Domingo, 15 de septiembre de 2019

El CGCEE comparte y suscribe el Comunicado de los CRES sobre la derogación del voto rogado

Foto del día en el que la Comisión Permanente del CGCEE  fue recibido por la Subcomisión para la reforma electoral
Foto del día en el que la Comisión Permanente del CGCEE fue recibido por la Subcomisión para la reforma electoral

Comunicado del CGCEE

Derogación del voto rogado

El pasado 26 de febrero, todos los grupos parlamentarios en el Congreso anunciaron su intención de votar a favor de la proposición de ley del PSOE-Unidos Podemos con el fin de derogar el voto rogado para los españoles residentes en el extranjero.

La intención mostrada llegó tarde una vez más y dio al traste con nuestro interés de conseguir por fin volver a tener más fácil el derecho a ejercer nuestro voto. Sin embargo creemos que todavía queda tiempo suficiente para incluir por Decreto de Ley este cambio que fue aprobado por todos los grupos políticos y que puede quedar finalmente resuelto este mismo viernes.

Sin ánimo de entrar en una guerra de acusaciones con los partidos y con intención de construir, más que destruir, desde el CGCEE y los CRE de Suecia, Edimburgo, Monterrey, São Paulo, Génova, Paraguay, Montpellier, Buenos Aires, Canberra, Dublín, Países Bajos, Costa Rica, Chile, Montreal, Bolivia, Bahia, Bélgica, México, Quito, Roma, Washington, y muchos más que se están uniendo,  instamos a que, en el caso de que no se tramite como Real Decreto de Ley este viernes, y ya que todos los partidos políticos votaron a favor de derogar el voto rogado, que todos los partidos incluyan esta propuesta en su programa electoral, de manera que se someta a voto en el primer semestre del próximo mandato.

Somos conscientes de que muchos parlamentarios y partidos han mostrado tanto interés como compromiso sobre la derogación de voto rogado, sin embargo esto no es suficiente: necesitamos que se haga realidad.

No aceptamos disculpas en este tema. Lo único que aceptaremos es una resolución donde se nos devuelva el derecho que se nos arrebató en 2011.

Queremos que quede clara nuestra postura. Sin duda alguna,  recibiremos con los brazos abiertos la derogación de la actual ley del voto rogado, y aplaudiremos cuando se logre sacar adelante esta propuesta. Propuesta que se traducirá en una ampliación de plazos, un aumento de la participación de los españoles del exterior en las elecciones, la garantía de un voto seguro y transparente.