viernes, 19 de abril de 2024

La Asociación Raíces y Amistades Españolas en Couëron rescata la memoria de la emigración en la Baja-Loira francesa

Francia Raices y Amistades españolas web
La ciudad de Couëron, en Baja-Loira

Por Juan José Dorado

Con el título “Raíces españolas en la Baja-Loira”, la Asociación Raíces y Amistades Españolas de Couëron ha publicado un interesante libro que recoge la génesis de la llegada de los españoles a esta región francesa próxima a la ciudad de Nantes.

Carlos Roig, presidente de la asociación, explica que el objetivo del libro es “dar a conocer la vida de nuestros padres y abuelos” al mismo tiempo que rescata una historia que no debe perderse. La asociación organizó en 2001 una exposición llamada “Fotos de familia” que hizo aflorar en muchos socios y amigos del centro los recuerdos de la niñez y supuso el pistoletazo de salida para lanzar este nuevo proyecto. Para la alcaldesa de Couëron, Carole Grelaud, el libro es recuerdo del “testimonio de esos emigrantes españoles que llegaron a la ciudad en los primeros años del siglo XX y que participaron en el desarrollo industrial de Francia”.

Francia Raices y Amistades españolas FOTO 1
Portada del libro editado por la asociación con la historia del afincamiento español en Baja-Loira

La búsqueda de información y documentación se ha hecho a partir de las fichas policiales que se conservan, entre otros lugares, en el ayuntamiento de Couëron. Entre 1906 y 1921, fueron 145 españoles los que figuran en los registros de Couëron y Baja-Indra. Con nombres y apellidos los primeros en instalarse fueron Eusebio Martín y Juan Bartolomeo en 1906 y Mariana Arino, Manuel Llopis y Marcelle Núñez en 1908.

La I Guerra Mundial y la movilización de los hombres franceses conllevó escasez de mano de obra y, a partir de 1920, los emigrantes españoles que llegan a la Baja-Loira son hombre solos.

Años más tarde son familias enteras las que se instalan en esta región. Entre 1917 y 1931 son 551 españoles los que son alojados en los pueblos de Couëron y Baja Indra. La llegada de estos se debe a la búsqueda de mano de obra por parte de la industria local que envía representantes para contratar trabajadores esencialmente en las provincias del norte de España.

Durante la II Guerra Mundial varios emigrantes españoles tomarán las armas, como Florencio Martínez que fue fusilado por los alemanes en julio de 1944 por resistente, o Solustiano Rota, de 20 años, muerto en una operación de resistencia en agosto de 1944.

Con el final de la guerra los emigrantes españoles de Baja-Loira se constituyen en asociaciones y, en 1945, en el Café Alonso, en la Chabossiere, nace una asociación con el objetivo de “liberar España del franquismo”.

Los emigrantes primigenios se han casado y tenido familia. Los que se instalaron ya con sus mujeres han tenido más hijos y, aunque mantienen sus raíces españolas, se integran en la vida como franceses haciendo de esta región su lugar de residencia definitivo. En 1930, un grupo de amigos de infancia crea incluso un equipo de fútbol para jugar en el campeonato dominical local. La Sociedad Deportiva Española nace bajo la impulsión de Pedro Gómez.

Francia Raices y Amistades españolas FOTO 3
Las acerías de Couëron dieron trabajo a muchos españoles a inicios del Siglo XX

Si el movimiento asociativo español en Couëron y alrededores nace primero con objetivos políticos, luego deportivos y culturales, en la actualidad Raíces y Amistades Españolas es la heredera de toda esa rica historia.

Fundada en el año 2000 gracias a Daniel Velasco y Jean Claude Bremand que llaman a todas las puertas de las familias españolas o de origen español en Couëron y La Chabossiere, la asociación ha desarrollado un rico programa de actividades a lo largo de los años para seguir atrayendo a la colonia española como lo demuestran las muchas informaciones recogidas en la prensa regional francesa que destaca su influencia en la vida asociativa y cultural local.

La iniciativa de la asociación de recuperar esta memoria es cuanto más importante que los primeros emigrantes españoles han fallecido y que sus hijos y nietos hoy tienen que rescatar de los baúles olvidados el material que da fe de un periodo que para muchos españoles es desconocido.