miércoles, 01 de diciembre de 2021

Aracelia Vila Hernández: "Nada fue fácil, pero logré objetivos y resultados"

Cuba Araceli Vila familia web
Aracelia Vila y su familia en el salón del Centro Gallego de La Habana junto al busto del poeta gallego Curros

Aracelia Vila Hernández, hija del último presidente del Muy Ilustre Centro Gallego de La Habana, Sr. Camilo Vila Rodríguez llega a Miami el 20 de agosto de 1961 con penas y miedos al dejar a su hermano, madre y adorado padre. 

A partir de esta fecha comienza como hicieran sus abuelos, el triste camino de la Emigración. Fueron años de mucha tristeza y desanimo, pero las ansias de conocer, hacerse una buena mujer y comenzar la nueva vida que toco vivir acompañada del sentido de responsabilidad para con los suyos hicieron una mujer bondadosa y extremo luchadora, tan es así que, en agosto de 1963 gracias a una beca gestionada por el inolvidable Mons. Eduardo Boza Masvidal viaja a Bélgica donde estudia y gradúa de doctora en Psicología en la Universidad de Lovaina. Al regresar titulada como psicóloga ofrece sus servicios en universidades del Caribe y Europa por diez años. Posteriormente se convierte en ejecutiva en el mundo corporativo farmacéutico, donde laboró por treinta años. 

Con lágrimas en los ojos expresó: "Nada fue fácil, pero logré objetivos y resultados".  

¿Por qué viajas a La Habana? 

Sentí la necesidad de visitar mi Habana para lograr cerrar ese triste capítulo del destierro pues cuando marché de la isla no pude despedirme propiamente. Confieso que siempre pensé que la situación era temporaria y no fue así. Por otra parte, mis hijos suplicaron llevara a La Habana antes que la vejez borrara mis recuerdos y los complací’

Este comunicador social independiente un año antes había recibido a su hermano Camilo, que como ella tiene una triste y feliz historia ya conocida por los lectores.

Recibir a esta emigrada cubana con ascendencia gallega en el Muy Ilustre Centro Gallego de La Habana, donde a pesar de los pesares mantenemos viva la raíz galaica con más de una treintena de asociaciones gallegas en activo. Verdaderamente fue emocionante encontrarme con la familia de Aracelia con la que mantengo excelentes relaciones al igual que con su hermano y resto de la familia.

Justo señalar que la asociaciones Municipales, Comarcales y Parroquiales estuvieron dentro del Centro Gallego después de la intervención estatal. Gracias a gestiones realizadas por el ex presidente gallego Manuel Fraga Iribarne, la primera en 1991 y la segunda en 1998 fue logrado ampliarnos un poco más. 

Aunque no fue del todo agradable a Manuel que deseaba entregaran la administración completa a los pocos naturales y muchos descendientes residentes en la isla, logró cedieran 1.200 metros cuadrados repartidos entre el antiguo salón de juego, la biblioteca y el local donde radican las asociaciones anteriormente descritas. La mayoría fundadas hace más de una centuria. 

Aracelia, persona agradable y alegre caminó junto a familiares los mismos sitios que de niña y jovencita paseara con su padre, madre y hermano. Satisfizo mucho a este defensor de la galleguidad en la mayor de las Antillas haber tenido la oportunidad de trasladar a los más jóvenes de la familia de Aracelia lo que se luchó y aún luchamos por mantener viva nuestra raíz galaica sin olvidar la cubania en este para nosotros Muy Ilustre Centro Gallego de la Habana.

Cuba Araceli Vila 2

‘Mi padre quiso enormemente este edificio llamado hoy Gran Teatro "Alicia Alonso" pero para ustedes y nosotros será siempre nuestro Muy Ilustre Centro Gallego de la Habana’.

‘Esta visita fue muy especial, emocionante y necesaria para cerrar como expresara antes este triste capítulo de mi vida’ –expresó complacida la Sra. Aracelia Vila Hernández.

Para concluir este trabajo investigativo quiero dar las gracias a la Sra. Aracelia Vila Hernández como hiciera con su hermano Camilo Vila Hernández por darme la oportunidad de conocer parte de sus vidas en la Cuba que jamás olvidaron a pesar del tiempo transcurrido en la emigración como bien señalara Aracelia.

Como buenos cubanos no han arrancado ni arrancaran jamás de la memoria y  mucho menos de sus corazones este pedazo de tierra, que con dificultades y penas sigue y seguirá siendo la tierra más hermosa que ojos humanos vieran como espresara su descubridor Cristóbal Colón. 

Reconocer a todos los que por un  motivo u otro han dejado la isla y hacer camino al andar en otros países es reconfortante. En especial si son descendiente de gallegos; que como sus padres, abuelos o bisabuelos tuvieron que tomar el triste camino de la emigración. 

Mi objetivo:  Divulgar al mundo vivencias; penurias y desconsuelos,  también alegrias  de cubanos dentro y fuera de la Margarita de los Mares como bautizara el marino gallego Sebastián Ocampo en el prmer bojeo al Archipielago cubano en 1507.

Felipe Cid.