jueves, 04 de junio de 2020

OURENSANOS EN EL EXTERIOR

¿Retorno confinado? No, gracias

Más de 100.000 ourensanos que residen en el exterior no podrán regresar a casa, a no ser que estén dispuestos a someterse a una cuarentena total.

El viernes entraba en vigor la orden del Gobierno que impone a cualquier persona que llegue del extranjero el confinamiento total, lo cual trastoca los planes de la comunidad de ourensanos en la diáspora. 

Esta medida complica los desplazamientos de 114.134 ourensanos que residen en el exterior, según recoge el Padrón. La llegada del verano es lo que inquieta, ya que los que viven fuera están llenos de "incertidumbre" no tienen claro cuánto tiempo se prolongará esta situación. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, no ha querido poner fecha de caducidad a la cuarentena delos viajeros que entren en España, aunque estará "el mínimo tiempo necesario". 

Algunos han regresado a última hora y han conseguido salvarse de la quema, aunque todos se muestran concienciados y toman medidas por sí mismos. "Me vine al pueblo y no pienso salir", explica Miguel Nogueiro, recién llegado de Colombia. "Eu non vou ir, pero a xente que estamos fóra entendemos e asumimos isto", dice Javier Feijóo Cortizo, que reside en Belfast (Irlanda del Norte). 

Odisea desde Inglaterra

Hay ourensanos que aprovecharon esta semana para regresar antes de que entrase en vigor la medida. Es el caso de un joven de la ciudad, de A Carballeira, que este jueves regresaba tras una "odisea" sin control por Portugal. "Nadie sabe que estoy aquí", dice este emigrado a Inglaterra. "Como allí la hostelería no se reanuda hasta julio me tenía que volver ahora si quería ver a la familia", explica. Reside en una pequeña localidad del suroeste inglés. Desde allí a Londres, donde cogió un vuelo a Lisboa .

"Al principio se pinchó una rueda y nos mandaron bajar del avión. Pensé que nos echaban atrás, estaba cabizbajo, pero no fue así", confiesa el joven, que llevaba dos meses tratando de regresar. "El Gobierno solo fleta vuelos para turistas atrapados o estudiantes", explica él, por lo que se volvió por Portugal. Tras llegar a la capital lusa, tomó un vuelo a Oporto, y de ahí un autobús a Chaves. Como la frontera está cerrada, se sirvió de una triquiñuela: "Aproveché que mi padre tenía permiso para viajar a Portugal por trabajo y me volví con él. Nadie sabe que estoy en España, a efectos legales estoy en Portugal. De momento, me quedo en el pueblo". 

"Tiven un fillo, quero ir a Ourense, pero todo son dúbidas"

Antía Quintas Freire tuvo un hijo el pasado 28 de febrero, vive en Londres y sus padres estuvieron con ella cuando el niño nació. Ahora quiere volver, pero la pandemia impide a su bebé tener pasaporte, a lo que se suma una incertidumbre total. "Tiven a sorte de que meus pais estiveron aquí e pudieron ver o neno. Xusto marcharon a semana antes de que empezase o confinamento en España", relata.

Antía Quintas web

Antía Quintas

Hasta ahora, le ha afectado porque sus padres querían venir en mayo, e "eu tiña pensado ir en xuño, pero o pasaporte do meu fillo está pendente polo tema do coronavirus. Primeiro pedín o británico, porque a burocracia española vai máis lenta. Tiña pensado ir en xullo coa miña parella e o fillo, pero non poderiamos facer cuarentena. A miña parella non podería ir segurísimo, porque non pode coller 20 días de vacacións, logo de levar estes meses sen traballar. Só hai interrogantes". 

Ayer mismo, hablaba por teléfono con sus padres sobre la posibilidad de viajar con cuarentena: "Non sabemos moi ben como funciona, non podo estar con Sami na casa eu soa, pásanme moitas cousas pola cabeza sobre o de ir". 

Lo que tiene claro es que "o que queremos é ir a Ourense, e se conseguimos o pasaporte si que nos plantexamos ir un mesiño, polo menos o neno e eu. Veremos como van os acontecementos, agora mesmo hai unha incertidume total". 

"Llegué por los pelos, vine al pueblo y de aquí no salgo"

Miguel Nogueiro llegó por los pelos para salvarse de la cuarentena. Tras más de un mes atrapado en Colombia, donde hacía turismo, por falta de vuelos, llegó a Ourense el pasado  lunes por la noche, apenas tres días antes de que impusiese la cuarentena. 

Pero este pontino lo hizo igual. "Me vine para el pueblo, en Bóveda (Lugo) porque quiero guardar cuarentena , tengo un padre de 86 años  y lo último que quiero es contagiarle". Solo tiene pensado salir de casa para ir al centro de salud, donde tiene una cita, esta próxima semana.

También tiene problemas de lindes. "Estoy en el pueblo en Lugo pero tengo que ir al médico en Ourense, en la ciudad. Tengo el papel de la ciudad y me han dicho que no habrá problema, eso sí, al acabar me tengo que volver". 

Ourense. 11/05/2020. Entrevista a Miguel Nogueiro, recién llegado de Colombia tras un largo viaje y despues de estar retenido en el pais por la crisis del covid-19.
Foto: Xesús FariñasMiguel Nogueiro

Volvió de Colombia vía Amsterdam, donde le hicieron una prueba del covid-19. "Me midieron la temperatura al llegar y me hicieron pinchazo en el dedo. A los dos días me dieron el resultado y di negativo. Después viajé a Madrid, y allí ya no me hicieron nada", relata. 

Ahora le queda litigar con los seguros  y está dispuesto a ir a Consumo. "Solo me quieren pagar el vuelo de Bogotá a Ámsterdam. ¿Y de allí a Madrid, qué? Me tendrán que pagar todo, no fue culpa mía lo que sucedió, y tuve que pagar hoteles".

"Está todo cancelado, pero a xente organiza voos chárter"

Vive la cuarentena en Irlanda del Norte, donde lleva  desde 2015 trabajando. Javier Feijóo Cortizo (1989) tienen ganas de regresar de viaje, pero ahora mismo no lo ve claro.

 "Aquí levámolo ben", confiesa. "Poder ir dar un paseo e que os parques estean abertos axuda moito. Belfast en concreto é bastante dispersa, polo que manter a distancia é relativamemte sinxelo", explica este joven ourensano.

De momento, no valora posibilidades de desplazarse fuera del país, aunque la vuelta a casa siempre tira. "As posibilidades xa son reducidas de por si dende aquí. Os voos comerciais Irlanda-España están cancelados. Sei que hai xente intentando organizar voos chárter." 

Javier Feijóo webJavier Feijóo Cortizo

"Creo que dende Londres si se mantén un número reducido de conexións, pero iso implica ter que voar á outra illa, tema do que non estou informado", relata este ourensano con raíces limianas.

La cuarentena obligatoria que rige ahora en España desde el pasado viernes parece no despertar mucha animadversión en la diáspora: "Entre a xente que coñezo é algo que se entende e se asume", señala Cortizo. Tampouco sei cal podería ser a alternativa, a verdade. De todos modos, a min o que me realmente me preocupa é infectarme de camiño e meter o virus na casa de meus pais. É por iso polo que nin sequera me plantexo ir", asegura. 

"Voy a aguantar hasta julio, aunque hay opciones para volver"

Fernando Barbosa es un ourensano que está este curso de Erasmus en Génova. En su momento decidió no regresar, cuando la situación en Italia desbordaba todas las previsiones, y ahora, con menos razones, debido a la normalidad instalada en su zona.  "Creo que podría volver y supongo que tendría cuarentena, claro", relata Barbosa, que ahora dice que la cosa "ha mejorado bastante". 

Fernando Barbosa web

Fernando Barbosa

"De vez en cuando nos mandan posibles vuelos que ponen de Milán a Madrid o así por si quisiéramos volver, o también en ferry hasta Barcelona, que también se puede", relata el joven ourensano. 

Ahora tiene claro que no regresará. "Ya aguantaré hasta julio que me acaban los exámenes y el contrato del piso. De hecho, todos los que nos quedamos seguimos estando aquí, y gente que se fue a España  está ahora volviendo a Génova. Ya han llegado bastantes desde Barcelona", afirma. 

La vida en la ciudad genovesa ha cambiado radicalmente en las últimas semanas. "Aquí ya se puede salir normal desde las 6 de la mañana hasta las 22, 00 horas. Siempre que guardes las distancias se puede salir sin límites. Ya hay bastantes cosas abiertas y la cosa ha mejorado mucho", relata. 

En un inicio, el había decidido quedarse porque estaba convencido de que "allí iba a pasar lo mismo que aquí, me quedé", recuerda.