lunes, 16 de mayo de 2022

LAS NEGOCIACIONES DE PSOE, PP Y LOS SOCIOS PARLAMENTARIOS VAN POR BUEN CAMINO

La derogación del voto rogado avanza en el Congreso, que busca gran consenso

 Una protesta contra el sistema de voto rogado que se exige a los emigrantes españoles.
Archivo. Una protesta contra el sistema de voto rogado que se exige a los emigrantes españoles

Agencia EFE

La derogación del voto rogado, que ahora tienen que pedir los españoles que residen en el extranjero, avanza en el Congreso y la ponencia que modificará este sistema podría estar aprobada el día 27 en la subcomisión que analiza la reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral (LOREG), toda vez que las negociaciones de PSOE, PP y los socios parlamentarios van por buen camino.

Después de que el Gobierno haya propuesto al nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, reactivar antes del próximo día 20 la reforma del voto exterior, que ahora se debe rogar, los trabajos de la comisión parlamentaria que comenzaron en noviembre de 2021 se han acelerado en las últimas horas.

Fuentes de la comisión han señalado a Efe que los socialistas buscan el mayor consenso posible para derogar el voto rogado, que fue modificado en 2011 para solucionar los problemas de fraude electoral que se daban con el sistema anterior.

Sin embargo, con la aprobación del voto rogado hace 11 años -que conlleva unos requisitos muy exigentes y trámites complicados- se produjo una caída en picado de la participación, por lo que la reforma que se apruebe se dirige tanto a facilitar el voto de los nacionales en el extranjero como a cumplir con todas las garantías.

La comisión parlamentaria ha descartado el voto electrónico después de que la Junta Electoral Central (JEC) señalara en un informe que esta opción no preserva la identidad del elector y es un sistema en el que se han puesto de relieve "múltiples vulnerabilidades y riesgos".

"No es el momento", señala la JEC, que aboga por reforzar el papel de los consulados para que puedan directamente enviar la documentación al elector.

Sobre la mesa está la opción de algunos partidos, como el PSOE, que plantean que el ciudadano que vive en el extranjero pueda rogar el voto por un periodo determinado, aunque la fórmula está en estudio.

También acortar el plazo de presentación de candidaturas para poder mandar el "mailing" de los partidos con mayor antelación.

Otra posibilidad que señala la JEC es la descarga telemática de la papeleta oficial, bien a través del consulado bien a través de medios electrónicos propios, para que la documentación llegue al elector con suficiente antelación.

Asimismo, indicar que el voto emitido por correo será válido siempre que conste que se ha enviado antes del día de la votación o incluso retrasar la fecha en que debe celebrarse el escrutinio general y, por tanto, el cómputo del voto de los electores inscritos en el Censo de Residentes Ausentes (CERA) fijando esa fecha en el quinto día después de la votación.

Lo cierto es que la ponencia podría estar cerrada y pactada la semana del 27 de abril aunque luego reciba enmiendas de los diferentes partidos.

No obstante, ni el PSOE ni el PP admitirán la propuesta de los partidos independentistas, ERC o JxCAT, que piden que los españoles en el extranjero puedan delegar su voto a una persona de su misma circunscripción en España, inciden las mismas fuentes parlamentarias.

La idea de la comisión es aprobar la modificación del voto rogado definitivamente antes del verano para posteriormente, ya en septiembre, iniciar los trabajos de reforma de la LOREG que se centrarán en precisar el voto en momentos de pandemia, en aclarar los términos y consecuencias del transfugismo local y en regular los debate electorales.

"El modelo del sistema electoral actual no se modificará", apuntan otras fuentes de la comisión que señalan a Efe que se trata de mejorar imprecisiones de la LOREG y adaptarla a nuevas realidades.