Lunes, 17 de febrero de 2020

Un tren de montaña suizo muy parecido al canfranero

El director general de Transportes, Gregorio Briz, ha visitado esta semana Suiza para conocer, junto a representantes del gobierno de la Region de Nueva Aquitania, la línea de ferrocarril que discurre entre Chur y Tirano así como para mantener un encuentro de trabajo con representantes de la empresa Rhätische Bahn que es la que opera este tren. "Se trata de una línea de ferrocarril de montaña, construida en la misma época que la línea internacional de Canfranc, y que está a pleno rendimiento tanto en el aspecto turístico como en el aspecto del transporte de mercancías”. La línea ferroviaria, visitada a través del Bernina Express, está reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Se trata de un viaje enmarcado dentro de la acción "Identificar los vectores de desarrollo para el tráfico en la línea Zgza-Pau (Libro Blanco)", incluida en el proyecto europeo Canfraneus II. En el viaje también tuvo representación la Fundación Transpirenaica, encargada de buena parte de la gestión de las solicitudes de ayudas y gestión de los fondos europeos para la reapertura de la línea internacional.

Para Gregorio Briz, la visita a esta infraestructura ha supuesto “conocer un modelo de éxito del que podemos aprender para el desarrollo del tren transpirenaico en Aragón, nos sirve para conocer cómo funciona y cuáles son los principales atractivos”. “Es obvio que existen muchas diferencias entre las líneas pero nos sirve para tener referencias” ha explicado Gregorio Briz. Además, con esta visita en conjunto se vuelve a demostrar de nuevo que, en el proyecto de la reapertura de la línea internacional, “vamos de la mano con los representantes de Francia, como proyecto transfronterizo para el desarrollo económico y social a ambos lados del Pirineo y como apuesta por un transporte más sostenible” ha explicado Gregorio Briz.

Entre las características de esta vía de ferrocarril montañoso destaca que su construcción entre 1889 y 1914, que su punto más alto está a 2.253 metros de altitud, que cuenta con 115 túneles y 624 viaductos y túneles. La línea Zaragoza-Pau, que tiene 312 kilómetros, cuenta con 55 túneles entre los que se encuentra el túnel internacional de Canfranc, y un total de 257 estructuras entre las que destacan los puentes sobre el río Ebro y la N-IIa y el puente del Estanguet en el lado francés. La obra del túnel de Canfranc comenzó en 1908, en 1864 se puso en marcha el tramo entre Zaragoza – Huesca y Jaca-Canfranc en 1922. El tramo francés, entre Olorón – Bedous se puso en marcha en 1914.