martes, 04 de agosto de 2020

David Casarejos: 2020, ¿año nuevo o más de lo mismo?

David Casarejos
David Casarejos

El año que acabamos de empezar, es importante, muy importante...que si, que de verdad lo es.

Todos los años repetimos el mismo mantra, pero para los españoles en Reino Unido, que nos vemos afectados por tanto el gobierno de España como el desgobierno de Boris Johnson (muy Monthy Python), esté 2020 se antoja clave en nuestras vidas.

2019 fue el año que desequilibro la balanza del Brexit ayudado por el sistema de circunscripción uninominal (nos quejamos del sistema d'Hont en nuestro país, pero este se lleva la palma), y a pesar de que los votos sumados a partidos contra el Brexit fuera un 52.7%, Boris se hizo con una mayoría que le permitirá pasar el rodillo para impulsar todas las ideas que se le vayan ocurriendo... y conociendo a este señor puede venir con políticas y propuestas muy peculiares.

El 31 de enero es una de las fechas en el calendario, y quieren incluso hacer sonar a un Big Ben en pleno proceso de restauración para celebrar esta “Independencia” del malvado “burócrata no elegido” europeo, y ay si hubiéramos cobrado 1 penique con cada vez que hemos oído esta expresión los últimos 3 años...

Y unelected bureacrat, era usado por muchos que no sabían el significado de ninguna de las 2 palabras, pero oye, una vez hicieron el esfuerzo de aprenderlo había que usarlo.

Volviendo al 31 de enero, esta fecha mostrara el camino de la negociación y señalará cómo de brusca será la salida de la Unión Europea. ¿Habrá salida rompiendo bruscamente la relación y llegando más al modelo canadiense, o será más cercano a un modelo Noruego de relación con esta comunidad económica?

A los españoles emigrados en Reino Unido se nos va a exigir un settled status (estado de asentado) que por desgracia no es un mero registro, que es lo que pedimos los colectivos migrantes, y pasa por la decisión de un burócrata de la Home Office (Ministerio de Interior), y que lleva meses funcionando con un gran número de casos irregulares que prueban la discrecionalidad y falta de sentido común de los que toman las decisiones.

Tendremos en principio hasta el 30 de Junio de 2021 para llevar a cabo el proceso de registro.¿Y luego que?

Este proceso arbitrario podrá cambiarse en el futuro y además muchos de nuestros derechos serán contenidos en legislación secundaria muy fácil de ser cambiada si así lo desean Boris y sus amigos, y no podemos fiarnos ni un pelo con el ambiente populista y de banderitas que tenemos ahora mismo.

2020 nos mostrará si hay intención de apreciar a los trabajadores europeos, o si siguen con la escalada antieuropeista, chauvinista, y en mis más de 2 décadas en el país, un sentimiento de incomodidad en el ambiente que nunca antes hemos sufrido.

Habrá muchas más medidas del gobierno que afectarán al dia a dia, a la economía, a la educación de nuestros hijos, a un sistema sanitario en plena crisis obligada por gobiernos que han condenado al NHS a subsistir con menos de lo mínimo...pero parece que solo hay en la agenda el infame Brexit.

Pero por si fuera poco preocuparnos por las aventuras y desventuras a las que nos llevará Boris Johnson, tendremos igualmente un ojo puesto en nuestro país, y el posible gobierno que tendremos el 7 de Enero.

Hay medidas que nos afectaran directamente, y habrá que ver si desde el exterior se nos va a dejar aportar con propuestas un plan para mejorar nuestra vida como emigrantes.

En 2019, ni se nos escuchó ni hubo intención, y se llegó hasta el extremo de no convocar el pleno de 2019 del Consejo General de la Ciudadanía española en el exterior. Sí, ese organismo consultivo (deja que me ría), donde se nos da la oportunidad de aprobar el trabajo hecho y las propuestas de muchos Consejos de Residentes esparcidos por el mundo.

No se nos dió la oportunidad, pero conociendo lo que ha pasado con gobiernos del PP y el PSOE hasta ahora, y la falta de difusión que se nos da como institución como regla general, quizás incluso habiendo Pleno del CGCEE no hubiéramos logrado nada de nada a pesar del trabajo voluntario que se hace como Consejeros por la falta de interes perpetua en los problemas de los emigrantes de aquellos que mandan.

El nuevo programa aprobado con Unidas Podemos da señales de que por fin se acabara el voto rogado, habrá una ley de nacionalidad digna (esperemos que se incluya el ius sanguini), y hablan de que se seguirá impulsando el Plan Retorno (que necesitará una vuelta de tuerca y más compromiso para que llegue a más gente, y atraiga no solo al “talento” sino incluya tambien al resto de españoles que preferirían aportar a su país con un trabajo digno).

Este programa en sus 50 páginas no llega a esbozar algunas de las peticiones y demandas que muchos deseamos se cumplan pero entendemos que es un documento preliminar y su tamaño no permite cubrir todo. Esperamos que habrá más medidas que aun estando previstas, no pueden entrar en este plan que es una muestra de intenciones.

El nuevo gobierno, sí que podrá usar su maquinaria de información para facilitar a los ciudadanos que han emigrado a que participen de manera activa en las instituciones españolas a través de los Consejos de Residentes que se votaran de nuevo este año, y asi lograr que esta vez haya representación de nuestros compatriotas en Alemania, y ciudades como Londres y París conozcan de nuestra existencia, y monten Consejos de Residentes ya que estos últimos 4 años, no han estado representados.

No costamos dinero, somos voluntarios, y en Reino Unido hemos logrado ayudar abrir escuelas suplementarias de español allí donde España no nos pone aulas ALCE (esperemos que 2020 sirva para reactivar este programa y llegar donde no ha llegado aun), y hemos logrado organizar multitud de eventos para informar sobre como el Brexit nos afectara, asi como ayudar a difundir el trabajo de multitud de organizaciones voluntarias de españoles que dejan el pabellón muy alto.

2020 debería ayudar a que el gobierno de España escuche más alto y claro a nuestros emigrantes, y pongan medios para ayudar a los españoles en Reino Unido a no defender mejor nuestros derechos.