miércoles, 27 de octubre de 2021

'Entre la población quedan vestigios de lo que fue una sociedad machista'

Valeria Rowinski Surribas, Presidenta de la agrupación Agitadores de Boqueixón.
Sólo los que han vivido la emigración conocen la tristeza del desarraigo y el sentimiento de soledad más profundo. Valeria no es uno de esos casos ya que nació en Buenos Aires, tierra que vio emigrar a su abuelo con tan sólo 19 años, a su bisabuela con 30 años y a su abuela con 12. La madre de Valeria fue la que mejor le supo transmitir las sensaciones que vivieron los que un día decidieron emigrar y buscar una vida mejor. Todas estas historias hicieron de tal manera mella en Valeria que su prioridad fue ayudar de alguna manera a aquellos que alguna vez lo necesitaron y no encontraron una mano tendida. Actualmente es presidenta de la Agrupación de Jóvenes Agitadores de Boqueixón, desde donde realizan acciones voluntarias dedicadas a la integración de todos los jóvenes descendientes de emigrantes del Concello de Boqueixón.

¿Qué impulsó a su familia a tomar una decisión tan dura como es la de emigrar?
Mi bisabuela Gumersinda Mercedes, junto con mi abuela emigraron a Argentina en 1948 por razones personales, una situación de violencia de género con su pareja y su entorno (era soltera con una hija). Escogió Argentina ya que tenía una medio hermana viviendo aquí que pronto la ubicó en un trabajo en el servicio doméstico. Mi abuelo también emigró, él tenía tan sólo 19 años y era el mayor de los varones de siete hermanos. De no ser por él y por el dinero que mandaba, sus padres hubieran perdido su casa. Mi madre cuenta que de escuchar historias y describir con tanta pasión sus lugares, sus fiestas, la frescura del agua de la fuente, siente que ha estado allí y se emociona hasta las lágrimas con la música tradicional gallega.

¿A qué se dedicaron sus abuelos y todos los que, como ellos, decidieron emigran entre los años 40 y 60?
En lo que se refiere a los hombres abundaban los puestos de operarios de industria, empleados domésticos, encargados de edificios, comerciantes en almacenes o bares y en el campo. Las mujeres se dedicaban al servicio doméstico y a la costura, tanto de manera particular como en las industrias de textiles.

Y en la actualidad, ¿a qué se dedican principalmente las mujeres?
Hay muchas mujeres ocupando posiciones muy destacadas, aunque eso sí, debe estar preparada para enfrentarse a muchísimos más obstáculos que los hombres. De hecho, muchas de ellas ocupan hoy en día posiciones consideradas tradicionalmente de hombres. El rol de la mujer ha evolucionado de tal manera a lo largo de los años que grandes acontecimientos fueron dirigidos por mujeres, por ejemplo las Madres de Plaza de Mayo, que se enfrentaron a la más dura de las dictaduras militares. Hasta tal punto son los puestos de responsabilidad que hoy ocupan las mujeres que tenemos una presidenta de la Nación y ministras que la acompañan. Otras destacan en diferentes ámbitos como en la política, economía, en la rama científica, etcétera, pero no siempre fue así, hubo que trabajar, luchar y crecer mucho en diversos aspectos.

En cuanto a la educación, ¿se conciencia a los niños en temas como la igualdad, tanto de género como de raza?
La mayoría de las docentes son mujeres en los distintos niveles educativos. El emigrante gallego tenía dos objetivos fundamentales: tener una casa y que sus hijos estudien y sean profesionales, aspiraban a un futuro mejor para ellos. Vivieron mucha pobreza, sacrificios y privaciones, la mayoría trabajaba desde muy pequeño y no pudieron estudiar. Mi abuelo siempre decía: 'no quiero que sean burros de carga como yo'. Creo que la mujer ha ido equiparando su posición con el hombre en la educación o en el empleo, pero, según mi opinión, en la sociedad aún quedan vestigios de lo que una vez fue una sociedad sumamente machista.

¿Qué vínculo guarda su familia con España?¿Se han planteado regresar?
Mi abuela ya hizo su vida en Buenos Aires, si vuelve a España es sólo para visitar la que una vez fue su casa y nuestra familia. Está casada y tiene aquí a sus tres hijos y a cinco nietos, de los que yo soy la mayor. Cuando pienso en mi futuro lo veo muy relacionado con España, ya que imagino muchas visitas a Galicia. Mis abuelos, así como mis padres, siempre me transmitieron un profundo amor por estas tierras y no concibo mi futuro sin visitar la tierra de mis ancestros y mi hermosa familia en Galicia. Me gustaría de hecho pasar largas temporadas ahí con el fin de estudiar sus tradiciones, sus danzas y su música ya que yo soy coreógrafa.

Usted combina su trabajo como coreógrafa con la Agrupación de Jóvenes Agitadores de Boqueixón, ¿en qué consisten las actividades que realizan?
Son acciones principalmente de voluntariado, dedicadas a la integración de todos los jóvenes descendientes de emigrantes del Concello de Boqueixón. Con estas actividades fuimos descubriendo las relaciones de nuestros abuelos, vecinos, parientes lejanos, amigos, etcétera. Contamos con el apoyo de la Sociedad Parroquial de Vedra, que nos brinda su espacio y a la cual le estamos inmensamente agradecidos. Los proyectos son muy variados: excursiones, campamentos y muy especialmente nuestro proyecto más reciente, un cortometraje musical que fue dirigido por Gabriel Grieco, que esperamos estrenarlo dentro de unos días. Este ensayo es fruto de más de un año de planificación y organización, pero mereció la pena el sacrificio y el esfuerzo. Lo rodamos en la fábrica de un emigrante español, lugar donde se conocieron mis abuelos: Milagros y Manuel.