jueves, 18 de abril de 2024

Las vacaciones de verano en el hemisferio sur y los carnavales condicionan la participación exterior y la relegan al 6 %

En estas elecciones autonómicas de 2024, un total de 29.300 gallegos residentes en el exterior han votado, en urna o por correo, lo que representa un 6,15% de los 476.514 inscritos en el Censo Electoral de los Residentes Ausentes (CERA). En Argentina, la denominada como quinta provincia gallega, donde tienen derecho a voto 166.289 gallegos y gallegas, han votado 7.342 personas, por correo 5.373 y en urna 1.969. Muy por encima de otros países, que según datos recabados por la Región Internacional, han tenido una participación mucho menor. 

Uruguay: 2.377, en urna 626, por correo 1.751

Venezuela: 1.840 totales, 1818 en urna y 22 por correo

México: 738 votos, 653 en urna, 85 por correo

Cuba: En Cuba donde residen 45.000 gallegos y gallegas, apenas han votado 700 personas.

Miami: 449, en urna 195, por correo 254

Nueva York: 335 votos, 59 en urna y por correo 276

Perú: 104 votos, 47 en urna, 57 por correo

Colombia: 61 votos. En urna 41 y en por correo 20

Panamá: 161 totales

Costa Rica: 73 votos, en urna 66 y por correo 7

Londres: 1.107 votos, en urna 255 y por correo 852

Portugal: 390 votos, en urna 138 y por correo 252

Andorra: 163 votos, 103 en urna y por correo 60

Luxemburgo: 82 votos, 46 en urna y 36 por correo. 

Los temores a una baja participación, que planearon en la campaña gallega, se han confirmado al alcanzarse tan solo un 6,16% de la participación, muy lejos del 30% de 2009 previo a la imposición del voto rogado. Sin embargo, este resultado no ha cogido por sorpresa a los partidos políticos, ni mucho menos a sus representantes en la emigración que reconocen que la "fecha era mala" para el voto exterior.  

El hecho de que estos comicios coincidieran con las vacaciones de verano en el hemisferio sur y con los carnavales, no han contribuido a la movilización del voto. Más bien al contrario. Lo que unido a las dificultades para votar desde el exterior por los deficitarios servicios de correos en algunos países, especialmente en Iberoamérica o Caribe, y los escasos centros habilitados para ejercer el voto en urna - un hecho que ha desatado críticas en esta campaña y elevado la voz del CGCEE -  han supuesto la tormenta perfecta para que la participación no haya repuntado, tal y como se esperaba y como ocurrió en las generales de julio, que alcanzó el 10%. 

La propia secretaria de Estado de Migraciones, Pilar Cancela, reconocía, en una reciente entrevista con La Región Internacional, las "complicaciones" para ejercer el voto CERA y anunciaba que trabajarían para mejorar el acceso al voto. 

No obstante, si comparamos los datos de participación con los de 2020, año en el que votaron 5.404 personas, el incremento ha sido significativo (1,17%) o en 2016, cuando lo hicieron 10.777 (2,41%); e incluso en 2012, cuando votaron desde el exterior 12.954 (3,26%). Mientras que en 2009, antes de la imposición del voto rogado, votaban 101.708 electores, lo que representó el 30,2% del total.

Ahora toca a esperar al escrutinio de los votos que se dará a conocer el próximo 26 de febrero - aunque hay de plazo hasta el 29 - y ver cómo queda finalmente el tablero electoral, si gana el PP, como es previsible y si el PSOE de Ourense recupera un diputado, tras el tremendo batacazo de este domingo.