domingo, 14 de abril de 2024

La Audiencia Nacional investiga si Senegal secuestró a un abogado franco-español

El juez de la Audiencia Nacional (AN) Manuel García Castellón está investigando el secuestro que el abogado franco-español Juan Branco presuntamente sufrió a manos de unidades parapoliciales de Senegal en agosto de 2023.

En un auto recogido por Europa Press, el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 ha decidido llamar a declarar como testigo-víctima a Branco, aunque establecerá una fecha para su declaración en una instancia posterior. Además, el magistrado ha solicitado al Ministerio de Asuntos Exteriores y a la Dirección General de Españoles en el Exterior y Asuntos Consulares un informe sobre la actuación de los servicios consulares en Mauritania y Senegal en relación con la detención.

García Castellón ha accedido a lo solicitado por la Fiscalía, la cual sostiene en su informe que correspondería a la Audiencia Nacional "conocer de los hechos denunciados a la jurisdicción española, si estos hechos fuesen calificados como delito de terrorismo cometidos contra ciudadano español".

Sin embargo, según el fiscal Emilio Miró, esta calificación "no puede realizarse en este momento inicial de la investigación sin la práctica de diligencias dirigidas a la comprobación de los hechos, sus partícipes y la finalidad pretendida con los mismos".

La querella, representada por el abogado Aitor Martínez en nombre de Branco, relata que su cliente fue secuestrado en Mauritania "por parte de un grupo armado sin distintivos oficiales, con posterior traslado subrepticio a Senegal por vía fluvial o terrestre mientras ejercía labores jurídicas en su condición de 'assistant to counsel' de la Corte Penal Internacional, en relación a una denuncia sobre crímenes de lesa humanidad presuntamente cometidos en la jurisdicción senegalesa".

Durante todo el tiempo que duró el secuestro y el traslado fronterizo, Branco estuvo "en paradero desconocido", ocultando su situación a las autoridades consulares españolas de Mauritania y Senegal, según señala la propia querella. Estas autoridades no tuvieron información sobre el paradero del ciudadano español durante todo el tiempo en que duró esa transferencia bajo secuestro.