viernes, 30 de julio de 2021

CUBA EN OURENSE:

“No nos pueden meter presos a todos”

FOTODELDÍA-HAB15. LA HABANA (CUBA), 11/07/2021.- Personas manifiestan su apoyo al gobierno cubano hoy, en una calle en La Habana (Cuba)- Cientos de cubanos salieron este domingo a las calles de La Habana al grito de "libertad" en manifestaciones pacíficas, que fueron interceptadas por las fuerzas de seguridad y brigadas de partidarios del Gobierno, produciéndose enfrentamientos violentos y arrestos. EFE/Ernesto Mastrascusa
Cientos de cubanos salieron a las calles de La Habana al grito de "libertad". EFE/Ernesto Mastrascusa

“Todo en La Habana está deteriorado” señala J.A., un cubano residente en Ourense. Y no sólo se refiere a los edificios, que llevan años sin reformarse y en descomposición, sino a un régimen comunista que mantiene con el agua hasta el cuello a miles de habitantes de las islas. La situación límite, de grave crisis económica y sanitaria, con los casos covid descontrolados, la vacunación masiva sin empezar y una latente falta de alimentos y medicinas, llevó a miles de cubanos a salir a la calle a pedir su “libertad” al grito de “¡Patria y vida!”.

No se recordaba una manifestación así desde 1994, con el “maleconazo”, los disturbios más grandes ocurridos desde la Revolución. Entonces, las calles de Cuba se llenaron de reaccionarios del régimen tras la orden de Castro de interceptar cuatro embarcaciones que salían desde la isla a Estados Unidos. Después de aquella revuelta, una contramanifestación a favor del gobierno puso punto y aparte a las protestas. A.J. teme que vuelva a pasar: “Va a ser muy difícil y el Ejército no ayuda al pueblo, se pone en contra de él. La mayoría de los cubanos están en contra del Gobierno, pero los militares tienen un gran sueldo”, explica. 

Eddy Vallejo, quién también reside en Ourense, tiene otra perspectiva: “Cuba ya no aguanta más. Antes no había internet y la gente no se enteraba de lo que pasaba, pero ya no es así. Sin comida y en pandemia el pueblo no aguanta y si se tiran todos a la calle, esto es el principio, va a ir a más”, afirma. “No nos pueden meter presos a todos”, añade. 

APAGONES E INFLACIÓN

“Por las noches hay apagones, se pueden pasar cuatro o cinco horas sin corriente”, señala Vallejo. Internet, en consecuencia, también cayó y las comunicaciones con la isla son cada vez más complicadas. “No consigo hablar con mi familia”, dice E.L.

El dinero también es un problema, pero más lo es la falta de alimentos en las tiendas: “Al pueblo se le paga en moneda nacional pero la dictadura vende productos en euros, además te encuentras con que tienes que hacer colas por todo tipo de alimentos y utensilios de aseo, una situación con la que convive el virus”, lamenta E.L., quien al igual que A.J. no da su nombre porque reconoce tener miedo a posibles represalias. “Todo cuesta siete veces más de lo que antes”, señala Vallejo. “No puede ser que una libra de carne de cerdo que antes costaba 20 pesos ahora cueste 150” y “los salarios no te dan para nada”, lamenta. “Es peor el Gobierno que el virus”, dice convencido.

A la crisis económica que sufre el país caribeño se añade que “el gobierno de Díaz-Canel no quiere aceptar ayuda humanitaria por orgullo y eso es algo matador”, indica Eddy Vallejo. “Se venden como potencia médica al exterior y no pueden ni ayudar a su propio pueblo”, concluye E.L. sobre la situación sanitaria.