martes, 05 de julio de 2022

María González Barro nueva presidenta del CRE de Berlín

Alemania CRE de Berlín María González Barro presidenta web
María González Barro, nueva presidenta del CRE de Berlín

El Consejo de Residentes Españoles en la demarcación de Berlín eligió a su nueva presidenta, María González Barro, tras la dimisión Margarita Sánchez por motivos personales y su renuncia al acta de consejera.

Natural de Barcelona y licenciada en INEF, vive en Berlín y durante hace años ha asesorado a la comunidad española en la Oficina Precaria. Se presentó a las elecciones del CRE por la lista CREamos Berlíin, "una candidatura plural, transversal y progresista", según su autodefinición. Fue elegida con el apoyo de de las otras consejerías de CREamos Berlín, la consejería de Candidatura Transversal y un voto de la lista Unión 78, desde la cual además se emitieron un voto negativo y una abstención. Además, María González Barro, en su condición de nueva presidenta, eligió como secretario a Iñaki Tarrés, consejero electo por la lista Candidatura Transversal y que sustituye a la anterior secretaria, Cristina Garrido, de la misma candidatura, y que dejó su acta por motivos personales, así como el puesto de consejera.

María, llegas a la presidencia tras la dimisión de la anterior presidenta y secretaria, en un CRE recién formado, ¿cómo es la situación actual y qué retos tenéis por delante?

La situación actual es de esperanza, con muchas ganas de empezar a funcionar de una vez por todas. Hasta ahora ha sido un trabajo complicado, con muchas dudas, atasco en las reuniones e indecisión. Sin embargo, creo que hemos llegado a un punto en el que vemos que, o nos ponemos a trabajar seriamente, o nadie más volverá a confiar en el CRE. 

Los retos más inmediatos son acabar de preparar unas buenas trabajadas propuestas para que nuestra consejera en el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (CGCEE), Alba Delgado, pueda presentarlas y defenderlas en el próximo pleno. También es fundamental establecer una comunicación más fluida con el consulado, algo básico, si realmente queremos ser el cauce de comunicación entre la comunidad española de esta demarcación y la administración. Esto lo más inmediato.

Llevas ya muchos años viviendo en Berlín y en el Exterior. ¿Qué bagaje te traes al CRE y a la presidencia?

Siempre he estado vinculada al activismo y al voluntariado, porque me han preocupado las condiciones y los problemas de las personas más desfavorecidas. Por tanto, para mí participar en el CRE no es totalmente ajeno. Creo que es un mecanismo por el que podemos dar a conocer al consulado las necesidades y la problematica de la ciudadania española en esta demarcación, y creo que estoy capacitada para hacerlo. Tras 12 años en esta demarcación, he conocido muchas situaciones y realidades diferentes. Además, considero que soy una persona capaz de empatizar con las necesidades y problematicas de las demás personas. 

Además, algo que siempre me acompaña es mi experiencia de trabajo en equipo, procedente de mi pasado como capitana de un equipo de rugby. Fue una gran responsabilidad, porque te votaban las jugadoras, eran las que decidían quien quería que las representara y pensara por ellas en las situaciones que surgieran en el terreno de juego. Creo que esta experiencia de pensar en el conjunto, en equipo y qué es lo mejor para todas, puede ayudarme en este nuevo reto.

¿Qué relación tienes con el otro CRE de Alemania, Frankfurt, y con las representantes de Alemania en el CGCEE? ¿Ves posible trabajar colectivamente para mejorar la vida de la comunidad española en Alemania?

Tengo una excelente relación tanto con la presidenta del CRE de Frankfurt, Violeta Alonso, que también es una de las dos representantes por Alemania al CGCEE, como con Alba Delgado, la otra representante por Alemania al CGCEE y a la que conozco bastante, ya que somos consejeras que nos presentamos por la candidatura de CREamos Berlín. Violeta y yo hemos estado trabajando todos estos meses con diferentes actividades y propuestas, como la charla que organizamos entre los dos CREs para dar a conocer el protocolo de actuación consular ante un caso de violencia machista. Con Alba hemos trabajado conjuntamente en un acto de la candidatura para dar a conocer el Estatuto de la Ciudadanía en el Exteeior, el CRE y el CGCEE. Gracias a ello, hemos seguido planificando estrategias para conseguir mejoras significativas en la atencion y en las prestaciones de los dos consulados. Estos meses trabajando con ellas y la buena relación existente con el CRE de Frankfurt, creo que puede beneficiar a la comunidad española en Alemania. Muchas de las mejoras a las que aspiramos, son iguales tanto para el CRE de Berlín como para el de Frankfurt y la unión hace la fuerza.

Actualmente hay huelgas de personal de servicio exterior en varios países. ¿Qué opinas de la huelga y en general cómo ves al servicio exterior a la ciudadanía? ¿Qué se podría cambiar?

Creo que debemos apoyar al personal, ya que sus reivindicaciones son muy justas. Y lo decimos claro: necesitamos más personal y mejores condiciones laborales del mismo. Ha aumentado significativamente el número de personas residentes en el Exterior, en algunas demarcaciones como Berlín exponencialmente, y el personal de servicio exterior no ha aumentado y en algunos casos incluso ha disminuido. Por eso, la Embajada y los consulados cada día dan un servicio peor a la ciudadania. Hay gente maravillosa trabajando ahí, pero no pueden hacer milagros. Además, en ocasiones también parte de la plantilla, por cansancio, desgana o frustración, no ponen ni el esfuerzo ni la empatía que se necesita en un servicio de atención a la ciudadanía. Eso no disculpa, pero tampoco es justo que trabajen en esas condiciones. 

Como CRE no podemos hacer más que apoyarlos en sus demandas, pero parece que desde hace muchos años no interesa una buena atención y protección a la ciudadanía en el Exterior. Estamos preparando una petición para que la Consejería de Hacienda, que desapareció con la crisis, se vuelva a reabrir. Es inaceptable que haya desaparecido y que manden a la ciudadanía a consultorías privadas. Espero que eso cambie.

Parece que el actual Gobierno va a derogar el voto rogado. ¿Se reactivará la participación política de la comunidad en el Exterior?

Ojalá. Esta semana se tramita por fin en el Congreso la reforma del voto exterior. Seguramente con el nuevo sistema, más sencillo, la gente vote más. Sin embargo, creo que hay un desapego importante de la diáspora hacia las elecciones, quizás porque la gente está centrada en sobrevivir en el Exterior y las elecciones son algo secundario; o quizás porque la ciudadanía ve que a muy pocos partidos les interesa el Exterior y se organizan en el Exterior, creando un distanciamiento. En cualquier caso, si aumentase la participación, si nos movilizásemos, creo que ya no nos ignorarían. Somos más de dos millones de votantes y nuestro poder de influencia en unas elecciones es muy grande.

Finalmente, y relacionado con esto, solo un 2% de la comunidad votó en las elecciones al CRE. ¿Qué retos hay para las siguientes elecciones? ¿Qué se puede hacer para que este organismo sea más conocido por la ciudadanía?

Bueno, esa es una espinita que tenemos clavada como CRE: la escasa participación, fundamentalmente por el gran desconocimiento que hay hacia este órgano. La inmensa mayoria de personas a las que les pregunto no tienen ni idea de lo que es el Consejo de Residentes Españoles. Por eso, para mi es una prioridad revertir la situación. ¿Cómo vamos a ser el cauce de comunicación con la oficina consular, si solo el 2% de la población nos vota o nos conoce? No podemos ser un cauce de todas sus demandas, si solo conocemos a una parte muy pequeña de la comunidad. Por eso, para mi, es una prioridad llegar a la gente y construir comundiad. Para ello, necesitamos la involucración de la Oficina Consular, que hasta ahora no ha ayudado demasiado en labores de difusión e información. Tenemos que empujar para que se vuelquen en este trabajo, porque solo la Oficina Consular puede ponerse en contacto con toda la comunidad de la demarcación. Yo soy optimista y espero que cambie.