domingo, 14 de abril de 2024

Carlos Roig | “Nos dábamos cuenta de que el testimonio directo de nuestros mayores, sobre su vida y la vida de la colonia española, estaba desapareciendo”

Carlos Roig junto a miembros de la asociación

“Nos dábamos cuenta que el testimonio directo de nuestros mayores, sobre su vida y la vida de la colonia española, estaba desapareciendo”, afirma Carlos Roig. En el año 2000 fue fundada la asociación Raíces y Amistades Españolas en la localidad francesa de Couëron, a 16 kilómetros de la ciudad de Nantes. Región industrial en el primer cuarto del siglo XX, muchos españoles se instalaron en Baja-Loira ante la falta de mano de obra francesa.

Familias españolas que hoy quieren guardar sus lazos con el país que vio nacer a sus bisabuelos y abuelos. Hasta 6 generaciones de españoles viven aún hoy en la región. Españoles como Carlos Roig que hoy preside Raíces y Amistades Españolas.

¿Qué objetivos animaron a los fundadores en la creación de la asociación?

La idea era permitir a nuestros mayores, que eran testigos directos de nuestra historia desde 1920, que hablaban poco español y que iban perdiendo la memoria, que pudiesen contar lo que habían vivido. Lograr que esos mayores volviesen a acercarse a sus raíces españolas, que pudiesen salir del alejamiento con España que con los años se había instalado en sus vidas.

¿Eran estos españoles los herederos de esa memoria española en Baja-Loira?

Así es. Queríamos que las raíces españolas siguiesen vivas. La mayoría de nuestros abuelos llegaron en torno a 1917-1920 a Couëron. Algunas familias se volvieron a ir a España, otras se instalaron definitivamente en esta región. Hay que recordar que en aquellos años de inicios del siglo 20 los españoles vivían momentos difíciles, alquilaban sus brazos como jornaleros por un trozo de pan. Muchos decidieron venir a Francia, venir a esta zona de la Baja-Loira. La historia de los españoles en esta región la habían escrito ellos y, poco a poco, se iba perdiendo. Teníamos la necesidad de recuperar nuestra historia, la historia de tantos y tantos españoles
que aquí vivieron y trabajaron.

¿Cómo nació el proyecto de escribir este libro, “Raíces españolas en Baja-Loira”?

Nos dábamos cuenta que el testimonio directo de nuestros mayores, sobre su vida y la vida de la colonia española, estaba desapareciendo. Muchos fallecían, otros se habían vuelto a España, otros simplemente olvidaban con la edad muchas cosas. Mi padre murió en 2015 con 97 años, era la segunda generación de mi familia que estaba aquí. Mis abuelos llegaron en 1919. Hay que recordar que en aquellos años estábamos en plena I Guerra Mundial, que muchos franceses estaban en el frente y hacía falta mano de obra para que las fábricas funcionasen. En esta región había fábricas de acero, acerías, que transformaban el hierro y el cobre. Los dueños fueron a buscar mano de obra a España y les proponían un trabajo y una vivienda. Hasta 1930, según las informaciones que hemos podido recoger a través de los archivos de toda la región, hasta aquí llegaron 550 españoles de todos los lugares de nuestro país.

Francia Raices y Amistades españolas FOTO 7
Un acto de la Asociación Raíces y Amistades Españolas

¿Fue difícil recuperar esta información, organizarla, escribirla?

Nos basamos en la historia de esta localidad de Couëron. Aquí llegó en esos años mucha mano de obra extranjera, cerca de una veintena de nacionalidades diferentes. Había italianos, españoles, polacos, magrebís, etc. El ayuntamiento nos abrió sus archivos de la misma manera que lo hicieron otros ayuntamientos de la zona. Nos dieron muchas facilidades. Antes de publicar este libro organizaron una exposición llamada “Fotos de Familia” ¿tienen otros proyectos en relación con la memoria de la emigración española en esta región? Fue con motivo del aniversario de la asociación que organizamos una exposición con fotos de familia. Éramos españoles, pero también contamos con las familias de origen polaco, italiano… juntos intentamos recuperar la historia de nuestras familias. El ayuntamiento nos apoyó y nos alentó a que todas estas historias, que son la historia de esta región, las pusiésemos negro sobre blanco en un libro. El ayuntamiento puso a nuestra disposición sus recursos para que lo hiciésemos. Ahora lo que estamos haciendo es ponernos en contacto con las alcaldías de algunos pueblos españoles que tuvieron muchos emigrantes en Baja-Loira.

Francia Raices y Amistades españolas FOTO 5
Ayuntamiento de Nava de Asunción en la provincia de Segovia

Concretamente estamos hablando con el ayuntamiento de Nava de la Asunción, en la provincia de Segovia, y con el ayuntamiento de la Villa Bernardos, también en Castilla y León. En los años 1920 hubo en esta zona unas 70 personas de Nava de la Asunción y unas 45 de Bernardos. Emigrantes que llegaron a través de amigos y familiares. Españoles que trajeron con ellos sus costumbres, las costumbres de sus pueblos, y por eso estamos en contacto con estos dos ayuntamientos para hacer intercambios, escolares, turísticos, culturales. Vamos en el mes de mayo a visitar estos dos pueblos y cerrar un programa común entre ellos y Couëron.

Francia Raices y Amistades españolas FOTO 6
Ayuntamiento de Villa Bernardos en Castilla y León

Las primeras asociaciones españolas en la zona de Couëron fueron de carácter político, luego deportivo y cultural… ¿Qué actividades desarrollan hoy en la asociación?

Lo primero, enseñar el español a aquellos que lo han olvidado por falta de práctica o que nunca lo hablaron en sus casas porque en la calle y en la escuela se hablaba francés. Tenemos cursos y talleres de conversación. Hoy hay 4 grupos de una veintena de personas en cada uno de ellos. Desde los que empiezan a hablar español por primera vez a otro grupo más avanzado y con más práctica. Entre los que participan en estas clases y talleres están personas que tienen como proyecto volver a España, otros solo quieren recuperar sus raíces, y los hay que quieren viajar a España para descubrir el país de sus abuelos y bisabuelos, conocer a los familiares que tienen allí. Pero también hacemos viajes en grupo a España. Ya hemos estado en Cantabria, Galicia, Andalucía, Valencia, Murcia Nuestro objetivo es lúdico y cultural.

Carlos Roig: una historia emigrante que apunta a la sexta generación

“Mi abuelo, Juan Bautista Roig Roig, era un hombre muy atrevido. A principios del siglo XX se fue a Buenos Aires con su mujer, Ramona. Era en 1904. En 1908 vuelven a Valencia donde estarán 3 años antes de decidir volver a Buenos Aires en 1911. Allí nacieron tres de sus hijos. ¡Tengo tres tíos argentinos! Mi abuelo era comerciante, vendía cerveza en la capital argentina a la salida de las fábricas. Logró ganar dinero y decidió volver a Alginet, en la provincia de Valencia, con toda la familia en 1915… Llegó con gramófono y todos pasaban por su casa para verlo. Pero debido a unos malos negocios perdió la fortuna que había ahorrado en América y decidió volver a salir, volver a emigrar, esta vez a Francia en 1919”.

“Mis abuelos y sus hijos se instalan en la ciudad de Saintes donde trabaja en la compañía francesa de ferrocarril reparando vagones. En Francia nacerán 4 hermanos más de mi padre.

Francia Raices y Amistades españolas FOTO 4
Carlos Roig junto a un cartel que reconstituye la historia emigrante de su familia

En 1920 mi abuelo Juan Bautista fija su residencia cerca de Nantes pero la crisis económica acecha, la mano de obra francesa ha vuelto de la guerra y muchos españoles se quedan sin trabajo. En 1932 mi abuelo decide volver a Alginet y con él los hijos que no estaban aún casados”.

“Mi padre era de los solteros y volvió a Alginet. Mi padre, Carlos, se vio obligado a volver a salir de España. Esta vez a causa de la Guerra Civil. Él fue uno más de los cientos de miles de españoles que vivieron la Retirada. Llegó a Argeles sur Mer. Mi padre y mi tío Victor estuvieron en los campos de concentración y su hermano Juan, que se había quedado en Francia en 1932, logró sacarlos de los campos. Pero en 1939/40 los franceses los expulsaron y volvió a España”.

“Yo nazco en 1945… en Alginet… en 1957 volvemos a Francia. Tenía 13 años. Mi padre trabajaba mucho en España, pero ganaba muy poco, tenía un taller de bicicletas y decide volver a Francia. Tengo 13 años y no hablo francés. Tengo tíos y primos. Empiezo a ir a la escuela francesa donde me saco el Certificado de Estudios Primarios. Al principio quería volver a España en cuanto pudiese. Allí tenía a los amigos… pero poco a poco creas un nuevo grupo de amigos y, sobre todo, te enamoras de una mujer que no es española –y que sigue sin hablar español hoy- Me caso y tengo 4 hijos. ¿Se sienten españoles mis hijos? Han descubierto sus orígenes españoles. Están muy abiertos a España, les gusta. Pero mis nietos se interesan más por el español que sus padres. Mis nietos son la quinta generación de Roig, Y ya vamos a buscar la sexta generación en esta zona. Hoy, jubilado y con 78 años sigo alimentando mis lazos con Alginet, con los familiares y amigos. Hoy lo que espero es que el camino que hemos recorrido con la asociación, el que hemos recorrido tantas y tantas familias en la emigración desde 1900 encuentre una continuidad con la llegada de gente más joven. Jóvenes que hagan vivir esto que hemos creado y seguir defendiendo nuestras raíces, nuestra historia, la historia de mucha gente, de muchos españoles que se quedaron aquí y que no quieren perder sus raíces”.