lunes, 26 de febrero de 2024

La Junta de CyL modificará las bases de las convocatorias al retorno para adaptarlas a la gran demanda que ha dejado fuera a 168 solicitantes

El portavoz del Gobierno, Carlos Fernández Carriedo, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.
El portavoz del Gobierno, Carlos Fernández Carriedo, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. (EP)

Los 168 solicitantes de ayudas para el retorno de la Junta de Castilla y León tendrán que presentarse a futuras convocatorias si quieren recibir subvención por volver a su tierra.  Carlos Fernández Carriedo, portavoz de la Junta de Castilla y León y consejero de Economía y Hacienda del Gobierno, ha explicado que se está buscando un mecanismo que permita "que estos solicitantes puedan acceder a las ayudas en un futuro".

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, en la que se preguntó a Carriedo por las ayudas que beneficiarán a 81 personas que han retornado a Castilla y León con una media de 3.700 euros por persona, el portavoz no confirmó si los alrededor de 620.000 euros necesarios para atender las solicitudes no atendidas en esta convocatoria serán destinados en el futuro para satisfacer a todos los solicitantes.

El consejero puntualizó que es la primera experiencia que se pone en marcha en materia de retorno y manifestó la intención de fortalecer esta iniciativa para ampliar su alcance y cubrir un mayor número de solicitudes en el futuro.

Carriedo hizo hincapié en la diferencia entre las ayudas a la vivienda, consideradas un "derecho" por la Junta, asegurando que todos los solicitantes elegibles serán beneficiarios en algún momento, y estas subvenciones específicas, que están regidas por una ley particular.

Las ayudas destinadas a ciudadanos oriundos de Castilla y León que han retornado, han beneficiando a 81 personas. Sin embargo, 168 solicitantes no han obtenido ayuda debido a la falta de fondos, que ascendieron a 300.000 euros, agotando así el presupuesto disponible.

Beneficiarios que representan el 32% de los solicitantes, de los cuales el 80% de ellos son menores de 35 años, lo que para la Junta representa "una acogida notable a la convocatoria". De ahí que la idea sea modificar las bases las futuras convocatorias para adaptarlas a la demanda observada en esta primera edición.