martes, 25 de junio de 2024

ENTREVISTA: ANA MAÑAS

"París es una ciudad llena de historia, cultura y diversidad"

ana-manas-ok
Ana Mañas ya está completamente integrada en la vida parisina.

El amor ha llevado a la malagueña Ana Mañas a la ciudad de París, en un viaje cargado de aprendizaje que le está sirviendo para conocer los secretos de la capital francesa.

ana-2

Ana, ¿cuál fue el motivo principal de irte?
La primera vez que me fui a vivir al extranjero fue para aprender inglés. Justo después de terminar el instituto, no tenía muy claro lo que quería hacer con mi vida, así que después de una larga conversación con mis padres llegamos a la conclusion de que la mejor opción era irme al extranjero a aprender inglés. Hice las maletas y me fui a Estados Unidos a "vivir el sueño americano" durante un año y así aprender inglés. La segunda vez fue un poco más corta. Estuve viviendo seis meses en Dinamarca haciendo mi Erasmus. Y, finalmente, el motivo más irracional, más bonito y más loco me trajo a Paris: el amor.

¿Cómo es París?
Paris es una ciudad enorme. Muchas personas se agobian viviendo aquí, pero personalmente no hay nada más relajante que dar un paseo por sus calles. Hay mucha historia, mucha cultura y mucha diversidad. En esta ciudad he encontrado personas de todo el mundo que se encuentran en la misma situación que yo, personas que emigran en busca de un futuro mejor. 

¿Qué es lo que más valoras de la ciudad?
De Paris valoro dos cosas principalmente. La primera es la situación laboral y la segunda, las ayudas a los jóvenes. Además del amor, otra de las razones por las que me decidí a dar el paso fue el salario y las horas de trabajo: no solo trabajan menos horas, sino que sus salarios son más altos que los nuestros. Además, hay que admitir que sienta bien saber que las empresas no ofrezcan solo contratos en prácticas, sino que hay un gran número de estudiantes y personas jóvenes con contratos de trabajo normales. Por otro lado, las ayudas del gobierno a las que pueden acceder todos los jóvenes son increíbles: ayudas para la vivienda, formación y búsqueda de empleo.

¿Qué es lo que más echas de menos?
Aunque geográficamente hablando, me he mudado al país vecino, tenemos costumbres muy diferentes. Yo que soy del sur, echo de menos el clima. Sé que parece un cliché, pero vivir en una ciudad en la que el invierno es notablemente más corto que el verano y en la que el sol brilla la mayoría de los días, no es fácil de olvidar. Obviamente echo de menos a mis amigos, mi familia y la comida. La dieta mediterránea es tan buena, saludable y ligera que hace que todas las comidas de los países en los que he vivido me parezcan pesadas y que valore realmente lo que es comer en casa.  

ana-3

¿Has echado de menos más apoyos antes de irte?
No, para nada. En cada una de mis aventuras he tenido el completo apoyo de mi familia. Ellos son la razón por la que no tengo miedo a empezar de cero. No importa dónde vaya, sé que siempre puedo contar con ellos.

¿Recomendarías a los españoles la experiencia de la emigración?
Si, siempre. Empezar de cero no es fácil y conforme creces cuesta un poco más, pero nada se compara a la sensación de bienestar que te invade cuando por primera vez en tu vida te ves completamente capaz de hacer cosas en las que nunca tuviste que pensar. O, por ejemplo, la sensación de superación de ser capaz de comprender otro idioma y aún mejor cuando eres capaz de responder. Por supuesto que hay momentos malos y difíciles, pero siempre ganan los buenos. Vivir en otro país, especialmente donde el idioma es diferente, te ayuda a crecer y madurar a una velocidad increíble, te ayuda a hacerte más fuerte e independiente, y sobre todo ayuda a aprender otro idioma. 

¿Cuál es tu trabajo actual? 
Actualmente trabajo de nanny. Tan sólo llevo cuatro meses en Paris y aunque veo mi progreso, aún no tengo el nivel suficiente que requiere un trabajo en el entorno de la comunicación y el periodismo, que es lo que yo he estudiado. Ser nanny me ayuda a mejorar más rápidamente mi francés porque me permite tener tiempo para ir a clases de francés y me obliga a tener que hablar el idioma a diario.

¿Viajas a España a menudo?
De momento no mucho. He recibido visitas de varias personas y en Navidad será la primera vez que vuelva a España desde que me fui. En el futuro si tengo pensado viajar más a menudo.

¿Has conocido a más españoles en París?
Nada más llegar me uní a un grupo de Facebook para conocer más españoles. Ahora, gracias a Internet y a las redes sociales, es muy fácil conocer personas en todas partes. Yo siempre he dicho que "la tierra llama", de repente te vas al extranjero y oyes a alguien que habla tu idioma e instantáneamente sientes que contactáis, te encuentras tocando palmas y en muchas ocasiones escuchando música española, que antes no te gustaba, por nostalgia. Vayas donde vayas conocer españoles es siempre importante porque normalmente ellos han pasado por lo mismo que tú y pueden ayudarte a resolver dudas, especialmente si no hablas muy bien el idioma del país al que has emigrado. La situación de los españoles que conozco varía mucho: los hay que están completamente adaptados, con su trabajo, su casa, sus amigos y su vida, y los hay que están comenzando, que buscan trabajo y que aún se pelean con el idioma (como yo). Y los hay que solo vienen de paso.

¿Has encontrado alguna dificultad especial?
En mi caso, la única dificultad que he tenido ha sido el idioma. Al principio hay momentos malos, hay días en los que piensas "¿Qué hago aquí?", pasas noches enteras viendo cómo la vida de tus familiares y amigos sigue adelante aunque tú no estés con ellos, te preguntas una y otra vez si alguna vez será más fácil, si alguna vez te sentirás como en casa... Pero todas esas dudas se disipan cuando consigues comunicarte, cuando empiezas a mejorar en el idioma. Recuerdo que el primer día que pude mantener una conversación en francés casi no pude dormir de la emoción (risas)... En ese momento supe que sí, que las cosas podían ser más fáciles.