Viernes, 19 de julio de 2019

El ministro José Luis Ábalos homenajea a los emigrantes españoles en Bélgica

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos (d), entrega al presidente del Centro Cultural y Recreativo Español de Wavre, José Martínez Barrio (i), la Medalla de Honor a la Emigración. EFE/Ana Belinchón
El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos (d), entrega al presidente del Centro Cultural y Recreativo Español de Wavre, José Martínez Barrio (i), la Medalla de Honor a la Emigración. EFE/Ana Belinchón

El Gobierno de España reconoció este lunes la labor de los emigrantes españoles en Bélgica con la Medalla de Honor a la Emigración al Centro Cultural y Recreativo Español de Wavre, un espejo en el que "debe mirarse Europa para abordar los retos migratorios", afirmó el ministro de Fomento, José Luis Ábalos.

El titular de Fomento instó a Europa a "mirarse y aprender" de la ciudad belga de Wavre para abordar el reto de la integración porque, afirmó, "los peores fantasmas del pasado -el totalitarismo, la exclusión, el recelo y el odio al diferente- reaparecen impulsados por movimientos populistas y eurófobos".

Ábalos fue el encargado de entregar ese galardón al presidente de la asociación, José Martínez Barrio, en nombre de la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, en la residencia de la Embajada de España en Bélgica.

El Centro Cultural y Recreativo Español de Wavre (ABSL) fue fundado hace 50 años por emigrantes procedentes de distintas partes de España y desde entonces organiza actividades deportivas, culinarias y culturales para todos los públicos.

"Con este premio yo quiero hacer un homenaje a los españoles que buscando un futuro para sí y sus familias, llegaron a Bélgica, se integraron en esta sociedad, aportaron lo mejor de sí a este país de acogida y contribuyeron a su crecimiento y riqueza. Además, hacen partícipe de nuestra cultura a quiénes así lo desean", declaró.

Ábalos extendió el homenaje al pueblo belga por la acogida "cálida, valiente y respetuosa a los españoles, a los niños durante la guerra civil y a los exiliados e inmigrantes de las peores etapas económicas por las que paso nuestro país", destacó.

Según el ministro, la integración de los españoles ha sido posible porque en Bélgica "hay un pueblo que acoge e integra".

"Todos somos inmigrantes, nadie que conozca su pasado puede sentirse ajeno al fenómeno de la inmigración porque por una causa o por otra, por razones económicas o políticas, nosotros mismos, nuestros padres o nuestros abuelos, tuvieron que hacer una vez la maleta para marchar a algún lugar en busca de un futuro de esperanza", subrayó Ábalos.

Por su parte, Martínez Barrio destacó la labor de sus padres, quienes fundaron el centro en 1969: "Ellos han luchado mucho y nosotros hemos tenido la suerte de poder luchar, pero no lo hemos tenido tan duro como ellos", afirmó.

Además, agradeció al pueblo belga su acogida, lo que permite que el centro español pueda "continuar existiendo" en Wavre.

La embajadora de España en Bélgica, Beatriz Larrotcha, recordó que, tras estallar la "tragedia" de la Guerra Civil Española, el pueblo belga "inmediatamente ofreció su acogida a la población española más vulnerable", gracias a lo cual llegaron a los hogares belgas 5.000 menores españoles evacuados de las zonas mas afectadas por el conflicto.

Bélgica-Abalos-1

"Todo ello no hizo sino ahondar los lazos entre los dos países, lazos que se mantuvieron después en la década de los años 60, cuando se produce la migración económica de los españoles que llegaron a Bélgica en busca de mejores oportunidades de vida", agregó Larrotcha.