Viernes, 23 de Febrero de 2018

OPERACIÓN TRIUNFO

Amaia, Alfred y un “La la land” a la española que no era necesario

No hubo sorpresa en la final de “Operación Triunfo”. Ganó la mejor y se impuso el talento. No, por cierto, como en la pasada Gala Eurovisión, donde jugaron otros criterios. No nos engañemos, “Tu canción”no es una gran canción. Por lo menos no para representar a España en Eurovisión.

La elección tiene más de televisivo que de musical, más de búsqueda de historia de amor retransmitida y teledirigida.

Poco tiene que ver en esa decisión los dos jóvenes -extremadamente talentosos- Amaia y Alfred,  que buscan una carrera profesional que merecen.

Amaia, con una cultura musical inusual en la gente de su generación y carente de prejuicios, tiene aires de artista capaz de llegar a todos los espectros de la sociedad con su voz inconfundible, su carácter afable y cercano y sin duda unas dotes para la composición que entre prueba y prueba ha dejado latentes.

Alfred, multi instrumentista con una voz que quiere beber de las aguas de Nueva Orleans, parece que viene de otra época, esa en la que la música era un todo.

No es difícil entender la razón por la que se han convertido en algo más que compañeros de concurso dentro de, como ellos dicen, la Academia. O al menos eso es lo que le gustaría pensar a los románticos. Ese  amor por la música que les une. Bonito, ¿no?  

Pero aquí el problema.

En el negocio, ha sido más importante su historia que la música que ambos llevan dentro, porque cualquier actuación de ellos dos, cualquiera, tiene más alma que ese pseudo “La La Land” con la que los han metido con calzador en Eurovisión. 

Más interesados en vender una historia de amor juvenil que en exprimir su talento sobre el escenario, el showbusiness ni siquiera se preocupó en proporcionales una canción a la altura de sus cualidades.

Porque “Tu canción”, definitivamente, no lo está. Amaia, ganadora el lunes del concurso, interpretó unos días antes en la gala eurovisiva “Al cantar”, de Rozalén. Junto a “Arde”, interpretada por Aitana, posiblemente las más destacadas. Y las más alineadas con el festival, según los expertos.¿La razón por las que no triunfó ninguna de ellas?

Parece que España necesitaba su “Ciudad de las estrellas”. Aunque me temo que estas no brillarán tanto… o sí.