Martes, 23 de Abril de 2019

David Casarejos: ¿Un Plan de Retorno a España?

El Gobierno saliente sigue mostrando el inmenso potencial y beneficio que pudo haber traído a los emigrantes de haber sido más rápido y valiente.

Muchas de las medidas más importantes se quedaron a medias, como la derogación del voto rogado, que necesitó 15 días más en el horno, una ley de nacionalidad con un cambio de última hora a modo de enmienda no necesaria, una apertura de Consulados necesarios como Manchester o Camaguey pero que traía consigo el cierro innecesario de otros Consulados igual de importantes como Génova, y ahora un programa de retorno, que muestra un cambio de tendencia a agradecer, pero solo se necesita abrir el documento e indagar en el para ver multitud de carencias.

La emigración hubiera querido una legislatura más larga para finiquitar aquellos problemas que deberían haberse solucionado.

Igualmente esperamos que el próximo Gobierno, siga al menos en la misma dirección, como contraste con aquel Gobierno de un Fátima Bañez, que no era asidua a aparecer en el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (CGCEE), y que nos trató con similar desdén tanto a los emigrantes, como a los inmigrantes.

El papel de regalo que envuelve a este Plan de Retorno a España, da el pego, pero cuando rascamos y empezamos a mirar este programa con detenimiento, queda corto, demasiado corto en cantidad presupuestada, población a la que quiere llegar, y calidad de los objetivos que cubrirá.

El Gobierno una vez más ha dejado constatado el rol que quiere para el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior, que es el de mero aplaudidores en los Plenos, pero nada más que eso.

El Sr Alarcón nos prometió que llegaríamos a ver una versión última de este plan antes de la publicación, pero no, no somos dignos, y solo se han decidido enviárnoslo tras el email de una de nuestras Consejeras demandando ver el Plan.

Nos ha llegado más tarde que a la prensa, había mucha prisa de mostrarlo de cara a la galería, y nuestra opinión o posibles comentarios, no eran necesarios ante la proximidad de presentar más madera de cara a las elecciones y la necesidad de publicitar políticas sociales, que por una vez se acordaban y ponían a la emigración como objetivo…y agradecemos de nuevo el intento y las ganas, no la ejecución.

El Plan de Retorno a España presentado ayer, debería ilusionarme, pero no lo hace y quiero explicar en que se basa mi opinión, en varios puntos:

-24 millones de Euros para atender a 23.000 emigrantes. Mucho que criticar en este punto:

-24 millones para un Gobierno como España es una cantidad simbólica, y que a mí me parece que deja claro lo poco que se valora a estos emigrantes forzados, o lo barato que cree el Gobierno que sale el problema de 1 millón de españoles que hemos sido expulsados por la crisis económica y los Gobiernos de turno. Valemos 10 veces menos que el fichaje de Neymar, la mitad de lo que Messi cobra al año...pero claro, no nos volvamos locos, no somos futbolistas.

-23 mil emigrantes serán los escogidos, y si esperan mucho del programa, una simple operación aritmética, no dice que la media invertida será poco más de 1000 euros lo que costaran al Gobierno que retornen estos emigrantes. 1000 euros por cabeza, que probablemente en muchos casos, al no arreglar el problema de base de los contratos precarios y la falta de trabajo y posibilidades, volverán a su destino actual en Alemania, o Reino Unido, o Suiza en 4 o 5 años.

-23 mil emigrantes vuelven, y el resto? Puede Castilla seguir despoblándose, pueden los pueblos de Asturias, Galicia, Extremadura, y resto de Comunidades prescindir de contar en el futuro con aquellos que nacieron allí, y cuyos hijos podrían haber significado que las escuelas no se sigan cerrando o pagar pensiones en el futuro…parece que si. Con 23.000 bastan!

-El Capítulo 2, que habla de la investigación en la que se basa este proyecto, son noticias nuevas para muchos representantes de los emigrantes

De hecho, hace unos meses, contacté sin respuesta con el Ministerio tras la visita para presentar en Londres el plan Volvemos, que no se informó ni al Consejo de Residentes ni a mi como Consejero del CGCEE. ¿Podíamos haber dado nuestra opinión, y formar parte de este proceso? Sí, pero se nos ninguneo.

“Esto no va de hacer un plan en un despacho oficial de Madrid” dice este capítulo.

Y luego se entra a valorar los problemas que encontramos, y se detallan casos particulares de gran interés, y que retratan un amplio espectro de lo que los emigrantes sentimos cuando nos planteamos la vuelta a España.

Todos los casos, muestran la complejidad del retorno soñado, y la falta de expectativas en nuestra vuelta, aun cuando muchos están dispuestos a perder parte de los beneficios y condiciones laborales que han conseguido en sus países de acogida

La intención es buena, pero necesitamos que a los ejemplos que se dan, se den soluciones igualmente, y no las encontré en los capítulos posteriores.

Los problemas ya los conocemos, gracias, y ahora los conocen ustedes (aunque me niego a pensar que no han oído nuestras voces, sino en el CGCEE, si a través de nuestros compañeros de Marea Granate, que son más visibles para nuestras instituciones, y que se lo han ganado con años de trabajo constante).

Con mucho cinismo leo “En los dos encuentros (se refiere a Berlin y Londres) se percibió una tendencia a la idealización de estos sistemas laborales en comparación con el español. La proliferación de noticias negativas sobre la situación en España ha contribuido a empeorar su percepción del mercado laboral español, que describen como un sistema basado en valores que ni comparten ni aceptan”. ¿Idealización? ¿Realmente con lo que hay en España creen que se idealiza? La tasa de paro de Reino Unido se idealiza, o es un hecho que el 4% es mejor que el 14.1%. La posibilidad de encontrar trabajo en Alemania se idealiza también me imagino, y el problema es que o bien, los emigrantes nos vamos por nuestro afán aventurero o explorador, o porque idealizamos el extranjero.

En cuanto a los estadios de los emigrantes en relación al retorno, solo se elige el objetivo fácil, prescindiendo de los otros perfiles más complicados, como gente que quiere “evolucionar”, los “conformes con su situación”, o los “nómadas vitales” (miren aquí se recupera el joven aventurero de Fátima Bañez).

-En el Capítulo 3, aplaudo muchas de las medidas, como los orientadores asignados en 24 horas, o no discriminar por edad, o la ventanilla única del retorno. Y aplaudo que se plasme en el papel aquello que debería formar parte de los planes de retorno en un país del primer mundo, y que no pueden ser novedad en 2019…. Pero, bravo por avanzar.

-En los anexos, es donde más queda claro la falta de compromiso, o el maquillaje que se aplica a programas de Gobierno que no adjudican montantes económicos con claridad, o que mete cual cajón de sastre, medidas que jamás pueden pertenecer a un programa de Retorno.

Un ejemplo son los 2.5 millones de euros para ayudar a los consulados en la recogida de datos, y que animen a que los emigrantes se registren. Yo, ingenuo de mí, creía que esta función ya sería llevada de esta manera, y ya se hacía esfuerzo en promover los registros de emigrantes en el Consulado, pero parece que no, que hace falta añadir una partida que yo creía que ya formaba parte del presupuesto de los Consulados.

Ha habido un sector que ha sido escogido sobre otros para este Retorno, y se lo han ganado con muchísimo trabajo, y son los Investigadores, que se han organizado como sector de la emigración, y como prueba esta CERU (Científicos españoles en Reino Unido), y la recientemente creada RAICEX (Red de Asociaciones de Investigadores Españoles en el Exterior), que han llegado a presentarse en el Congreso, con la Consejera por Suecia en el CGCEE, Eva ortega Paino, entre sus fundadores.

Muchos puntos de los Anexos están orientados hacia la “fuga de cerebros”, y en papel se muestra un compromiso, pero falta la seguridad a largo plazo que muchas veces se nos ofrece en el exterior.

El largo plazo, es algo que está ausente en este documento, y las propuestas son corto plazistas.

Ahorro de 8 millones de euros para aquellos que se establezcan como autónomos, nos dicen. Ahorro en unas cuotas, que aun con esta medida seguirán siendo más caras que si se quedaran en los países que los han acogido…esta es la medida estrella en cuanto a cantidad (8 millones en el caso de que se cumplan los objetivos de retornados con posibilidad de crear sus empresas).

Pero esta medida tiene truco, y no es nueva, es decir un tercio del dinero prometido hoy en este programa, ya existe para los nuevos autónomos, y no se crea específicamente para los emigrantes, que simplemente se sumaran como un autónomo nuevo más, sin trato especial.

El plan ofrece igualmente un gran número de nuevos organismos o equipos con muchos jefes, subjefes, administrativos, coaches, y margen para poder distribuir el dinero que en papel va para los emigrantes, y que al final vuelve a las mismas instituciones que los dan. Muchas redes de apoyo, plataformas para la gestión, encuestas, rediseños de Oficina Española del Retorno, y otras acciones que solo hacen que el montante llegue a los 24 millones de Euros, ¿pero de ellos cuanto ayudan directamente a el Retorno y no al entramado de instituciones?

Otro ejemplo es la propuesta con título “Analizar posibles incentivos para emigrantes retornados”, que no es más que otra intención positiva. Yo preferiría, que, en vez de analizar posibles incentivos, el título de esta propuesta fuera “creación de incentivos” con detalle.

No veo propuestas de ayudas fiscales a empresas para reclutar a emigrantes, ni ventajas tangibles y que materialicen todas las buenas intenciones en hechos. No veo números de puestos de trabajo que se ofrecerán en Universidades ni entidades públicas. Las propuestas podrían no pasar de ser un manual de intenciones y de una simplificación de procedimientos y tramites tediosos, o facilitar homologación de títulos. Todo cuenta, pero con los titulares de hoy podíamos esperar más.

Muchos nos hemos ilusionado, y quiero pensar que deberíamos seguir confiando en que el próximo Gobierno siga la dirección tomada y que con nuestra ayuda y contando con nuestra opinión, como emigrantes y principales afectados, lleguemos a poder lograr mejoras sustanciales, y podamos votar, y la opción de solicitar la nacionalidad nuestros hijos y nietos no sea recortada, y que el programa de retorno crezca y se haga tan fuerte como para poder realmente atraer a muchos de nuestros compatriotas que desearían poder volver a aportar allí donde sienten que esta su hogar.

Finalmente, ¿para que está el CGCEE?, órgano consultivo, que el Sr Alarcón, enfatizo en su email la semana pasada a los Consejeros, para indicarnos que no podemos ayudar en una campaña de información sobre como ayudar a la Federación de Españoles en Venezuela, que él considera una decisión ejecutiva que no nos pertenece…pero oiga, lo de consultarnos tampoco lo hacen.