Sábado, 19 de Agosto de 2017

ENTREVISTA: ANA ÁLVAREZ

“El cierre del Consulado de Génova supondría un grave perjuicio para todos los españoles en Italia”

Ana Álvarez es la presidenta del CRE de Génova, que vive una situación preocupante por la decisión del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (MAEC) de cerrar el Consulado General de España en Génova.
Ana Álvarez es la presidenta del CRE de Génova, que vive una situación preocupante por la decisión del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (MAEC) de cerrar el Consulado General de España en Génova.

Ana Álvarez es la presidenta del CRE de Génova, que vive una situación preocupante por la decisión del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (MAEC) de cerrar el Consulado General de España en Génova. Esta oficina consular ofrece una asistencia ejemplar a los españoles que dependen de ella y supone un punto de referencia fundamental para todos por la calidad y la atención que reciben diariamente. Su cierre, en palabras de Ana Álvarez, no solo afectaría a los residentes en su área de influencia, sino que sobrecargaría de trabajo aún más a los consulados de Milán y Roma.

ana-alvarez-2

Ana, desde vuestra perspectiva como CRE, ¿cuál es la situación actual del Consulado de Génova?
El MAEC, siguiendo una política de recortes, en nuestra opinión arbitraria e ineficaz, ha manifestado su intención de cerrar el Consulado General, lo que supondría un fuerte agravio social a todos los ciudadanos españoles e italianos que necesitan sus servicios, además de causar enormes dificultades a los consulados de Milán y Roma, que tendrían que absorber a todos los residentes españoles del norte y del centro de Italia. Se trata de un consulado que ya fue privado hace años de algunas competencias, como, por ejemplo, la plaza de cónsul, cuyas funciones ejerce, con algunas excepciones, el actual jefe consular. Por todo ello, desde el CRE de Génova, en nombre de todos los españoles a los que representamos, nos pronunciamos con firmeza en contra del previsto cierre del Consulado General de España en Génova y solicitamos que el MAEC no proceda con dicho cierre y vuelva a incluir en la plantilla orgánica del MAEC una plaza de Cónsul para Génova, y, subordinadamente, hasta que se produzca dicho nombramiento, que el Consulado de Génova se potencie con la presencia de un canciller.

¿Por qué se quiere cerrar el Consulado?
Los motivos que nos han comunicado hasta ahora, y solo porque hemos insistido, son principalmente de carácter presupuestario. Sin embargo, nos consta que la inversión del Estado en el Consulado de Génova no supera los 200.000 euros anuales, cifra que, no solo no disminuiría, sino que debería aumentar si quieren garantizar servicios de buena calidad en los consulados de Milán y Roma, ya que tendrían que ampliar espacios y personal en dichas oficinas para poder atender a la nueva demanda, lo que supondría un gasto superior no indiferente.

¿Cuántos españoles vivís en el área de influencia?
Actualmente, según el Registro de Matrícula Consular, los residentes españoles que dependemos de la demarcación consular del Consulado General de España en Génova somos 4.322, más unos 400 transeúntes al año.

¿Y qué tendrían que hacer los españoles del área de influencia si se cierra?
Por lo que nos han dicho, la actual demarcación consular de Génova se repartiría de esta manera: los españoles residentes en Valle de Aosta, Piamonte y Liguria pasarían a depender del Consulado General de España en Milán. Y los españoles residentes en las cuatro provincias toscanas y en las islas de Elba y Pianosa, del Consulado General de España en Roma. Esto supondría, por un lado, un grave perjuicio en términos de tiempo y dinero por lo que se refiere a los traslados para la mayoría de los afectados, en particular para los niños (y sus padres) y para los ancianos, que necesitan con mayor frecuencia los servicios consulares. Pero tampoco hay que olvidar que el Consulado presta también atención a los ciudadanos italianos y la imagen que da España reduciendo estos servicios en el Exterior.

¿Creéis que se produciría una merma en la atención?
Sí, desde luego, el cierre significaría una disminución de la calidad y eficiencia de la atención, puesto que nos consta que en el consulado de Milán, que cubre ya un vastísimo territorio, los empleados no dan abasto para responder al teléfono en los horarios de atención indicados en su web y que para muchas de las actividades de asistencia es necesario solicitar cita previa con listas de espera de tres o cuatro meses. En cambio, la rapidez y eficiencia del Consulado de España en Génova en la realización de los trámites solicitados es conocida por todos, hasta por el mismísimo MAEC. Por todo esto, estamos protestando con fuerza y plena convicción e invitamos a todos los españoles del Exterior a unirse a nuestra protesta, no solo en solidaridad, sino también porque lo que está pasando aquí ya ha sucedido en otros países con otros consulados y seguirá sucediendo a pesar de que el número de españoles emigrantes aumente cada año. Pulsando en este enlace se puede apoyar con una firma nuestra carta dirigida a los responsables del previsto cierre.

¿Por otro lado, Ana, volviendo a vuestro CRE, qué clase de consultas atendéis más habitualmente?
El CRE es un órgano de carácter consultivo y asesor, como tal, nuestra función principal consiste en mantener informados a los españoles que dependen de la demarcación del Consulado de Génova sobre cualquier aspecto que pueda ser de su interés. Gracias a los medios de comunicación que hemos desarrollado en los últimos años (correo electrónico, página web, Facebook, Twitter, Instagram, etc.), resolvemos consultas sobre trámites para obtener documentos, indicamos cuál es la institución que se ocupa de resolver determinadas cuestiones y facilitamos los contactos necesarios (consulado, consejerías, etc.). Además, aclaramos dudas sobre los principales temas que afectan a los españoles en Italia (atribución de los dos apellidos a los hijos de parejas mixtas, reconocimiento de títulos, retorno, sanidad, etc.), publicamos noticias sobre becas, ayudas o iniciativas de tipo social y cultural, organizamos encuentros abiertos en las distintas regiones de nuestra demarcación a las que suele asistir mucha gente y, en la medida de lo posible, damos apoyo a quienes se sienten desamparados ante las dificultades de afrontar una vida en un país extranjero. Pero también trabajamos de común acuerdo con los empleados del Consulado, tal como está previsto en la normativa que regula las funciones de los CRE.