Martes, 16 de julio de 2019

Pedro Sánchez desoye la propuesta de Pablo Iglesias y mantiene su oferta sin coalición

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. EFE/Emilio Naranjo
El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. EFE/Emilio Naranjo

Pedro Sánchez ha desoído la propuesta de Pablo Iglesias de ir a un primer debate de investidura con un pacto de coalición para comprobar si tiene la aprobación del Congreso, y mantiene la fórmula de la cooperación como vía para el entendimiento con Podemos.

A veinte días de la primera votación para la investidura de Sánchez, la que pondrá en marcha el reloj y acabará en elecciones si no hay votos para elegir al presidente, el líder de Podemos ha puesto sobre la mesa una nueva oferta en la que insiste en la coalición pero le pone fecha de caducidad.

En un artículo publicado en La Vanguardia, Iglesias ha propuesto a Sánchez acudir al debate de investidura en julio con un acuerdo para un gobierno de coalición, y se ha comprometido a renunciar a la exigencia de entrar en el Ejecutivo si no sale adelante en el Congreso.

"Queremos que sea en julio" es el título del artículo en el que Iglesias rebate los argumentos de Sánchez y el PSOE para rechazar un gobierno de coalición con Unidas Podemos porque consideran que "situaría más lejos" la obtención de apoyos para la investidura.

Para evitar que "la investidura se convierta en una escenificación fallida", Iglesias sostiene que "lo más sensato" para que Sánchez pueda ser investido presidente es "lograr un acuerdo integral de gobierno de coalición", siguiendo el ejemplo de la Comunidad Valenciana, Islas Baleares o Canarias.

"Si se verifica la hipótesis del PSOE y la investidura no sale adelante" tras presentar ese acuerdo, "nosotros nos comprometemos a revisar nuestra posición. Si por el contrario la investidura saliera adelante, se cumpliría el deseo declarado tanto por el PSOE como por Unidas Podemos: un gobierno de coalición progresista y plural, que superara de una vez la situación de bloqueo en la que estamos", recalca.

Los socialistas no han tardado en desestimar la propuesta. La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, advertía por la mañana de que la investidura "no pasa por táctica" ni puede ir de "retos ni estrategias" y ha exigido que Unidas Podemos explique cuáles son sus "objetivos de políticas" y qué respuestas piensa que se pueden dar a los problemas del país.

Calvo ha recordado que el presidente en funciones, Pedro Sánchez, hizo una oferta, la del Gobierno de cooperación, sobre la que Unidas Podemos aún no ha respondido.

En esta línea, fuentes del Ejecutivo insistían hoy en que en Unidas Podemos siguen sin moverse, cuando Sánchez ya lo ha hecho y está esperando su respuesta, pero confían en que las cosas se muevan con la nueva ronda de contactos y a medida que se acerca la fecha de la investidura.

Los socialistas, además, recalcan que "hay bases" para que Podemos apoye la investidura, según han apuntado este miércoles fuentes de la dirección del PSOE.

El secretario de Organización del partido, José Luis Ábalos, ha recordado por su parte a Iglesias que mientras él busca "dos momentos de investidura" los socialistas solo contemplan una.

Pese a la posición de Podemos, Ábalos se ha mostrado optimista con conseguir sacar adelante la investidura el día 23 tras recordar que con muchos menos diputados socialistas, 84, en el anterior mandato de Sánchez los ciudadanos "han notado que había Gobierno" y casi todas las medidas del Ejecutivo fueron convalidadas.

En la misma línea se pronunciaba el secretario general del grupo socialista, Rafael Simancas, que ha pedido a Iglesias que acepte la oferta de Sánchez teniendo en cuenta la experiencia común del último año en el Congreso y "la coincidencia programática" entre ambas formaciones.

"Los españoles no pueden esperar ni a experimentos ni a aplazamientos ni a segundas vueltas", ha dicho Simancas.

Pero Podemos se mantiene en la misma posición.

El diputado de Unidas Podemos y secretario general del PCE, Enrique Santiago, ha pedido al Gobierno en funciones que "se deje de amenazas" y empiece a actuar con un talante "mínimamente democrático", es decir, que se siente a hablar sobre la investidura.

"Lo mínimo es hablar y no pedir cheques en blanco. Cuando el PSOE haga la prueba de sentarse a hablar estará en condiciones de poner condiciones", ha dicho Santiago.

Y desde la derecha observan el devenir de la relación entre PSOE y Podemos con críticas para unos y otros.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha señalado que la decisión de Pedro Sánchez de ir a la investidura sin tener garantizados los apoyos suficientes es solo una manera de "presionar" a Podemos con una nueva convocatoria electoral.

García Egea ha insistido en que el PP no puede facilitar la investidura de Sánchez y ha recordado que el líder del partido, Pablo Casado, ya ha ofrecido "casi de facto una coalición" a través de varios pactos de Estado para garantizar la estabilidad de la legislatura, pero no han tenido respuesta.