jueves, 24 de junio de 2021

FUE UNO DE LOS “LIBERTADORES” DE LATINOAMÉRICA Y FIGURA TRASCENDENTAL EN LA GUERRA DE INDEPENDENCIA AMERICANA

Descubierto el lugar donde residió el general José de San Martín en Ourense

Ourense dónde vivió San Martín
Confluencia entre Lamas Carvajal y San Miguel, donde estaba la casa de Gregoria Matorras. Foto José Paz.

El general José Francisco de San Martín y Matorras (Yapeyú, Argentina-1778-Boulogne-sur-Mer, Francia, 1850), más conocido como el general San Martín, se alojó a principios del siglo XIX en el lugar que ocupa ahora el edificio situado en la esquina de las calles San Miguel y Lamas Carvajal.

Así lo ha podido acreditar el periodista ourensano Fernando Méndez, que investiga la familia del que fue uno de los “libertadores” de Latinoamérica y figura trascendental en la Guerra de Independencia Americana. Familia a la que visitaba en Ourense cuando sus destinos se lo permitían.

Méndez sitúa entre 1805 y 1810 las fechas de las visitas del “libertador” a Ourense y a esa casa en la que residía su madre, Gregoria Matorras; su hermana, María Elena; su cuñado, González de Menchaca y su sobrina, Petronila. “Residieron durante varios años en la capital ourensana”, asegura el periodista, que halló la información gracias a los archivos provinciales, entre otras fuentes. Méndez destaca que “por primera vez se descubre la finca donde pasó sus temporadas en Ourense San Martín”. 

La conexión ourensana

Gregoria Matorras, la madre de San Martín, habría llegado a la ciudad a principios del siglo XIX. “Su hija María Elena se había casado con González de Menchala, militar y abogado destinado a Ourense. Era una especie de delegado de Hacienda y vivían en esa casa”, explica Méndez. 

La importancia de la familia ourensana de San Martín se hace más evidente en su testamento: “A las únicas que les dejó herencia vitalicia fue a su hermana María Elena y a su sobrina Petronila, que fue una destacada pintora”.

Fue el historiador argentino Norberto Galasso el que acreditó que el general San Martín pasaba “largas temporadas” en Ourense, al menos, entre 1809 y 1811. Fernando Méndez destaca que años antes de la muerte de doña Gregoria recibió “en varias ocasiones” la visita de su hijo, “quien aún no era libertador ni general y luchaba con España en los frentes del Norte de África y la guerra contra Napoleón”. Sin embargo, cita el periodista, “cuando San Martín se enfundó el uniforme de ‘Libertador’ uniéndose a la causa contra el colonialismo español, ahí se terminó su vínculo con Ourense”.

Los restos de Gregoria

“Bajo las losas de la iglesia de Santo Domingo los restos mortales de la matriarca fueron olvidados, y así permanecieron durante 134 años hasta que un día, en 1947, se puso en marcha la farsa macabra y política protagonizada por Franco y Perón, que dio origen a uno de los mayores bulos del Estado”, cuenta el periodista sobre la “huella” ourensana de San Martín, los restos mortales de su madre, Gregoria Matorras, en el templo de Santo Domingo. Méndez relata en La Región esa “farsa” de los “huesos” de doña Gregoria que, tal y como descubre ahora la historia, no se enviaron a Buenos Aires. Allí veneran un puñado de tierra.