Sábado, 24 de Junio de 2017

ADIÓS A BRASIL

Antonio Rodríguez Miranda se despide de los gallegos de Brasil

El secretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, finalizó su viaje a América en la ciudad brasileña de São Paulo, donde firma un acuerdo de colaboración en materia social con la Sociedade ‘Beneficente Rosalía de Castro' de Sâo Paulo, que posee un centro de asistencia social, sin fines de lucro, inaugurado hace 34 años con el objetivo de promover el apoyo de la y del adulto mayor a través de su atención integral con carácter de servicios preventivo, de salud y asistencial.

Según se recoge en el acuerdo, dotado con 12.000 euros, la Sociedade se compromete a prestar atención social individualizada, a través de la figura de un trabajador social, que ejercerá las funciones de coordinador del servicio; atención alimenticia, a través de comedor subvencionado, ajustándose a las necesidades dietéticas personales, en coordinación con el médico geriatra y el nutricionista; atención a la salud, a través de un servicio médico situado en las instalaciones del centro; atención integral, que incluirá la rehabilitación y estimulación física, cognitiva y relacional, charlas y conferencias sobre la salud en la persona mayor, servicio de dinámicas socioculturales, y jornadas médicas preventivas.

34442-fullsizerender

Los destinatarios y destinatarias de estos programas serán las personas mayores de origen gallego o descendientes de estas, hasta el segundo grado de consanguinidad, con nacionalidad española y residentes en  São Paulo (Brasil), que por razones de edad, estado físico o situación de carencia, tengan problemas de autonomía personal.

Reconocimiento y aplauso

Tras la firma, Miranda recordó que, con este tipo de acuerdos, la Galicia territorial y su Gobierno “quiere devolver a nuestros mayores una pequeña parte de todo lo que en su momento hicieron” por su tierra. Recordó el secretario xeral da Emigración que, hace décadas, “muchas y muchos paisanos pusieron rumbo a América para garantizar un mejor futuro para los suyos, pero siguieron llevando la tierra en el corazón y enviando importantísimas aportaciones para el desarrollo de Galicia.”

También exaltó Miranda el carácter pionero de las sociedades mutuais y de beneficencia fundadas por gallegas y gallegos en muchos países americanos y que, aun hoy, son instituciones de referencia en materia social: “El esfuerzo y sacrificio ejemplar de aquellos que nunca olvidaron su tierra, y sembraron la unidad y solidaridad en la sociedad de acogida, son un ejemplo para las generaciones futuras que merece nuestro reconocimiento y aplauso”, afirmó el alto cargo de la Xunta.