sábado, 18 de mayo de 2024

Más de mil centros vinculan al emigrante con sus orígenes

Españoles en un acto de la Taberna 21 de Panamá,el antecesor del nuevo Centro Asturiano en el país.
Galicia concentra el 38 por ciento de las asociaciones españolas que tienen su sede en el exterior del país y que se concentran de forma especial en el continente americano debido al retorno y la integración social entre los descendientes en Europa. 'Sois los mejores embajadores de España en el mundo'. Esta es una de las alocuciones preferidas de cualquier representante político español cuando visita el exterior y se reúne con la colectividad española. Pero no se trata de una frase hecha, sino de una realidad. A lo largo de los años, los emigrantes han creado fuera de España 1.038 centros españoles, un número muy superior al de embajadas. Tradicionalmente, además de servir de punto de encuentro y para mantener viva la cultura y la música propia, se han preocupado por la situación de sus asociados, lo que las ha convertido en un interlocutor fundamental para que la Administración española en el exterior conozca los problemas de sus residentes ausentes.

Galicia, con 453 entidades en el exterior es la autonomía que tiene más centros fuera del país. Es un efecto lógico de ser la autonomía con un mayor número de inscritos en el CERA (447.774 a fecha de 1 de diciembre). Un paseo por el número de centros en el exterior puede deparar alguna sorpresa. La más importante, es que Euskadi se coloca en segundo lugar, con 161 entidades en el exterior. Aunque históricamente la emigración vasca ha sido una �??diáspora silenciosa' (su CERA -45.510- no es de los más altos), es una de las que ha abierto más entidades, sobre todo en América, donde se concentran 154, mientras que en España sólo hay 10.

También curioso es el caso de Cataluña, donde la diáspora es muy numerosa, 124.958, inscritos en el CERA en diciembre, y concentra 93 centros repartidos por el mundo y 12 en territorio español. Es, además, una de las colectividades con más entidades en Europa, 25 entidades.

Asturias tiene reconocidos un total de 37 centros asturianos fuera del territorio nacional y casi otros tantos (32) en la Península. La inmensa mayoría de las entidades se encuentran en territorio americano, especialmente en territorio argentino y cubano. Con sólo un centro menos se encuentra la Comunidad Andaluza, que tiene reconocidas 36 entidades en el exterior.

Otra de las �??comunidades históricas ' de la emigración, Castilla y León, cuenta con 126 centros. Al igual que La Mancha, la mayor parte de estas entidades se encuentra en territorio nacional (a donde acudieron entre los años 60 y 70 miles de emigrantes para trabajar en las fábricas y la construcción). Así 96 centros castellano-leoneses están en la Península, frente a los 30 en el exterior (especialmente Cuba y Argentina).

Evolución incierta
Tradicionalmente, Europa ha recibido a menos emigrantes españoles que América, por lo que es normal que también sea menor el número de centros. En el Viejo Continente existen 238 asociaciones de emigrantes. Más de la mitad (159) son centros gallegos. Sólo dos comunidades autónomas cuentan con una presencia importante en Europa. Son Andalucía (con 27 entidades andaluzas reconocidas) y Cataluña, con 25 entidades.

El retorno ha sido el principal culpable del cierre de numerosos centros en el Viejo Continente, un proceso que no se está produciendo ni en el Nuevo Mundo ni en España, donde se mantiene su número de asociaciones. La presencia de más centros en España que en Europa también se explica porque la emigración �??internacional' ha perdido efectivos con el envejecimiento y la integración, mientras que en España es una diáspora más joven y con un constante contacto con su tierra de origen, lo que ayuda a su supervivencia y facilita la transmisión de un sentimiento de pertenencia a otra tierra de padres a hijo

En España
En España también se puede realizar una radiografía de la emigración interior. Históricamente Madrid, Cataluña y Euskadi han sido tierra de acogida de emigrantes, especialmente gallegos, andaluces y castellanos, que un día decidieron hacer su vida en estas comunidades donde se concentraban las industrias y los servicios.

Especialmente indicativo es el caso de Extremadura cuenta con 123 casas regionales. Sin embargo, sólo una mínima parte radican fuera del territorio nacional, ya que seis están en Argentina, dos en Francia y otros dos en Suiza. La mayoría se reparten en la 'vecina' Madrid y en Cataluña.

También en Cataluña y en Valencia están ubicadas la mayor parte de los centros aragoneses, lugares a los que se dirigía la emigración maña por su cercanía y simpatías históricas. De hecho, Aragón cuenta con 49 centros en España, frente a los 14 que tiene en el exterior (especialmente Argentina).

Andalucía, otra tierra de emigración vio cómo sus hijos preferían España al exterior. De hecho, cuenta con 288 centros en la Península, frente a los 36 que tiene en el exterior. También Murcia tiene la mayor parte de sus centros en España (21) frente a los siete de fuera del país.