domingo, 14 de abril de 2024

Los emigrantes que se establezcan en Asturias recibirán ayudas de hasta 6.000 euros para afrontar los gastos del retorno

En la imagen, la directora general de Emigración y Políticas de Retorno, Olaya Gómez Romano, y la vicepresidenta y consejera de Presidencia, Reto Demográfico, Igualdad y Turismo, Gimena Llamedo.

La Consejería de Presidencia, Reto Demográfico, Igualdad y Turismo de Asturias tiene previsto aumentar las ayudas destinadas a personas emigrantes que deseen retornar a la región. Estas subvenciones, diseñadas para cubrir gastos excepcionales asociados con el establecimiento en el Principado, experimentarán un incremento promedio del 30%, alcanzando un máximo de 6.000 euros por unidad familiar. La vicepresidenta, Gimena Llamedo, ha enfatizado el objetivo de facilitar el retorno a la tierra natal.

El impulso demográfico figura entre las prioridades del Gobierno asturiano, que desplegará varias medidas para favorecer el regreso de los emigrantes. Una de estas acciones implica la modificación de las bases para la concesión de ayudas a aquellos que deseen volver, lo que permitirá aumentar los montos actuales.

"Estamos fortaleciendo las políticas de retorno para adaptarnos a las necesidades de la nueva emigración", explicó Llamedo al presentar las nuevas bases junto a Olaya Gómez Romano, directora general de Emigración y Políticas de Retorno.

Estas ayudas, con un presupuesto asignado de 500.000 euros para 2024, representan un aumento significativo respecto a la convocatoria anterior. Además, por primera vez, este crédito será ampliable para garantizar la cobertura de todas las solicitudes, reflejando así el firme compromiso del Gobierno de Asturias con el retorno de quienes alguna vez dejaron la región y sus descendientes, afirmó la vicepresidenta.

Se espera que las nuevas bases entren en vigor durante el próximo verano y presentan cambios significativos, como el incremento del límite de renta para adaptarse a los perfiles actuales de la emigración asturiana, así como la reducción del tiempo mínimo de residencia en el extranjero, que pasa de 10 a 4 años, ampliando así las oportunidades de retorno a nuevos perfiles.

Asimismo, se amplía el grado de consanguineidad hasta el segundo grado, permitiendo así que nietos y nietas de personas emigrantes puedan acceder a las ayudas. Se simplifica también el requisito de haber obtenido la nacionalidad, reduciendo el plazo de espera de diez a cuatro años para solicitar las ayudas.

Por primera vez, se incorpora la perspectiva demográfica en las bases, incrementando un 25% la ayuda en caso de retorno a concejos en riesgo de despoblación según la zonificación establecida en la Ley de Reto Demográfico. Se otorgará un apoyo específico a las víctimas de violencia de género, quienes obtendrán más puntuación en las bases.

En el caso de que convivan en una misma unidad familiar un matrimonio o personas con una relación análoga que tengan derecho a la ayuda de forma individual, la cuantía puede aumentarse excepcionalmente en un 50%.

"Con esta modificación, Asturias avanza en sus políticas de retorno y reafirma su compromiso con ellas. Estos cambios han surgido del diálogo con los agentes implicados, del análisis de la situación de los asturianos en el exterior y de la escucha activa a quienes han regresado. También se han tenido en cuenta las aportaciones del grupo de trabajo encargado de abordar la Estrategia de Retorno Asturias", subrayó Llamedo.