viernes, 07 de agosto de 2020

El Instituto Cervantes llega a Salónica para insuflar vida a la cultura sefardí

Sede del Instituto Cervantes
Sede del Instituto Cervantes
El Instituto Cervantes quiere revitalizar la cultura sefardí en la segunda ciudad más importante de Grecia, Salónica, con una extensión de su centro donde los jóvenes de esta minoría masacrada durante la invasión nazi podrán reconectar con su patrimonio cultural y lingüístico.

"Creo que uno de los últimos judíos sefarditas que fue expulsado dijo "Españoles fuimos, españoles somos y españoles seremos" y yo creo que lo mismo se puede aplicar a la lengua: El español que hablamos en un tiempo, el español que hablamos hoy y el español que hablaremos. Esta es la inversión que estamos haciendo hoy, una señal de nuestro compromiso con algo que une a los pueblos", afirmó la ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, que ejerció como testigo de honor.

LA SEGUNDA JERUSALÉN

A pesar de que la comunidad sefardí fue mayoritaria en Salónica durante siglos, a día de hoy se ha visto mermada a unos 1.200 judíos, principalmente sefardíes.

Los sefardíes de Salónica vivieron un largo auge desde comienzos del siglo XVI hasta la incorporación de la ciudad en el Estado griego en 1912. Fue la comunidad judía más importante del imperio otomano e incluso se la conocía como la segunda Jerusalén.

Bajo el imperio otomano gozaron de una libertad notable en comparación con otras zonas, en especial respecto a la libertad para practicar su religión. Además, contaron con la concesión absoluta de ciertos gremios artesanos que les permitió aumentar su riqueza.

Su persecución comenzó en los años 20 y 30 del siglo pasado, cuando organizaciones ultranacionalistas antisemitas organizaron campañas en su contra con el apoyo del Gobierno central y, sobre todo, con la ocupación de Grecia por las fuerzas del Eje. En cinco meses, 46.000 judíos fueron deportados desde Salónica a los campos de exterminio nazi. Tan sólo sobrevivieron 1.500 de ellos.

EL CERVANTES, AL SERVICIO DE LA HISTORIA VIVA

La directora del Cervantes de Atenas, Cristina Conde de Beroldingen, y el presidente de la Comunidad Israelita de Salónica, David Saltiel, firmaron este martes un convenio para que el Cervantes pueda impartir desde septiembre cursos de español allí, así como actividades de cultura y lengua sefardí en colaboración con dicha comunidad.

Con este convenio el Instituto Cervantes quiere ayudar a que la comunidad sefardí y especialmente sus miembros más jóvenes, puedan reencontrarse a través del aprendizaje del castellano con su idioma de origen, el judeoespañol, cuyo uso ha ido decreciendo notablemente en los últimos años y ha quedado prácticamente relegado al ámbito familiar.

Este empujón a la enseñanza de español en Grecia coincide con el reciente anuncio del Gobierno heleno de reincorporar la lengua española en el currículo de la enseñanza secundaria tras nueve años de ausencia, muy celebrado por González Laya.

Saltiel, también presidente de la Junta Central de las Comunidades Judías de Grecia y vicepresidente del Congreso Mundial Judío, celebró la firma de este anhelado convenio y aseguró que la comunidad sefardí de Salónica nunca ha olvidado España.

Además, aseguró que aunque el español sea una lengua hablada en todo el mundo, "hasta ahora" no es tan conocida en Grecia pero que junto al Cervantes quieren darle un gran impulso pues considera que griegos y españoles son pueblos hermanos.

Saltiel adquirió la semana pasada la nacionalidad española gracias a su ascendencia sefardí originaria de España.

Tras la firma, los presentes pudieron disfrutar de una demostración de la preservación de la cultura sefardí hoy en día gracias a la representación a capella de la cantiga romántica sefardí "La rosa enflorece".

El Instituto Cervantes ha estado presente en la capital griega desde 1991, aunque está situado en un inmueble de estilo neoclásico ateniense en el céntrico barrio de Kolonaki que ha formado parte de la vida cultural ateniense desde mucho antes, como Instituto Cultural Español "Reina Sofía".