Lunes, 21 de octubre de 2019

ENTREVISTA

Ramón Suárez : "No le pedimos dinero a la Xunta de Galicia, simplemente que nos devuelvan lo nuestro: Ospaña"

Ramón Suarez "O Muxo" es el presidente electo del Centro Gallego de Buenos Aires.
Ramón Suarez "O Muxo" es el presidente electo del Centro Gallego de Buenos Aires.

La historia reciente del Centro Gallego de Buenos Aires, la casa y el hospital de los gallegos de Argentina durante décadas, es la historia de una decadencia anunciada. Olvidado y expoliado, así lo sienten los que lo conocieron en su esplendor. En los últimos años un grupo de socios integrados en seis agrupaciones hacen lo imposible por mantenerlo a flote. Se cumple un año desde que eligieran a Ramón Suarez "O Muxo", como él mismo se denomina presidente de la Institución. Lo hacían por 756 votos a favor, de un total de 1.125. En este último año la gestión de los servicios sanitarios del Centro fueron vendidos a la empresa Buenos Aires Servicios de Salud (BASA).

Usted llegó a la presidencia en un momento muy difícil para la institución, casi terminal. ¿Es usted un valiente o un soñador?

No comparto las etiquetas. Yo llegue a la presidencia porque el momento era extremadamente difícil y las seis agrupaciones que conforman la vida política en el Centro Gallego habían autorizado al interventor a que pidiera un concurso preventivo de acreedores. Y eso, en la situación que en ese momento tenía el Centro Gallego era absolutamente imposible de levantar, de solventar; por lo cual el desenlace final iba a ser la quiebra y su inevitable desaparición. Ese fue el motivo que me impulsó a encargar esta aventura que finalmente ha rendido frutos muy positivos para el Centro Gallego.

¿Qué balance hace de este año al frente de la casa de los gallegos en Argentina?

El balance lo hago no al frente de la casa porque yo no he asumido la presidencia, porque todavía el juez que dispuso su intervención,  no ha dispuesto que  las autoridades electas asuman el cargo. Ni el presidente, ni la Junta Directiva.  Durante todo este año estuve en contacto permanente con la intervención, con los socios y trabajando desde el lugar desde el que se le permite a un presidente electo,  pero yo no estoy en funciones activas todavía.

En este último año, y después de mas de seis años intervenido, se producía la cesión de la gestión de los servicios sanitarios del Centro a empresa Buenos Aires Servicios de Salud (BASA) por un periodo 30 años. Una decisión traumática para la colectividad. ¿Era la única salida?

La entrega en gerenciamiento o la venta al  grupo BASA era la única expectativa real de subsistencia del Centro Gallego, en cuanto a la atención de los asociados que era lo prioritario. Lo que queríamos era seguir teniendo el lugar donde siempre confiamos que íbamos a ser atendidos de nuestras dolencias. Eso era lo fundamenta y el Centro está demostrado que no podía salir de ninguna manera de la situación económica caótica que atravesaba. Estoy convencido de que no había otra salida y las seis agrupaciones así lo creyeron también, ya que la entrega del gerenciamiento al grupo BASA se aprobó en Asamblea por unanimidad. 

Ha habido y sigue habiendo voces críticas entre algunos socios por esta decisión y la gestión que se ha llevado a cabo en los últimos años del Centro. ¿Las comprende, las comparte?

Los socios que puedan criticar esta decisión deben de ser muy poquitos. Yo realmente no conozco a ninguno porque todos sabemos que el Centro estaba ya en una situación muy mala en el año 2012. En aquel momento se estuvo sin pagar a los trabajadores durante cinco meses. Los socios no teníamos ningún servicio en ese año 2012 cuando el Estado Nacional dispuso la intervención. No es momento de valorar la intervención ahora, lo haré con mucho gusto después de asumir la conducción del Centro, prefiero mantenerme en un respetuoso silencio. Pero sí puedo decir que el primer interventor no lo hizo mal del todo, pero después de siete años, como es público y notorio no hay nada elogiable en la gestión de la intervención. 

WhatsApp Image 2019-09-16 at 03.04.19

Algunos servicios básicos que estaban cerrados han vuelto a abrir...¿Ya están funcionando al 100% todas las áreas hospitalarias?

El hospital paulatinamente está recobrando su funcionamiento,  su normalidad. El deterioro era tremendo y los servicios estaban prácticamente cerrados. No había internaciones, prácticamente no había médicos, los consultorios estaban en una situación muy,  pero muy crítica. El grupo BASA ha iniciado importantes obras de remodelación,  imprescindibles por otra parte en los accesos y principalmente en los pisos de las habitaciones que están siendo prácticamente todas refaccionadas.

Después de tantos años de deterioro en apenas 90 días sería imposible totalmente encaminarlo, pero los socios se están mostrando muy conformes con el servicio que reciben y y somos realmente muy optimistas.  El grupo gerencial para obtener un rédito económico, que es lo que lo que buscan sin duda,  tienen que poner la casa en condiciones no sólo por los socios del Centro Gallego si no para poder vender los servicios. Los socios compartiremos el beneficio del uso, y hoy por hoy la atención está siendo muy buena, y yo percibo por los contactos diarios que tengo con muchos de ellos, que están satisfechos.

¿Qué va a pasar con el inmueble y todo el patrimonio con el  que cuenta el Centro Gallego?

El inmueble fue entregado en gerenciamiento por 30 años con derecho a compra, lo cual lógicamente con las grandes inversiones que tendrá que hacer el grupo BASA,  va a ejercer ese derecho a compra. Lo importante es que el Centro conserva para su uso exclusivo la biblioteca, el Teatro Castelao, un enorme sector del primer piso, algún otro pequeño sector en la planta baja. Sectores que son muy importantes para el futuro desenvolvimiento de la actividad cultural,  que es lo que principalmente queda en manos de los asociados del Centro Gallego y desde luego el panteón social que conservamos en el cementerio de la Chacarita.

Para los gallegos en Argentina, volver a tener el Centro Gallego que tenían es un sueño...¿Se está más cerca de conseguirlo?

El Centro Gallego que teníamos es imposible de recuperarlo, porque es imposible que volvamos a tener los cientos de miles de emigrantes que recibió este país a lo largo de la historia. Pero para los socios del Centro Gallego,  tenemos asegurada la asistencia sanitaria de por vida y eso es lo más importante. El Centro va a ser siempre el Centro Gallego de Buenos Aires,  así lo quiere también el grupo BASA, y es lo que quiere la mayoría de los socios. Aquí es donde quieren permanecerer los gallegos. He recibido en estos días peticiones de personas  cuyos familiares han fallecido en este última etapa,  donde lamentablemente hasta el panteón teníamos cerrado y no se producían sepelios. Hay socios que han dejado peticiones a su  familia de que quieren estar en ese panteón y por supuesto en cuanto a sumamos la conducción del Centro, inmediatamente vamos a disponer que las personas que han fallecido en los últimos meses sean inhumadas en el Centro Gallego. Y los vamos a disponer inmediatamente.

¿Alguna petición a la Xunta de Galicia? 

El centro Gallego como institución mutual tiene una eterna vida por delante. El patrimonio cultural como lo hemos mantenido siempre es de trascendental importancia. Jamás, jamás pasó por nuestra mente desprendernos de él. No le pedimos al gobierno de Galicia dinero. De ninguna manera, yo nunca pensaría que los gallegos del continente deban hacer aportes económicos para sostener una institución de la diáspora. Lo que sí le pedimos a la Xunta de Galicia, es que hace 13 años que el Centro Gallego fue reconocido por el gobierno argentino creando una obra social, que les fuese  de un gran soporte económico para su subsistencia. Esa obra social se llama Ospaña, y lamentablemente tiene dos integrantes en su consejo directivo integrado por cuatro personas que representan a la Xunta de Galicia y esas representantes de la Xunta de Galicia solicitaron en su momento que el Centro Gallego de Buenos Aires sea excluido de esa obra social.  Eso ocasionó y ocasiona un gran perjuicio al centro gallego de Buenos Aires.  Lo que le pedimos a la Xunta Galicia es que nos devuelva esa obra social,  porque con ello tendremos garantizando el ingreso económico que permita que las generaciones posteriores a nosotros con el sustento económico que brinda la obra social Ospaña pueda sostener ese riquísimo patrimonio cultural que tiene nuestra entidad.  No pedimos nada de Galicia solo que nos devuelvan lo nuestro.