jueves, 01 de octubre de 2020

Antonio Grunfeld: “Es necesario conocer las historias de la emigración en positivo"

Antonio Grunfeld
Antonio Grunfeld

En 2012, cuando Antonio Grunfeld (Alcoy, Alicante, 1983) y su pareja vivían en Guinea Ecuatorial se toparon con Marcelo Ndong y su particular historia al frente de una guardería/centro cultural. "Queríamos enseñar su Guinea, un lugar precioso, alejado del poder y de la dictadura", explica Grunfeld. Ndong, muchacho de Benposta, les habló del Circo de los Muchachos, de Galicia, de su juventud, de su vuelta a Guinea años más tarde, y la idea del documental fue tomando fuerza. La obra, "Manoliño Nguema" -producida por Filmika Galaika, Waka Films y Agareso-, ganó este fin de semana el premio del público en el festival MiradasDoc de Canarias, y está nominada en los Mestre Mateo. "Parece que las buenas noticias vienen todas de golpe", bromea Grunfeld.

¿Cuándo le propuso a Marcelo rodar el documental?

Nos dimos cuenta de que tenía historia al conocerlo y hablarnos de su pasado, de la Ciudad de los Muchachos y los viajes alrededor del mundo, de que había conocido a Picasso, a Gabriel García Márquez... Pero él no quería ser el protagonista, es muy humilde y le echaba para atrás la idea de que girase en torno a su vida. No fue hasta que le dijimos que también mostraríamos las historias de sus alumnos de teatro y circo de Guinea que le pareció buena idea.

Volvió a Galicia gracias al proyecto.

Sí, le propusimos hacer un viaje de vuelta a Galicia, a modo de viaje vital. Él estuvo en el Circo en Benposta, pero después estudió una carrera como enfermero, se casó con una ourensana y tuvo dos hijos. Luego volvió a Guinea porque se sentía en deuda con el país, y ha formado a mucha gente en teatro y en circo, que ahora, a su vez, forman a otros. Queríamos hacer un alegato en positivo de la emigración. 

¿Cree necesario que el arte tome partido en el contexto actual?

Yo provengo más del sector de la cooperación que del cine, así que sí, creo que obligatoriamente hay que posicionarse. Actualmente, hay muchos mensajes en contra la emigración, y veo que es necesario acercar aquí las historias de esas personas que vienen a buscarse una vida mejor y un trabajo. A través del arte y de la cultura lo hacemos más bonito. 

Por el momento, la acogida está siendo muy buena.

Cuando te pasas tanto tiempo currando sin ganar un duro, poniendo el corazón en lo que haces y con tanto entusiasmo, no sabes qué pasará después. Ha sido un sorpresón que gustase tanto en Canarias, tanto al jurado como al público, así como la nominación a los Mestre Mateo. Creo que hemos conseguido trasmitir su humildad.