Martes, 12 de Diciembre de 2017

EL PLAZO DE SOLICITUD FINALIZA EL 2 DE MAYO

"Reencontros na Casa” devolverá a Galicia a 190 gallegos

Imagen de archivo, del secretario xeral da Emigración con los participantes en la edición de 2016 de 'Reencontros na Casa'
Imagen de archivo, del secretario xeral da Emigración con los participantes en la edición de 2016 de 'Reencontros na Casa'

El Diario Oficial de Galicia publica hoy la resolución por la que se regula y convoca el programa ‘Reencontros na Casa' para residentes en el exterior, en su edición de este año. Se trata de una iniciativa que tiene por objeto ofrecer la posibilidad de acercar a su tierra, y a su familia en la Galicia territorial, a los gallegos y gallegas residentes en los diferentes países de la diáspora iberoamericana.

A través de este programa se facilita que estas y estos emigrantes tengan la oportunidad de redescubrir sus raíces, y al tiempo los pone en contacto con la realidad actual de Galicia, casi siempre en los mismos lugares en los que nacieron. Para algunos de ellos y ellas, de hecho, es la primera oportunidad de retornar a su tierra de nacimiento, desde que iniciaran su nueva vida en otros lugares.

El programa establece la concesión de ayudas, por el valor del 60 por ciento del coste del pasaje, entre sus países de residencia y Galicia, excepto en el “caso de países en los que existan dificultades para acceder a las divisas necesarias para sufragar la parte que debe abonar la persona beneficiaria, debido a dificultades en la política de cambio”. En estos casos, la Administración gallega podrá sufragar entre el 90 y el 100% del coste del pasaje.

El papel de la Administración gallega, además de sufragar la parte correspondiente del pasaje, es el de velar por su salud en el traslado, y organizar con las familias el reencuentro. Una vez realizado este, son ellas, las familias, las encargadas del mantenimiento y hospedaje de los beneficiarios y beneficiarias de la iniciativa. La duración de la estadía en Galicia no puede prolongarse en ningún caso más allá de los 45 días.

Volver a la tierra

Las condiciones que se establecen en la edición de este año del programa no varían respecto a años anteriores: la persona solicitante debe acreditar tener nacionalidad española y ser emigrante gallega o hija de persona emigrante gallega, residir en Iberoamérica, tener por lo menos 65 años, ser válida por sí misma, y estar en condiciones de realizar un viaje de larga duración, no haber participado en los últimos cinco años naturales en programas de viajes de la Secretaría Xeral da Emigración, tener familiares de hasta cuarto grado de consanguinidad o afinidad con quienes puedan residir durante su estadía en Galicia, así como tener ingresos inferiores a tres veces el importe de la pensión asistencial española por ancianidad marcada para el país de residencia (cantidad distinta a la correspondiente en España). Igualmente, pueden beneficiarse las y los cónyuges de las y los emigrantes gallegos que cumplan algunos de estos requisitos, según establece la orden reguladora del programa.

Aunque las personas participantes deben tener por lo menos 65 años, es preciso subrayar que el promedio de edad del contingente supera siempre con creces esta cifra, hasta conseguir a menudo los 75 y más. Es habitual que cada año vengan varias personas participantes que llevan décadas sin pisar a Galicia territorial, o que incluso no lo hicieron desde su niñez.

Otra modalidad hermana


Existe otro programa similar a este, también de la Secretaría Xeral da Emigración, denominado “Reencontros na Terra”, cuya convocatoria se abre habitualmente en mayo, y cuyo desarrollo tiene lugar en otoño. La diferencia fundamental respecto al hoy publicado es que, en este otro, las personas gallegas residentes en el Exterior vienen a Galicia a residir en alguna instalación dependiente de la Xunta de Galicia, en vez del domicilio de algún o alguna familiar. Sumando las y los beneficiarios de una y de otra modalidad, la Secretaría Xeral da Emigración facilita que en el entorno de 350 gallegas y gallegos mayores y residentes fuera del territorio puedan volver a su tierra cada año.