Sábado, 18 de Noviembre de 2017

POR LA EMIGRACIÓN

Marea Granate:España pierde al año el equivalente a ciudades como Soria o Teruel

España pierde al año el equivalente a ciudades como Soria o Teruel por la emigración, con este titular Marea Granate, analiza los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística.

"Récord en el número de inscripciones en el extranjero, mientras que el saldo migratorio continúa siendo negativo pese al discurso triunfalista del Gobierno", afirman.  y es que para la formación granate "El Instituto Nacional de Estadística sigue sin cambiar su metodología para contabilizar el número de personas que emigran y, por tanto, hoy vuelven a publicar datos infravalorados. Aun así, España sigue batiendo récords: 2016 fue el año con más inscripciones en el Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE) y el saldo migratorio continúa siendo negativo, lo que está generando una pérdida de población por año equivalente a ciudades como Soria o Teruel".

Durante muchos años, manfiestan "el Gobierno se ha negado a reconocer que hubiera una estampida de personas que salían de España a causa de las políticas de austeridad impuestas durante la crisis; sin embargo, ahora están vendiendo la idea de que la emigración, que para ellos se reduce a “jóvenes con talento”,  ya está volviendo: ¿si no nos habíamos ido, cómo vamos a volver? Una vez más la transparencia brilla por su ausencia. En cualquier caso, esa idea del "milagro del retorno" es radicalmente falsa; hay quien vuelve, pero las salidas siguen siendo muy superiores y se mantienen en niveles muy altos".

"España continúa expulsado a más gente de la que atrae, continúan", "y hay dos razones claras en las que Marea Granate se apoya para desmontar el mensaje triunfalista del Gobierno. Esta es su explicación:

En primer lugar, en el año 2016 se ha vuelto a registrar un aumento de inscripciones en el PERE que, aunque siguen siendo datos infravalorados, año tras año bate rércods, esta vez hasta situarse en 101.581 personas inscritas, lo que supone un incremento del 63% desde que comenzó la crisis.

Gráfica 1

Y en segundo lugar, el saldo migratorio —las personas que entran menos las que salen— continúa siendo negativo, en concreto, –23.540 ; aunque éste agujero es más bajo que el de 2015, lo cierto es que el número de salidas sigue siendo más alto que en otro años clave de crisis económica como 2012 o 2013. Y tanto es así, que la cifra negativa, que no ha cambiado de signo durante todo este periodo de austeridad, está agujerando el mapa de España, puesto que el país pierde anualmente un número de habitantes equivalente a la población de ciudades como Teruel o Soria.

Gráfica 2

Este flujo constante de emigrantes también explica, por otro lado, por qué a veces desciende milagrosamente el número de desempleados: no es que haya más gente trabajando, es que muchas personas dejan de contar en las estadísticas porque se van del país, buscando lo que aquí no encuentran. Los casos de Reino Unido e Irlanda A pesar de que Marea Granate usa las cifras del INE para demostrar que la gente se sigue marchando, los datos oficiales de la migración sólo se basan en el PERE, sin tener en cuenta el número de Españoles Residentes Temporales en el Extranjero (ERTA) y sin contar con que no todo el mundo que se marcha se registra en las oficinas diplomáticas, aunque sí en organismos locales, para tener acceso al mercado laboral o la sanidad. ¿Por qué siguen sin cotejar todos los números?

Marea Granate lo ha puesto de manifiesto varias veces. Para demostrar un año más este desfase, este colectivo ha escogido Reino Unido e Irlanda, como ejemplos paradigmáticos: en el caso británico, la entidad que registra el número de personas que han obtenido el National Insurance Number (NIN), imprescindible para tener derecho a sanidad y para trabajar, es casi tres veces superior a los datos del INE: 17.937 nuevas inscripciones según el PERE durante el 2016 y 47.741 acorde con el ente británico.

Gráfica 3

 

Además, Marea Granate ha elaborado una comparación de los datos de las entidades de ambos países desde el año 2009 para demostrar que no es un caso aislado, sino que se viene reproduciendo desde hace, al menos, seis años.

Gráfica 4

En cuanto a Irlanda, donde el INE contabiliza 1.164 personas inscritas en el PERE, el organismo local irlandés, el PPSN, ha registrado 5.541 emigrantes españoles nuevos en 2016, lo que supone una cifra cinco veces mayor a los datos oficiales españoles.

Gráfica 5

El INE debería incluir prácticas tan básicas como la triangulación de datos en diversas fuentes que, por otro lado, son de muy fácil acceso tal y como demuestra Marea Granate. Es el tercer año que lo preguntamos: ¿cómo pueden seguir ofreciendo cálculos de flujos migratorios con este desfase de cifras? Por todo ello, Marea Granate reclama un tratamiento adecuado de las cifras de la emigración, que permita ajustar las políticas públicas a las necesidades de la población residente en el exterior; y, sobre todo, para que se deje de tratar la emigración desde un ángulo partidista: somos muchos aquí fuera, más de lo que dicen los datos, y volver es incluso más difícil que emigrar, por lo que exigimos la puesta en marcha de políticas de retorno reales, y no sorteos de viajes en verano, jamones por navidad, o falsos reclamos del llamado "talento", porque todo el mundo tiene derecho a volver: jóvenes, mayores, con estudios o sin ellos.