Sábado, 14 de diciembre de 2019

ENTREVISTA

Alfonso Martínez, presidente del Centro Gallego de México: "En la emigración no es oro todo lo que reluce"

Alfonso Martínez en su despacho del Centro Gallego de México A.C.
Alfonso Martínez en su despacho del Centro Gallego de México A.C.

Alfonso Martínez Lorenzo es un emigrante orensano, de Avión, que llegó a México con cuatro años de edad, y que en la madurez de su vida siente al país que lo acogió como su hogar. Hace 18 años que decidió unir su vida a la de Araceli Vázquez, hija de emigrantes de Rubillón y Couso. Desde hace cinco meses es el nuevo presidente del Centro Gallego de México A.C. en sustitución de Florencio Gulias, con quien comparte proyectos y una gran amistad.

Ante todo enhorabuena.¿Cómo llega usted a la presidencia de una entidad tan importante para la colectividad como es el Centro Gallego de México? 

Soy socio del "Gallego" desde que tengo memoria y además un socio activo. Jugué al fútbol toda mi juventud y hoy en día son mis hijos, Alfonso y José Manuel,  los que realizan actividades deportivas , así como culturales dentro de nuestro Centro. Hace unos años cuando Florencio Gulías entró como presidente yo entré a formar parte de su proyecto como vicepresidente. Posteriormente tuve que dejar la Junta Directiva durante un par de años por motivos personales, pero hace un año Florencio me volvió a pedir que regresara, ya que aquejado por problemas de salud debía abandonar el cargo. Así que acepté e iniciamos el proceso para hacer el relevo en la presidencia y y desde el uno de mayo soy presidente del Centro Gallego. 

¿Con qué proyectos llega a esta entidad tan importante para los gallegos ?

Con muchos. Florencio y yo habíamos planeado poder hacer una ampliación en nuestras instalaciones del club social. Construir varios salones para acoger eventos y también crear nuevas plazas de aparcamiento.

Otro de las ideas que tengo es mente es hacer nuevas instalaciones deportivas. En definitiva, acometer algunas de las necesidades que tiene el centro para poder ofrecer a nuestros socios nuevos servicios.

Foto 2

El presidente del Centro Gallego de México con su antecesor Florencio Gulías

 

¿El Centro Gallego aglutina a unas 1.000 familias, entre sus objetivos está que esa cifra aumente?

Por supuesto. Ese es uno de mis principales objetivos y llevo ya todo el año trabajando para conseguirlo. Estoy seguro de que va a seguir aumentando el número de socios, como ya ha empezado a ocurrir en el último año. Lo que tengo claro es que cuantos más atractivos y servicios ofrezca el Centro, mayor número de socios tendremos.

¿Qué representa el Centro para los gallegos residentes en el México?

El Centro Gallego es un punto de reunión, pero es mucho más que eso. Son los vínculos de los gallegos los que se estrechan aquí. Poder conversar sobre nuestra cultura, hacerlo en nuestra lengua, sobre nuestras raíces y en convivencia con los nuestros es un privilegio. Y nosotros lo tenemos.

La idea que se tiene en la Galicia territorial es los gallegos que han emigrado han hecho fortuna. ¿La presencia de los gallegos en México es una historia de éxito ?

Ojalá pudiera decir que sí.Hay muchos gallegos que han hecho grandes fortunas, pero también hay gallegos a los que no les ha ido bien. Así es la vida. Unos han tenido más suerte que otros.  Conozco a gallegos muy ricos en México, pero también a muchos que no han podido volver a su tierra. Y eso es muy duro, créeme. Como dirían los viejos: "no es oro todo lo que reluce" .

Foto 3

Alfonso Martínez y su esposa, Araceli Vázquez, descendiente de emigrantes ourensanos

 

¿Cómo definiría las relaciones comerciales entre México y Galicia?

La definiría como muy buenas, especialmente para las empresas gallegas exportadoras. El incremento en sus exportaciones en los últimos años ha sido notable. En la actualidad Galicia es la quinta provincia española proveedora de Mexico. Más de 500 empresas gallegas exportan hoy en día a México, tanto en el sector industrial, tecnológico, alimentación y bebidas así como bienes de consumo, aunque como siempre digo,  si seguimos trabajando seguro podremos llegar a ser la primera provincia exportadora de España.

¿Cree que existen oportunidades empresariales aún por explorar a pesar de tener un océano por medio?

La verdad es que hoy en día sería difícil por la situación que se vive en México. Este ha sido un país de grandes oportunidades, pero hoy por hoy la situación no es muy estable. Estamos viviendo en una época de mucha inseguridad y poca estabilidad económica.

¿Son los emigrantes gallegos los mejores embajadores de esta tierra?

Lo son. Los mejores embajadores. Siempre he sostenido que no hay como un gallego inmigrante para amar a Galicia. Llevamos a nuestra tierra tatuada en la mente y en el corazón. Nos emocionamos con el sonido de una gaita, con el olor de un buen cocido, hablamos con orgullo nuestra lengua, nuestros bailes, nuestros trajes allá donde vamos, y vivimos enseñado a nuestros hijos que aunque no hayan nacido ya en Galicia, son y serán gallegos siempre.

¿Cómo explica el hecho de que se haya conseguido mantener viva la cultura gallega en los hijos y nietos de emigrantes?

Esa es nuestra principal labor. En el Centro Gallego damos clases de baile, de gaita, de pandereta, tambor a todos nuestros socios. Y lo hacemos desde los cinco años. A esa edad ya enseñamos a nuestros niños a llevar nuestro traje típico con orgullo en las fiestas, como se hace en las aldeas gallegas, y tratamos de preservar nuestras costumbres e irlas pasando de generación en generación. A los gallegos nos caracteriza la morriña y eso es lo que hace que siempre  queramos volver a nuestra tierra. Muchos prefieren viajar por el mundo , los gallegos simplemente queremos volver a Galicia.