lunes, 18 de enero de 2021

Emigrantes ourensanos en Estados Unidos: "Estamos anonadados"

El clima de tensión que se vivía en Estados Unidos desde las elecciones del pasado mes de noviembre, terminó por explotar este miércoles con el asalto al Capitolio -el Congreso americano- por parte de los seguidores de Donald Trump en el día que validarían los votos a favor del demócrata Joe Biden. "Me quedé sin palabras. Estamos anonadados, es atroz lo que consiguió Trump con sus acciones", cuenta Belén Patel, ourensana que reside en la ciudad de Redding, en California.

La vida transcurría con normalidad para los norteamericanos hasta que un indefenso Capitolio cayó en mano de estas personas a las que Ivanka Trump, hija del presidente estadounidense, calificó como "patriotas" en un mensaje en redes que posteriormente borró. "Esto es solo el principio y, hasta que Biden asuma el poder, las revueltas serán constantes", opina Esther Méndez, otras ourensana que vive en Michigan. 

Aunque las autoridades lograron expulsar a los asaltantes, que se quedaron en las calles pese al toque de queda implantado en Washington D. C. a las seis de la tarde, y la preocupación no desaparece para la ciudadanía norteamericana. "Trump continuará los próximos cuatro años avivando las llamas y todavía quedan días por delante hasta la investidura de Biden",  considera Joe Losada, de origen ourensano que reside en Newark, Nueva Jersey.

Las elecciones en el estado de Georgia para elegir a sus senadores, creen, fue ron el detonante de todo lo ocurrido. "Puede que el hecho de que un territorio que consideraban republicano se convirtiese en un estado azul, precipitase estos acontecimientos", comenta Patel. La victoria de los demócratas en Georgia los dejó con mayoría en el Senado, por lo que las opciones de Trump para entorpecer el gobierno de Biden se quedaron en nada. "Lo que se estaba celebrando en el Capitolio era más bien simbólico, pero al final Trump consiguió crear un espectáculo con la ayuda de sus secuaces", afirma Losada, quien destaca la actuación de Mike Pence, vicepresidente de los Estados Unidos, que dio por válidos los votos de noviembre. 

Voces republicanas como la del propio Pence, de sus congresistas conservadores presentes el miércoles en el Capitolio y hasta el expresidente George W. Bush, condenaron estas actuaciones, al contrario que Trump. "Es inconcebible que esto esté sucediendo en los Estados Unidos", destaca Losada. Las divisiones en el país no hacen más que crecer, formando una "brecha aún más profunda" entre los ciudadanos.

Seguridad desbordada

Las redes sociales se inundaron de comparaciones, regresando a las manifestaciones del Black Lives Matter el pasado verano, tras la muerte de George Floyd. En aquel momento el Capitolio lucía extremadamente protegido con la Guardia Nacional -los militares- rodeando el edificio. Este miércoles no sucedió lo mismo y estos cuerpos de seguridad llegaron casi al borde del toque de queda. Patel tiene clara la diferencia de entonces y la de ahora: "Estos protestantes eran republicanos blancos, en las manifestaciones raciales no". 

Méndez teme lo que pueda ocurrir, ya que los seguidores de Trump "van como toros, embalados con toda la fuerza y sin pensar", además de ser "leales", según Losada. Por delante quedan un par de semanas hasta la investidura de Biden, al que Trump reconoció como ganador, después de que los congresistas se volviesen a reunir para validar los resultados, aunque no olvidó mostrarse en desacuerdo con el resultado. "Sigue alentando que fueron robadas", afirma Méndez