domingo, 14 de abril de 2024

Más de 63.000 migrantes han perdido la vida en las rutas migratorias en la última década

En la última década, más de 63.200 migrantes han perdido la vida en las peligrosas rutas migratorias, advierte la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), resaltando que un tercio de estas víctimas provienen de países en conflicto.

El informe más reciente de la OIM destaca que al menos 3.471 afganos han fallecido en estas rutas después de escapar de Afganistán tras la toma del poder por parte de los talibanes en 2021, mientras que 2.202 migrantes birmanos han perecido como resultado de la persecución contra la comunidad rohingya.

La organización también alerta sobre un aumento del 20% en el número de muertes en 2023 en comparación con el año anterior, convirtiéndolo en el año más mortífero desde 2014, con 8.541 decesos frente a los 7.141 registrados en 2022. La mayoría de los migrantes fallecidos en 2023 provenían de Afganistán, Etiopía, Birmania, Siria o Senegal.

Casi la mitad de estas muertes, alrededor de 3.100, ocurrieron en aguas del Mediterráneo. En total, más de 36.000 personas han perdido la vida en travesías marítimas en los últimos diez años, siendo los ahogamientos la principal causa de muerte entre los migrantes, con 4.470 decesos en 2023, incluyendo 2.882 personas desaparecidas que presumiblemente murieron en el mar.

El aumento de muertes en el Mediterráneo en el último año se atribuye al incremento de salidas desde la costa tunecina, donde se registraron 729 fallecimientos, cifra superior a las 462 muertes registradas en 2022. Además, la OIM señala que en África, 2023 fue uno de los peores años, con 1.866 muertes registradas, destacando la peligrosa ruta atlántica hacia Islas Canarias y el Sáhara como lugares donde los migrantes perdieron la vida.