Martes, 18 de Diciembre de 2018

INICIATIVA

La Xunta incluye a los retornados como colectivo prioritario para el acceso a los talleres duales

La Xunta de Galicia incluye las y los emigrantes retornados como colectivo prioritario para el acceso a los talleres duales diseñados para facilitar la formación y el empleo de 2.000 personas, especialmente en el campo forestal y en áreas vinculadas a la puesta en valor de las rutas del Camino de Santiago. Esta oferta educativa y de inserción laboral combina un contrato de formación y aprendizaje durante nueve meses (que ya se ofrecía hasta ahora) con un contrato en prácticas durante un mínimo de tres meses más en una empresa localizada en el ámbito territorial donde se celebre el taller y que trabaje en áreas vinculadas con su contenido.

La inversión de esta convocatoria será de 30 millones durante este año y el próximo, un 50% más que en la convocatoria anterior, con el objetivo de mejorar la empleabilidad de 2.000 gallegas y gallegos.

Los talleres tendrán dos ámbitos prioritarios: el sector forestal, para lo cual se reservarán 5 millones de euros para talleres relacionados con la cadena de valor del bosque, con la construcción de infraestructuras para la prevención y extinción de incendios y con la vigilancia contra los fuegos forestales. En segundo lugar, se destinarán 3 millones de euros para talleres que tengan como objetivo la conservación, reforma y puesta en valor de las rutas de peregrinación del Camino de Santiago.

Certificado de profesionalidad
Asimismo, otra de las novedades de esta convocatoria es que se abre a las entidades sin ánimo de lucro del sector forestal, ya que hasta ahora sólo podían concurrir a ellas los ayuntamientos, asociaciones de entidades locales y mancomunidades. Además, tendrán prioridad para estas ayudas los Ayuntamientos Emprendedores.

Las y los participantes en los talleres seguirán recibiendo, al final de la formación, un certificado de profesionalidad con validez en toda España. Y tendrán acceso prioritario los desempleados y desempleadas con especiales dificultades de inserción laboral, en los que se incluyen, además de las y los emigrantes retornados, los siguientes colectivos: jóvenes de 30 años; mujeres, especialmente las que sean víctimas de violencia de género; personas paradas que agotaran la prestación; paradas y parados de larga duración; mayores de 45 años; personas con discapacidad o en riesgo de exclusión social; y, salvo los talleres de mayor especialización, las personas sin títulos universitarios o de FP superior.

La iniciativa se pondrá en marcha a partir de septiembre y tendrá una triple dimensión: mejorar la empleabilidad de sus participantes; contribuir a mejorar las dotaciones públicas y de uso público allá donde se desarrollan; e impulsar la colaboración institucional entre la Xunta y las entidades locales.