viernes, 05 de marzo de 2021

Miami recibe una escultura dedicada a la migración como símbolo de hospitalidad

USA7059. MIAMI (ESTADOS UNIDOS), 10/02/2021.- Fotografía de la escultura de bronce de tamaño natural "Angels Unawares" ("Ángeles desprevenidos"), réplica de la escultura que se encuentra en la plaza de San Pedro del Vaticano, durante su presentación hoy, en el Parque Bayfront de Miami, Florida (EE.UU.). El arzobispo de Miami, Thomas Wensky, bendijo este miércoles la escultura dedicada a los migración "Angels Unawares", que permanecerá en un parque de esta ciudad hasta el 8 de abril para inspirar compasión y concienciar sobre las necesidades de los migrantes y refugiados. EFE/ Giorgio Viera
Fotografía de la escultura de bronce de tamaño natural "Angels Unawares" ("Ángeles desprevenidos"), réplica de la escultura que se encuentra en la plaza de San Pedro del Vaticano. EFE/ Giorgio Viera

Agencia EFE

El arzobispo de Miami, Thomas Wensky, bendijo la escultura dedicada a la migración "Angels Unawares", que permanecerá en un parque de esta ciudad hasta el 8 de abril para inspirar compasión y concienciar sobre las necesidades de los migrantes y refugiados.

"La historia de la humanidad es la historia de la migración y la de esta ciudad también", dijo Wensky en la ceremonia realizada en el Bayfront Park para dar la bienvenida a esta escultura monumental, obra del canadiense Timothy Schmalz, que está en gira por distintas ciudades de EE.UU. y desde Miami viajará a St. Paul, en Minesota.

La escultura itinerante es una réplica en bronce de una presentada en el Vaticano en 2019, que fue desvelada por el papa Francisco, y pesa cuatro toneladas y mide 20 pies (seis metros) de largo.

"Angels Unawares" representa una barca atestada de migrantes, una imagen que no es rara para los habitantes del sur de Florida, dijo el arzobispo en una referencia a los balseros cubanos.

De la masa de figuras de bronce, que representan a migrantes de todas las épocas y procedencias, incluyendo a Jesús, José y María, sobresalen una alas que indican la presencia de lo "sagrado", según dijo Wensky.

El arzobispo confió en que las personas que pasen por delante de la obra recuerden a sus padres o abuelos llegados a Estados Unidos en busca de una vida mejor o el viaje que ellos mismos emprendieron.

Que piensen en todos los que dejaron su patria por distintos motivos y les hagan sentir "más compasión" hacia ellos.

"Son nuestros amigos, nuestros hermanos y hermanas", dijo el arzobispo, quien recordó que el nombre de la escultura está tomado de un versículo del Libro bíblico de los Hebreos que reza así: "No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles".

Wensky rindió tributo a la contribución de los inmigrantes en EE.UU. y pasó revista a las actividades esenciales que realizan.

PACIENCIA FRENTE A CAMBIOS MIGRATORIOS

Randolph NcGrorthy, director desde hace 30 años de los Servicios Legales Católicos, que prestan asesoría gratuita en asuntos migratorios y tratan un millar de casos por mes en sus cuatro centros del sur de Florida, también habló en la ceremonia.

MCGrorthy, en unas declaraciones posteriores a Efe, subrayó que en Miami el 55 % de las personas son nacidas en el extranjero y es necesario un reconocimiento de la contribución de los migrantes.

"No son ni extranjeros, ni ángeles, son nuestros vecinos", subrayó.

Preguntado por Efe acerca de los cambios en política migratoria que se avecinan con la llegada a la Casa Blanca del demócrata Joe Bide, McGrorthy dijo estar "esperanzado, paciente y listo para lo que va a venir".

Elogió el cambio de "tono" y de "actitud" respecto a la Administración de Donald Trump, que se dedicó a "atacar a seres humanos por querer vivir mejor" y a "desmantelar las leyes migratorias", una tarea esta última que, según dijo, hay que reconocer que realizó con "brillantez".

Por eso, instó a tener paciencia porque "va a llevar tiempo" reconstruir la estructura de leyes y amparos para los migrantes.