domingo, 07 de agosto de 2022

Marine Le Pen fue a la frontera española para hablar de su política antiinmigración

Beziers (France), 07/01/2022.- Rassemblement national (RN) party candidates to the 2022 French presidential elections Marine Le Pen attends apress conference during a visit in Beziers, France, 07 January 2022. (Elecciones, Francia) EFE/EPA/GUILLAUME HORCAJUELO
Marine Le Pen. EFE/EPA/GUILLAUME HORCAJUELO

Agencia EFE

La líder de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, se trasladó a los puestos fronterizos con España en Cerbère y Le Perthus para explicar la política "disuasoria" de la inmigración que promete en caso de llegar al Elíseo en abril.

"Solo mi elección como presidenta de la República permitirá poner fin a la inmigración masiva", escribió Le Pen en su cuenta de Twitter, en la que dio cuenta de forma profusa con textos e imágenes de su viaje al departamento fronterizo de los Pirineos Orientales, limítrofe con Cataluña.

Refiriéndose a los 13.000 migrantes clandestinos detenidos en 2021 cuando intentaban entrar en Francia por ese departamento, afirmó que "no se puede soportar más esta presión migratoria".

Añadió que entre los arrestados en el paso de Le Perthus, 176 se consideraron peligrosos, de los cuales 38 fueron encarcelados y 34 expulsados, pero no los demás: "¿Dónde están los otros 104? No puedo seguir aceptando que los franceses estén así en peligro".

A su juicio, "hay que poner en marcha una política disuasoria de inmigración, una política extremadamente firme y no poner nuestro sistema de protección social a personas que están en nuestro territorio contra nuestra voluntad".

Sobre la cuestión de los inmigrantes clandestinos, denunció que el centro de retención administrativa que hay en Perpiñán, capital de los Pirineos Orientales, le cueste 6,5 millones de euros anuales al Estado: "nuestro país no puede seguir gastando tanta energía y tanto dinero para la inmigración", dijo.

La candidata ultraderechista también aludió a una de sus principales propuestas electorales en este terreno, la organización de un referéndum para que el control de las entradas de migrantes y las expulsiones sean un principio constitucional que no puedan invalidar ni las reglas europeas ni los tratados internacionales.

Pero antes de eso, dijo que si gana los comicios presidenciales de abril lanzará la contratación de 7.000 policías y gendarmes, de los cuales "un número significativo se dedicará a la protección de nuestras fronteras".

Además, advirtió que los países que no acepten acoger a sus nacionales expulsados por Francia no recibirán ningún visado.

Le Pen no se privó de criticar a la Unión Europea por su política en su opinión permisiva con la inmigración y dijo que temía que la situación se agrave ahora con la nueva coalición de Gobierno en Alemania entre los socialdemócratas, los ecologistas y los liberales.

Le Perthus también fue el lugar escogido por el presidente francés, Emmanuel Macron, en noviembre de 2020 para anunciar un reforzamiento de los controles fronterizos con otros países de Schengen, como España, para limitar la entrada de inmigrantes ilegales y luchar contra el terrorismo.