jueves, 29 de septiembre de 2022

'Que no se nos conozca es una responsabilidad de los consejeros'

Ángel Capellán Gonzalo.
Ángel Capellán, se muestra optimista y señala que: 'hay que apostar por los Consejos de Residentes Es cierto que las asociaciones y los centros cumplen una función esencial, pero los CREs tienen más fuerza por que tienen acceso institucional al Gobierno'. Sin embargo...mucha gente tiene la sensación de que es un órgano sin valor.
Algunos son muy activos, otros no hacen nada. A veces que no se nos conozca es responsabilidad nuestra. En EE.UU. hay ocho secciones consulares, pero hay sitios donde no saben lo que es un Consejo de Residentes.

De hecho, históricamente sólo ha funcionado el CRE de Nueva York...
Pero es una situación que va a cambiar, porque hay mucha gente implicada en que así sea. En Washington se formó el segundo CRE de EE.UU. hace dos años y puede que para junio haya hasta tres candidaturas. He enviado un mensaje a todos los consulados del país para recordarles que ahora están obligados a convocar elecciones.

¿Cuál ha sido la respuesta?
En Washington ya tenían colgada la información en la web. En otros sitios será más difícil, como Boston, donde hay unos 2.500 españoles, pero muy repartidos, o en Houston, con un territorio como dos veces España. Sin embargo, en Miami, hay un activismo muy fuerte y puede que tampoco haya problemas. Confío en que EE.UU. pasemos de tener un sólo CRE a contar con cuatro o cinco. Y la situación puede extrapolarse al resto del mundo. Hay 84 circunscripciones consulares con cualidades para tener un Consejo de Residentes.

Pero muchos se desaniman ante la falta de presupuestos.
Insisto en que si un CRE falla es porque fallan sus consejeros, si sus miembros quieren trabajar, podrían hacer su labor aunque contaran con la oposición de los consulados o con escasos recursos económicos. No sólo es cuestión de dinero. Hay que apelar al ingenio. Nos han dicho que busquemos recursos, creo que muchas empresas y bancos estarían interesados en publicitarse en nuestros boletines informativos, ya que nos dirigimos a un colectivo grande y con dinero.