Miércoles, 13 de Diciembre de 2017

DE LA FEDERACIÓN DE VENEZOLANOS EN GALICIA

Miranda visita la oficina de Ourense de atención a los retornados de Venezuela

El secretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, visitó esta  la oficina que la Federación de Venezolanos en Galicia (Fevega) tiene en Ourense para asesorar a las y los retornados a Galicia en general, y a los procedentes del país caribeño en especial, en su vuelta. El equipo que trabaja en las instalaciones, situadas en un local de las galerías Proyflem de la capital ourensana, atendió desde su apertura un promedio de un centenar de consultas al mes, de las que la mayoría son personas retornadas con diferentes necesidades: ayudas de bienestar social, capacitación, búsqueda de empleo o asesoría jurídica, entre otras. El segundo grupo más numeroso de demanda es el formado por personas jubiladas, tanto gallegas retornadas como venezolanas de nacimiento, que no están percibiendo la pensión de Venezuela.

El cargo autonómico estuvo acompañado durante el acto por la delegada territorial de la Xunta en Ourense, María Sol Díaz Mouteira, y el alcalde de Ourense, Jesús Vázquez Abad. La de la capital ourensana es una de las tres oficinas que la entidad tiene en funcionamiento en la comunidad, que atienden un total de unas 250 consultas mensuales. La segunda, que está situada en Vigo, da respuesta cada mes a alrededor de 115 personas. Y la tercera, itinerante, recorrió hasta ahora tres ayuntamientos, en los que atendió un total de 53 consultas. A Coruña, Lalín y Santiago son los municipios por los que ya pasó esta unidad móvil de atención a la y al retornado para ofrecer sus servicios, que mañana recalará en Vilagarcía de Arousa y A Estrada.  

Cinco especialistas

Rodríguez Miranda aprovechó su primera visita oficial a estas dependencias para conocer de primera mano la labor que están llevando a cabo en ella un trabajador y cuatro voluntarios en horario de 9:30 a 14:30 horas de lunes a viernes. Dos administrativos, un abogado y dos médicos (de medicina general y de la especialidad de Otorrinolaringología) ofrecen sus servicios de manera completamente gratuita a todas las personas que se acercan al local de la capital ourensana en busca de ayuda o asesoramiento.

Convenio bilateral

El convenio firmado entre la Secretaría Xeral da Emigración y Fevega es fundamental para el funcionamiento de estas oficinas, a las que destina 20.000 euros. El acuerdo forma parte de la batería de medidas diseñadas por el departamento autonómico para dar respuesta y creciente demanda de retorno que está experimentando la comunidad gallega en los últimos años, que es especialmente significativa en el caso de Venezuela.

En 2016 retornaron a Galicia 5.125 personas, 3.025 más de las que salieron, de las que el 80% es menor de 65 años y cerca del 64% está en edad de trabajar. De ahí que el departamento dirigido por Antonio Rodríguez Miranda afronte esta legislatura como la del retorno con un incremento de hasta 175% en los presupuestos previstos para 2018 para ejecutar las diferentes líneas de ayuda orientadas a facilitar la vuelta de las y los emigrantes, y sus hijos y nietos y nietas a su tierra de origen. 

Importante demanda de Venezuela

Se trata de una tendencia clara que se refleja en las cifras de los programas de apoyo a la y al retornado, y que adquieren una importancia aún mayor en casos como el de Venezuela. De este país salió el 78% de las 468 solicitudes para percibir una ayuda extraordinaria para personas emigrantes retornadas, a las que este año se dedicaron 200.000 euros en una primera previsión y que amplió la Xunta en otros 200.000 a mediados del ejercicio para dar respuesta al mayor número posible de beneficiarias y beneficiarios.

Las gallegas y los gallegos venezolanos también centraron una parte importante de las peticiones de ayuda al retorno emprendedor, otra de las líneas estratégicas de la Secretaría Xeral da Emigración, con más de la mitad de las solicitudes que se recibieron en 2017. Destaca, así mismo, el notable incremento del interés generado por estas subvenciones a fondo perdido, que en este último año alcanzó las 43, un número elevado toda vez que desde la puesta en marcha de este programa en 2013 hasta 2016 se habían tramitado un total de 75 solicitudes, de las que más de cincuenta se convirtieron en proyectos reales.