sábado, 20 de abril de 2024

El PSOE reitera que la UE no permite regularizar a migrantes de forma generalizada

La diputada nacional del PSOE, Elisa Garrido en una imagen de archivo.
La diputada nacional del PSOE, Elisa Garrido en una imagen de archivo.

El PSOE ha reiterado este martes en la Comisión de Trabajo del Congreso que la Unión Europea no autoriza una regularización generalizada de migrantes, una medida demandada por Sumar y defendida por la Plataforma Esenciales.

Se trata de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para la regularización extraordinaria de 500.000 migrantes, presentada en la pasada legislatura y cuyo trámite parlamentario se ha reanudado en esta, ya que las ILP son las únicas iniciativas que no se archivan cuando se disuelven las Cortes.

En el debate posterior a la presentación de la ILP por parte de sus promotores, el socialista Luc André Diof destacó que el marco jurídico europeo "no permite una regularización generalizada". "Lo que se nos permite ahora es lo que estamos haciendo, que es la reforma del reglamento de extranjería", afirmó, añadiendo que el PSOE continuará trabajando por "una inmigración circular".

La diputada del Grupo Parlamentario Socialista, Elisa Garrido, manifestó previamente la genuina preocupación del PSOE por los españoles y cualquier persona en situación de vulnerabilidad.

Garrido también respondió a Gonzalo Fajul Suárez, representante de la Comisión Promotora de la iniciativa, quien acusó al Gobierno de intentar llevar a cabo "una regularización encubierta". La parlamentaria precisó que el PSOE no está de acuerdo en que exista "ahora mismo" una regularización "encubierta". "Lo que ha hecho el Gobierno a través de las modificaciones del reglamento de extranjería son regularizaciones de una manera transparente, conocida, eficaz y ajustada a derecho", matizó.

Esta respuesta no satisfizo a su socio de Gobierno, Sumar, que aboga por la regularización extraordinaria. Vicenç Vidal pidió al PSOE "claridad" y que se posicionara, instándolos a no limitarse a criticar los discursos xenófobos y de ultraderecha del Partido Popular y Vox.

Por su parte, Vox y el PP se mostraron en contra de la iniciativa. Sofía Acedo, del Grupo Parlamentario Popular, destacó que la regularización extraordinaria de extranjeros "no es la vía adecuada para el control de flujos migratorios irregulares ni para corregir la irregularidad", señalando además que no es el momento adecuado, dada la llegada diaria de migrantes irregulares a España.

Desde Vox, Rocío De Meer aseguró que sería "una gran irresponsabilidad" y generaría un "efecto llamada". Por otro lado, Rego Candamil reiteró el apoyo del Bloque Nacionalista Galego (BNG) a esta iniciativa, argumentando que es "de justicia" y que "no se puede esperar más".

En la misma línea se mostraron la diputada del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Maribel Vaquero, y el diputado de EH Bildu, Jon Iñarritu, quienes consideraron que se trata de "una cuestión de derechos humanos" y "dignidad humana" respectivamente.

Finalmente, Jordi Salvador, de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), opinó que, por respeto a la recogida de firmas, se debería tramitar esta ley, considerando que rechazarla sería "una indignidad brutal".

La Plataforma Esenciales, conformada por #Regularización Ya, Fundación Ciudadanía Global, proCausa, Redes, Alianza por la Solidaridad-actionaid y Partido Por un Mundo Mäs Justo, defendió nuevamente la iniciativa en la Cámara Baja."La regularización es una cuestión de coherencia, de democracia, de justicia social y también, hay que decirlo, de crecimiento económico", afirmó Yolanda Edith Espínola.