Sábado, 23 de Marzo de 2019

David Casarejos Moya, consejero del CGCEE: "Los emigrantes sin voto. Otra oportunidad perdida"

David Casarejos Moya
David Casarejos Moya

David Casarejos Moya

Estoy indignado. Nos han enseñado un caramelo, con promesas en forma de cambio de la ley de Nacionalidad, y la derogación del voto rogado, y con el caramelo ya desenvuelto, y una propuesta que nos abría la posibilidad de facilitar nuestra intención de volver a votar, nos lo han quitado, y lo han tirado a la basura.

Los emigrantes, según salimos por Barajas, (o Adolfo Suarez que llaman en el 2019), o Villanubla, o el Prat dejamos de importar, y a pesar de crear Consejos Generales de la Emigración, no se nos escucha, y nosotros tampoco damos nunca un golpe en la mesa diciendo basta ya. Se nos escucha muy lejos.

En los últimos meses, muchos compañeros consejeros, incluso algunos no sospechosos de ser afines al PSOE o a Podemos, mostraban alegría al ver que algo se movía, que algo se ponía en funcionamiento para mejorar 2 de los problemas principales que la emigración tenia encima de la mesa desde hace muchos años, y se nos mostró una puerta abierta a ver como podíamos por fin retirar de nuestras futuras propuestas la derogación de la LOREG, o la nueva ley de Nacionalidad, y quizás pudiéramos empezar a trabajar en propuestas que mejoraran nuestras vidas en el exterior, en vez de solo estar rogando que se nos diese lo que considerábamos justo.

No voy a entrar a analizar porque no se ha aprobado la nueva ley de Nacionalidad, ni la reforma del voto rogado. Mi trabajo voluntario no abarca el ser analista de los errores cometidos por las clases políticas.

Mucha emigración, poco a poco va soltando más y más lastre respecto a España, y poco a poco se van olvidando de su interés en volver algún día, con más formación, a ese país del que muchos salieron forzados. Muchos olvidarán que un día pudieron votar en elecciones de su país de origen, y llegara el día en el que no lo echaran en falta…de hecho solo el 7% voto en las últimas elecciones.

Mucha razón tienen los que creen que parte de la culpa es nuestra como emigrantes. Nuestros Consejos de Residentes, que son el instrumento que nos ofrecen las leyes españolas, no se conocen, y poco hacemos por hacer que se nos reconozca, y que la gente se sume a nuestras organizaciones de voluntarios.

Muchos Consejos de Residentes en algunas partes del mundo, solo tratan de tener un color político para evitar que el contrincante sea el que lo tenga, y luego no defienden los derechos de la emigración sino la de los partidos que representan.

Muchos consejeros nuevos en la nueva legislatura, llegaron con ganas de cambiar el mundo, y a algunos el mundo del CGCEE les ha cambiado, (a menos), sus ganas de poder cambiar nada.

EL Gobierno y el resto de partidos, nos invitaron con un gesto de buena voluntad a la Subcomisión del Congreso de la reforma de la LOREG, y nos hicimos muchas fotos, y sonreímos en todas ellas. Estos partidos, son los mismos que no responden a nuestras peticiones, y que, a pesar de conocer nuestro interés plasmado en una Subcomisión de trabajo creada dentro de la Comisión de Derechos Civiles y Participación, nos ningunean y nadie nos informa de las propuestas que han ido presentando en los últimos días. No PSOE, no PP, no Ciudadanos, No Podemos.

Somos un órgano consultivo que no consultan. Aprobamos propuestas de las que en muchos casos no sabemos si se consideran o se echan a la basura directamente. Trabajamos de manera gratuita, y con todo el interés por mejorar nuestras comunidades de emigrantes, y los partidos, curiosamente solo se acuerdan de visitar una y otra vez aquellos lugares que les dan más votos. Solo hay que ver las giras, cual grupo de rock, por los 4 mismos destinos de algunos Consejeros de Comunidades Autónomas repiten en bucle, para conseguir asegurar los votos de aquellos que en muchas provincias les aseguran más escaños.

Pocas de estas giras vienen por Europa, con una emigración joven, y que han echado de España a base de contratos basura y ninguneo de sus currículos, y que en otros países les permiten rápidamente una vida digna. Esta población no vota por ellos, y es crítica, y no interesa.

En el mes de junio habrá pleno del Consejo General de la Emigración Española en Madrid, y allí no habrá medios de radio televisión española (ese ente público, que representa a todos los españoles?). No habrá medios de comunicación mayoritarios esperando a oír lo que los representantes de la emigración tenemos que decir, ya que no se publicita, y se nos tiene escondidos.

Los mas viejos del lugar cuentan como recuerdan que llegaron a ver al ministro o ministra de turno a cargo del Consejo General visitarnos.

Nadie se queja de ello, llegamos allí, y cual groupies, muchos esperaran al segundo día del Pleno para aplaudir y sacarse fotos y dar palmaditas en la espalda a los representantes de los partidos que nos ningunean de oficio. Aquellos que nos invitan a ir a Madrid, pero no vienen a oírnos durante los 2 días, y vienen un rato el martes por la tarde, a que les escuchemos nosotros, y repetirnos sus discursos atemporales sobre lo mucho que nos echan de menos…pero lo de que no votemos no les preocupa.

El voto rogado es una humillación que a los partidos les parece bien perpetuar, y que ahora mismo volvemos a verlo igual de lejos que esta nuestro país en nuestro horizonte de futuro.

El voto rogado, es un arma que les funciona para tener a todos los jóvenes calladitos, ya que mucho gritaron el 15M, y serian un problema estadístico si volvieran de golpe, y subieran la tasa de paro.

Queremos votar para decirles con nuestro voto que existimos, que queremos que haya candidatos que nos representen, y que queremos que nos abran la posibilidad a hacer llegar un mensaje claro de que es lo que necesitamos para poder volver a una España que no está sobrada de talento, y en la que en algunos años estarán naciendo más españoles fuera de sus fronteras que dentro.

En junio deberíamos dar la espalda a los partidos por no tomarse con la urgencia que se merece, el devolvernos una voz, que antes teníamos, y que ahora se está apagando, y que los representantes de los Consejos de Residentes deberíamos amplificar hasta quedarnos sin voz.

El próximo pleno, vendrán los partidos políticos a explicarnos los mucho que nos echan de menos, yo ya digo que no le echare de menos sino se presentan allí.