ambientales", explican desde Casa de México.

Por su parte, la técnica de la hojalata repujada, también presente en esta exposición,es una lámina muy fina de acero recubierta con una capa de estaño que le otorga brillo. Para trabajarla se requieren diversas herramientas como tijeras, cinceles, martillos, rayadores, yunque, placa de plomo y cautín de cobre.