jueves, 30 de noviembre de 2023

"ES MUY GRATIFICANTE"

Mayores emigrantes intercambian experiencias vitales con alumnos de un instituto de Pontevedra

Abanca Fálame da emigración 1 web

EUROPA PRESS

Un grupo de mujeres mayores que en su día emigraron de Galicia han podido contar e intercambiar sus experiencias vitales este martes con alumnos de 2º de ESO del IES Frei Martín Sarmiento de Pontevedra, gracias a dos programas impulsados por Afundación.

Se trata de las iniciativas intergeneracionales 'Fálame da emigración' y 'Falamos da escola', que han vuelto este año después de llevar interrumpidas desde 2020 como consecuencia de la pandemia.

María José Pérez y Carmen Liste, dos de las mujeres participantes en el proyecto que décadas atrás se marcharon a Brasil y Francia, respectivamente, se han mostrado muy agradecidas por este programa y por el "mucho interés" con el que los estudiantes escuchan sus historias.

Abanca Fálame da emigración 3 web

"Hablar con los niños es muy gratificante, muy distinto", ha expresado Liste, en una rueda de prensa celebrada este martes en el instituto pontevedrés acompañada de la vicedirectora, Belén Padrón, y la coordinadora del área de Mayores de Afundación, Sabela Couceiro.

Desde el inicio de estos programas, han participado casi 4.500 estudiantes de Secundaria y Bachillerato de centros de toda Galicia, así como 164 mayores voluntarios que son socios de los 'Espazos +60' de la obra social de Abanca.

Las acciones se desarrollan en centros escolares situados en las localidades, y su área de influencia, en las que Afundación cuenta con uno de estos espacios: las siete principales ciudades gallegas y las poblaciones de Viveiro, Betanzos, Pontedeume y Monforte de Lemos.

Sabela Couceiro ha mostrado su "satisfacción" de poder retomar tras la pandemia estas iniciativas que permiten "enriquecer el diálogo" intergeneracional, en el que los participantes encuentran "muchas inquietudes, muchos puntos en común".

En el transcurso del proyecto, hay un primer encuentro en el aula en el que los mayores les explican sus vivencias. Tras esto, se invita a los alumnos a hablar con personas de su familia que tuviesen experiencias similares para luego, en una segunda fase --la que se ha desarrollado este martes en el IES Frei Martín Sarmiento--, entablar un diálogo con los mayores participantes en el programa.

Abanca Fálame da emigración 4 web

DESARROLLAR "EMPATÍA"

"Consiguen conectar con ellos, motivarlos y que desarrollen empatía con las personas que les están contando ese relato", ha valorado la responsable de Mayores de Afundación.

Por su parte, la vicedirectora ha enmarcado la participación del centro en estas iniciativas en el 'Plan Proxecta' de la Xunta. Así, permite a los alumnos, "desde una manera interdisciplinar, convivir desde otras experiencias" y "ponerse en la piel" de los mayores emigrantes.

"Ahora vivimos un proceso recogiendo gente inmigrante de otros países escapada de las guerras, personas que vienen de situaciones que no vivimos hoy en día", ha subrayado Padrón, para justificar que este intercambio les aporta "una visión diversa" de la sociedad.

EXPERIENCIA EN BRASIL

María José Pérez es una mujer gallega --su abuelo era de Ponte Caldelas-- cuya familia emigró a Brasil, donde residió en diferentes localidades entre 1958 y 1967.

En un perfecto gallego con marcado acento brasileño, María José cuenta que hablar con los jóvenes sobre la emigración le hace sentirse "muy bien" porque nota "que tienen mucho interés" y "mucho que contar". "Hablar de emigración es hablar de mi vida", ha resumido.

Les confiesa a los alumnos sobre "lo difícil que fue el comienzo" de su vida en Brasil. Y es que por aquel entonces "estaban los que iban a hacer una fortuna" a Latinoamérica y "los que no hacíamos ninguna", el cual fue su caso.

Tanto es así, que María José reconoce que la emigración de su familia "tuvo una parte negativa", porque se volvieron después de que muriesen dos hermanos de su padre. Durante su estancia en el país, a familia vivió en diferentes zonas y llegó a ser vecina de Pelé en la ciudad de Santos.

Además, pese a que vivió el golpe de Estado de Brasil en 1964, volvió a España todavía con la dictadura franquista y notó que el país "estaba 40 años atrasado". María José está escribiendo un libro llamado 'Diario de abordo', en el que espera recoger "todas esas cosas del día a día de una emigrante fuera de su tierra".

ESTRADENSE EN FRANCIA

Muy distinta fue la experiencia de Carmen Liste, original de una aldea de A Estrada que emigró a Francia con su marido en 1964 y volvió ocho años después, en 1972, con dos hijos pequeños. "Para mí fue muy positiva la experiencia", ha destacado, en contraposición con su compañera.

Según ella misma lo cuenta, marcharse al país vecino supuso "mejorar" en muchos aspectos, por lo que, a su vuelta, "echaba en falta avances" que en España no había.

Sobre su participación en el programa de Afundación, Carmen reconoce que le hace levantarse "con ilusión" porque, a pesar de que tiene siete nietos, "casi siempre" está rodeada de "gente mayor" y hablar con niños le parece "muy gratificante".

DIÁLOGO CON LOS ESTUDIANTES

Tras la rueda de prensa, María José y Carmen han ido hacia la biblioteca del instituto para encontrarse con varios grupos de alumnos de 2º de ESO que les han planteado preguntas y han entablado con ellas conversaciones y reflexiones no solo sobre el pasado, sino también sobre el presente.

Precisamente, con María José, los menores comentaban la situación política de Brasil, desde las vivencias de la mujer con la dictadura, en la que "todos robaban" --comenta ella--, hasta los mandatos de Lula da Silva, Dilma Rousseff y Jair Bolsonaro.

Carmen Liste, por su parte, les ha contado las ventajas y desventajas que supuso para ella la emigración, principalmente en todo lo que tenía que ver con la lengua francesa --que todavía domina-- y la ausencia de las tecnologías actuales para poder mantener contacto con los suyos.

María del Carmen González, otra pontevedresa participante en la iniciativa que estuvo tres años en Inglaterra, cuenta a los adolescentes que se marchó para aprender inglés después de acabar la carrera de Magisterio.

Entre los alumnos también había quien cuenta con la experiencia contraria, es decir, de pertenecer a una familia inmigrante. Es el caso de Mario Alexander Ramos, llegado desde El Salvador, y Samuel Blanco, de Venezuela. Para ellos, este programa supone conocer a personas que alguna vez pasaron por vivencias similares.