Lunes, 23 de Octubre de 2017

1-O

Gallegos en Cataluña: "Dame pena ver a situación tensa"

El emigrante gallego Anxo Baranga se encontraba en una escuela de Primaria de Barcelona-ayer colegio electoral-, sobre las 21,00 horas, tras cerrar los puntos de votación del referéndum del 1-O. Al otro lado del teléfono se escuchan aplausos. "Están sacando as urnas e imos a contar os votos á Cidade da Xustiza", explica este pintor natural de Córgomo (Vilamartín de Valdeorras). Lleva casi 40 años residiendo en Barcelona y califica la jornada del 1-O como "histórica".

R.A,  también lleva décadas residiendo en Barcelona y con una empresa familiar montada en la capital catalana. Prefiere permanecer en el anonimato y su experiencia durante el 1-O fue de "tristeza", un sentimiento vivido desde casa: "Eu non saín da casa, aparte de porque chovía, era un día que pola situación non quería, non vas a estar no medio", apunta. R.A se mantiene en la línea de las confederaciones empresariales gallegas, que hace días lanzaron un comunicado conjunto en el que mostraron su preocupación por las consecuencias políticas para todo el Estado tras el referéndum del 1-O.

Como emigrante, "sempre me sentín ben tratada e os meus fillos quérenlle moito a Cataluña, eles sí que saíron da casa", explica R. A. Lamenta la situación: "Dábame pena, porque sempre se conviviu moi ben ". Ajena al exterior, la información prefirió seguirla por televisión: "É todo moi tenso, é unha pena ver esta situación, a pasividade dos Mossos, etc".

Para Baranga, la estrategia del referéndum fue "espectacular". "O censo universal, por exemplo, ou a xestión das urnas, que se gardaban en casas particulares, igrexas ou contenedores do porto", asegura.

Desde la perspectiva del pintor valdeorrés, lo ocurrido ayer en Cataluña supone que "se había unha pequena pasarela entre España e Cataluña, tirárona abaixo e construiron un muro. Véxoo falando ca xente". Y aventura que "si Rajoy non fai unha proposta potente, penso que en menos de 15 días acabarase por declarar a independencia".

Aixa Sánchez estudia Periodismo en la Universidad de Barcelona. Esta joven vivió una jornada "bastante pacífica" desde los inicios, concretamente en Moncada y Reixach, la localidad donde reside. Destaca el "proceso moi lento" acontecido en los colegios por los fallos telemáticos". También destaca que "a única forza policial que respetou a xente foron os Mossos. Cómo se cargou noutros puntos contra a xente foi unha verdadeira barbaridade", explica.

El realizador audiovisual Santiago Diéguez lleva cinco años residiendo en Barcelona. Miembro de una asociación de cine analógico, desde allí vio cómo se desarrollaba la jornada. "Es una asociación del barrio, en la que abrimos el espacio para que los vecinos acudiesen y pudiesen estar informados de todo lo que iba sucediendo. El ambiente que viví es de unión y festivo", destaca.En cuanto a los altercados, Diéguez señala que "la mayoría" fueron a las primeras horas de la mañana, aunque "no vi ningún incidente en mi barrio".

El politólogo y profesor en la Universidad de Barcelona Silvio Falcón, comenzó la jornada en el centro de Barcelona, en el Rabal. Este ourensano pertenece a segunda generación de emigrantes y votó en un colegio electoral a las tres de la tarde. " Ás dez da mañá xa había xente nas escolas para votar. Por problemas no sistema electrónico, non puiden votar ata despois de comer tras non poder facelo no meu colexio ás primeiras horas", apunta Falcón, que se sumó a los votantes que permanecían cerca de los puntos habilitados para votar: "A xente quedábase preto dos colexios electorais para protexelos".

Entre las anécdotas del día, el politólogo destaca la de una señora de 80 años en silla de ruedas que acudió a votar entre aplausos. "Penso que a nivel participación foi increíble. Ver que baixo amenaza fora xente de 70 anos e se quedara todo o día é o mellor. A idea de defender o voto é o máis destacable", describe Falcón.

En cuanto a las fuerzas policiales, apunta que "a actuación dos Mossos foi impecable, foron elegantísimos cun rol secundario pero vixiante", destaca. "Tamén había xente nos colexios que dicía "Eu votei polo 'non', eh!", esa unión máis alá da posición polo independentismo ou polo 'non' foi increíble", afirma Falcón.

Uxía Estévez, fotógrafa , acompañó a una amiga a votar. "A cola era longuísima, tardamos tres horas", señala. En cuanto al ambiente en la ciudad apunta a "moita mobilización".

La anécdota que vivió esta joven, la de un señor de 97 anos: "Entrou a votar cun cartel diciendo que era o día do seu 97 cumpleanos e que viña a defender o seu dereito a voto". La actuación policial "penso que foi inncesaria e indefendible. Sentín sobre todo tristura por isto".

Paula Salgado, joven artista ourensana, apenas lleva unos meses en la ciudad. "Está siendo increíble la movilización que hay, no solo hoy, sino todos estos días. Hubo gente toda la noche en los colegios para poder celebrar hoy estas votaciones y lo que pude ver fueron muchas colas para votar y todo muy pacífico.", apunta.