domingo, 03 de marzo de 2024

Una epidemia silenciosa: la violencia de género en españolas residentes en el exterior aumenta

Las mujeres extranjeras son doblemente victimizadas al encontrarse en un lugar en el que no dominan el idioma ni los recursos que les asisten lo que se convierte en un obstáculo muy grande.
Las mujeres extranjeras son doblemente victimizadas al encontrarse en un lugar en el que no dominan el idioma ni los recursos que les asisten lo que se convierte en un obstáculo muy grande.

En el 2019 una joven española emigrada a la ciudad alemana de Mannheim fue hallada muerta en el apartamento de su exnovio, que la acuchilló antes de lanzarse al vacío.

Desgraciadamente, a pesar del trabajo incansable de los grupos de apoyo y mecanismos de ayuda a víctimas de violencia de género, el número de casos de violencia contra la mujer sigue aumentando. La cantidad de sucesos no denunciados es difícilmente cuantificable. La violencia de pareja incluye la agresión sexual, el acoso y la privación de libertad y se extiende al asesinato y al homicidio.

La violencia doméstica es una parte importante de la vida de muchas mujeres y existe en todos los círculos sociales, independientemente de los ingresos, la profesión o el origen. Para algunos especialistas en el campo, el motivo por el que se sigue sufriendo tanta violencia radica en que no han cambiado mucho las relaciones de género. La violencia contra la mujer es la manifestación más brutal y extrema de la desigualdad entre hombres y mujeres que existe en nuestra sociedad. España es el único país europeo que ha conseguido bajar mínimamente los feminicidios. La violencia en contra de las mujeres, la cual ha aumentado notoriamente tras la pandemia, se juzga en un contexto de abuso de poder y control proscrita por la justicia española como violencia de género.

Las mujeres extranjeras son doblemente victimizadas al encontrarse en un lugar en el que no dominan el idioma ni los recursos que les asisten lo que se convierte en un obstáculo muy grande. Es el caso de muchas mujeres españolas que se han desplazado a otros países y cuya vida cotidiana se ha convertido en una pesadilla. La ilusión de un hogar que se transforma en la casa del terror con desenlaces, en algunos casos, fatales. Según el último informe recabado de 200 oficinas de consulados y embajadas distribuídas por todo el mundo y documentado en 2022, existen 251 casos de maltratos a mujeres españolas que residen fuera de las fronteras españolas.

Violencia de género 3 web

El 80% de los casos denunciados se refieren a violencia de pareja pero, según los expertos, el número de víctimas que se atienden están por debajo del número real de casos. El gobierno de España tiene establecido un Protocolo de actuación entre los Ministerios de Exteriores, Empleo y Seguridad Social, Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para la Atención de las Mujeres Españolas Víctimas de Violencia de Género en el exterior desde hace ocho años. Además, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones vela por sus derechos con el apoyo de un organismo consultivo, el Consejo General de la Ciudadanía Española en el exterior.

Violeta Alonso Peláez es la presidenta del CRE de la demarcación consular de Fráncfort y desde abril de 2022, se ha convertido en la primera mujer que preside este órgano. Gran defensora de los derechos de la mujer se ha convertido en un referente a la hora de velar por los intereses de todas las mujeres españolas que están sufriendo una pesadilla en los países de acogida y necesitan de un mecanismo de ayuda e información, como en este caso lo sería el CRE. Durante el III Pleno del VIII Mandato del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior, varios consejeros, entre los que se encontraba Alonso - primera por la izquierda - se manifestó el apoyo decidido a la Igualdad.

F-VgLUHbUAEpy_Z

“La mayoría de los casos que tenemos recopilados tienen que ver con la violencia de pareja o de la expareja pero también existen casos de violencia sexual y, aunque no son muchos, también hay matrimonios forzados y casos de mutilación genital. La violencia psicológica y la violencia patrimonial también están muy presentes. La situación de estas mujeres se agrava muchas veces por aislamiento, por estar alejadas de sus familias y de sus países de origen, además de afrontar barreras culturales y lingüísticas”.

Para Fernando Rodríguez Santocildes, presidente de la Subcomisión de Violencia sobre la Mujer, es imprescindible que el asesoramiento y la defensa llevada sea gratuita con independencia de que haya recursos o no para litigar pues la violencia económica no permite, a veces, que las víctimas tengan acceso a esos recursos. Tanto así, que la Fundación Abogacía firmó un convenio con el Ministerio de Asuntos Exteriores para ofrecer asesoría legal en España a españolas víctimas de algún tipo de violencia.